POR FAVOR, acuérdate de nuestras hermanas, las Benditas Almas del Purgatorio.

«El alma es consciente del inmenso amor y de la perfecta justicia de Dios y, en consecuencia, sufre por no haber respondido de forma perfecta a ese amor mientras que el amor mismo de Dios la purifica de las escorias de su pecado».