Reparad por los pecados de la humanidad, la ingratitud de los hombres para con Dios

La indiferencia e ingratitud de estas almas son espadas que laceran mi Divino Corazón. Corazón que sólo sabe amar y perdonar.