Oración de acción de gracias por nuestro bautismo.

¡Padre! Qué bonito es pronunciar este nombre: ¡Padre! Aquel día nos regalaste el mejor de los regalos: la gracia de Jesucristo, tu Hijo amado y mi hermano mayor.

“Querido Dios, que un día presentaste en el río Jordán a tu Hijo para ser bautizado, te damos gracias porque un día también a nosotros nos acercaste a la pila del Bautismo para recibir el agua de la Vida. Aquel día, nos hiciste hijos tuyos y herederos de tu Reino. Aquel día, nos acogiste como miembros de la Iglesia: Ella es también nuestra casa y nuestra escuela de vida. Aquel día, nos diste una familia grande: la de todos los hermanos cristianos. Aquel día, nos enseñaste a pronunciar con más sentido palabras como: padre, hermano, vida, luz, gracia, amor, perdón. Aquel día, borraste nuestros pecados y nos invitaste a ser buenos siempre. Aquel día, Tú también ganaste un nuevo hijo;  y a mí me diste permiso para llamarte: ¡Padre! Qué bonito es pronunciar este nombre: ¡Padre! Aquel día nos regalaste el mejor de los regalos: la gracia de Jesucristo, tu Hijo amado y mi hermano mayor. Aquel día me encomendaste a la luz de tu Espíritu, para que alumbre mi vida y no camine en tinieblas. Gracias, Padre, gracias Jesucristo, gracias Espíritu Santo, porque un día fui bautizado en vuestro nombre”. Amén.

Oración de San Juan Pablo II en el Sitio del Bautismo del Señor

¡Gloria a ti, oh Padre, Dios de Abraham, Isaac y Jaco
Tú has enviado a tus siervos, los profetas
a proclamare tu palabra de amor fiel
y a llamar a tu pueblo al arrepentimiento.
A las orillas del Río Jordán,
Has suscitado a Juan el Bautista,
una voz que grita en el desierto,
enviado a toda la región del Jordán,
a preparar el camino del Señor,
a anunciar la venida de Cristo.
¡Gloria a ti, oh Cristo, Hijo de Dios!
Has venido a las aguas del Jordán
Para ser bautizado por manos de Juan.
Sobre ti el Espíritu descendió como una paloma.
Sobre ti se abrieron los cielos,
Y se escuchó la voz del Padre:
“Este es mi Hijo, el Predilecto!”
Del río bendecido con tu presencia
Has partido para bautizar no sólo con el agua
sino con fuego y Espíritu Santo.
¡Gloria a ti, oh Espíritu Santo, Señor!
Por tu poder la Iglesia es bautizada,
Descendiendo con Cristo en la muerte
Y resurgiendo junto a él a una nueva vida.
Por tu poder, nos vemos liberados del pecado
para convertirnos en hijos de Dios,
el glorioso cuerpo de Cristo.
Por tu poder, todo temor es vencido,
Y es predicado el Evangelio del amor
En cada rincón de la tierra,
para la gloria de Dios,
el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo,
a Él todo honor en este Año Jubilar
y en todos los siglos por venir. Amén.

S.S. Juan Pablo II

21 de marzo del 2000

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s