Cuando la Virgen de Fátima lloró en Nueva Orleans, Estados Unidos y el Milagro de las 3 Palomas

Dos datos curiosos que nos muestran el Gran Amor de Dios sobre la Santísima Virgen María Nuestra Señora del Rosario de Fátima y de igual modo, su amor por toda la humanidad que somos sus hijos.

Del muro de Lulú Ramirez

EL MILAGRO DE LAS PALOMAS

13 de Mayo, conmemoración de las apariciones de Ntra. Señora en la Cova de Iría, Fátima, Portugal.

Fotografías del “Milagro de las palomas” en Diciembre de 1946, fecha en que Portugal celebraba los 30 años de consagración a la Inmaculada Concepción de María, fueron 7 días de peregrinación desde la Cova de Iría hasta Lisboa, Sor Lucía soltó 6 palomas, 3 volaron y las otras 3 se quedaron a los pies de la imagen de la Virgen, acompañando todo el trayecto a la escultura.

De vez en cuando, las palomas se alejaban un poco de la estatua, como para demostrar que no estaban atadas allí. Este notable acontecimiento causó tal sensación, que los periódicos locales registraron todos los detalles y la noticia despertó el interés en todo Portugal.

Con las palomas blancas todavía encaramadas a los pies de Nuestra Señora y aún negándose a comer, la estatua finalmente llegó a Lisboa, a la iglesia de Nuestra Señora de Fátima el 5 de diciembre, a tiempo para la gran Fiesta de la Inmaculada Concepción el 8 de diciembre.

Todo Portugal se preguntaba qué harían ahora las palomas, ya que habían llegado al destino final.El 7 de diciembre a las 3:00 p.m., miles de niños fueron consagrados a la Santísima Madre. Hubo una enorme procesión vespertina a las 9:30 p.m. Se ofrecieron misas durante toda la noche y la solemne misa mayor, se llevó a cabo por la mañana. Mientras esta Misa progresaba, hubo un repentino aleteo.

Una de las palomas voló al lado de la Epístola del altar y la otra al lado del Evangelio. Cuando el obispo se enderezó para elevar a la Hostia Consagrada, bajaron y doblaron sus alas, una a cada lado, como si estuvieran adorando a la Hostia.

La tercera paloma estaba todavía a los pies de Nuestra Señora. Entonces, de repente, en el momento de la Sagrada Comunión, la tercera paloma voló hasta la cima de la corona de la estatua. Cuando el obispo se volvió y levantó a Nuestro Señor diciendo “Ecce Angus Dei” ( “He aquí el Cordero de Dios”), asombrosamente, la paloma extendió sus alas blancas y las mantuvo abiertas.

Esta es la Historia completa:

Fuente: https://elapuron.com/noticias/opinion/68/las-tres-palomas-de-la-virgen-de-ftima/

La devoción a  la Virgen de Fátima irrumpe en La Palma en los años 50 del pasado siglo a raíz de la llegada de la primera imagen mariana de esta advocación a nuestra isla. El Pueblo Palmero dio muestras de gran afecto y veneración recibiéndola de forma multitudinaria en el muelle de la capital palmera y luego llevarla a todos los municipios de la Isla antes de ser entronizada definitivamente en la parroquia de Nuestra Señora de Bonanza en El Paso.

Pero vayamos al principio de la historia. Don Blas Santos era simultáneamente cura de Fuencaliente y de Las Manchas (en el municipio de El Paso). Fue uno de los testigos de la erupción del Volcán de San Juan (o de Cumbre Vieja) el 8 de julio de 1949. El terrible brazo rojo, negro e incandescente de lava rodaba lentamente ladera abajo destrozando cuanto encontraba a su exterminador paso. Iba ya en dirección al caserío de San Nicolás y amenazaba con engullir su ermita. El sacerdote había hecho la promesa de que si se salvara la pequeña iglesia de San Nicolás de Bari (del pago de Las Manchas), levantaría allí mismo un monumento a la Virgen del Rosario de Fátima. Sus rezos fueron escuchados. La lava, incomprensiblemente, se detuvo ante el oratorio y se desbordó abriéndose a los costados. Los testigos lo definieron como un prodigio divino y así fue transmitido a través de las generaciones.

Durante la visita del ministro de la Gobernación, el palmero don Blas Pérez González, le fue comunicada la loable iniciativa del religioso. El político aplaudió la brillante idea.

La bella imagen terminó de esculpirse en Galicia en 1951, dos años después del “milagro”. Una preciosa efigie de granito que fue donada por esa Comunidad a la Ciudad de El Paso. Fue bendecida en 1952 por el Arzobispo y Cardenal Quiroga Palacios en Santiago de Compostela, llegando a Las Manchas en ese mismo año. Sin embargo, no pudo ser bendecida en su nuevo entorno hasta el 24 de junio de 1960, una vez fueron reanudadas las obras del monumento donde iría ubicada la Virgen en 1958.

El párroco de El Paso, don Salvador Miralles, también quería una imagen de Fátima, esta vez procesional, para la Parroquia de Bonanza. Pretendía conseguir una réplica de la original venerada en Portugal. Para ello inició gestiones a través del misionero capuchino Padre Generoso de Barcenilla. Gracias a su diligencia, tesón e interés, la talla mariana destinada a Japón pudo ser finalmente asignada a La Palma. La escultura fue obra del mismo artista que realizo la imagen de la Virgen que se venera en  “la Capelinha de las Apariciones” de Fátima. Costó 8.000 pesetas, cantidad que fue reunida por numerosos feligreses pasenses. Tras su bendición a manos del Obispo de Leiría- Fátima, desde Portugal fue conducida a España a través de la frontera con Tuy (Vigo) y por carretera llegó a Madrid. En el Centro Canario de la capital de España aguardó hasta que fue enviada por avión hasta Los Rodeos (Tenerife). Fue apoteósica su llegada al muelle de Santa Cruz de La Palma en un barco engalanado el 28 de mayo de 1954. Allí se había congregado una ingente cantidad de pueblo para recibir a la milagrosa “Virgen Blanca”. Acudió también al puerto una caravana organizada en El Paso y fue el propio don Salvador Miralles Pérez el que anunció la anhelada llegada.

Luego recorrió todos los municipios palmeros en largas y solemnes procesiones durante mes y medio con gran concurrencia de fieles. En todos los pueblos se construyeron altares efímeros, se ofrecieron loas, se embellecieron calles y plazas… No se hablaba de otra cosa en los trabajos y en los bares… Los preparativos de las sociedades y feligresías pujaban por conseguir la mayor espectacularidad para sus municipios. El Paso no fue ajeno a este trajín. Se creó una gran expectación ante la inminente llegada de la Virgen a su pueblo.

El 11 de julio tuvo lugar la concentración insular en la actual Avenida de El Puente de Santa Cruz de La Palma en un solemne acto presidido por el Obispo nivariense don Domingo Pérez Cáceres. Tras el emotivo y brillante acto se inició el traslado de la Virgen a El Paso y su recorrido por los diversos barrios hasta el día 18 de ese mes. Ante el antiguo templo de Bonanza se firmó por parte de las autoridades locales y el Padre Generoso el acta de entrega de la imagen de Fátima al municipio. Tuvo que ser recibida por el párroco de Tazacorte, don Evelio, debido a la ausencia del titular, don Salvador, al encontrarse éste en Roma.

Se cuenta que uno de los vecinos del barrio pasense de Los Cernícalos, el fallecido don Braulio Brito, harto de oír siempre sobre el mismo tema de la llegada de la Virgen,  en su tiendita de ultramarinos se “mofaba” de las creyentes señoras del lugar. Las “mortificaba” a pesar de ser una persona jovial y bromista, pues los asuntos de la Iglesia le ponían nervioso. No es que fuera un ateo consumado, pero no le gustaba oír hablar de “cosas de curas”. Se reía – se decía – cuando oía en boca de las beatas la relación de los milagros e intersecciones de Nuestra Señora ante enfermedades y conflictos. Tal vez en el fondo creía en ello, pero se limitaba a demostrar lo contrario. Especialmente se “molestaba” con el asunto milagroso – repetido hasta la saciedad – que las palomas se posaban mansamente a los pies de la Virgen. Tan aburrido y harto estaba ya, que apostó con las escandalizadas y piadosas damas a que las palomas de su propiedad no se posarían a los pies de la imagen. Don Braulio había consentido en prestar algunas de ellas para la suelta como ofrenda vecinal en uno de los descansos preparados para la imagen ante su venta. Estaba convencido de que todos aquellos voladores que también estaban preparados para hacerlos explotar cuando llegase la procesión, serían motivo más que suficiente para que las palomas huyesen despavoridas y se refugiasen en el palomar que tenía en la azotea de su casa. Su éxito estaba asegurado.

El director del acontecimiento mariano, el mencionado Padre Generoso, traspasaba – como dijimos – las fronteras municipales con la Virgen el día 11 de julio de 1954. Las procesiones por todos los barrios de El Paso continuarían hasta el día 18 de ese mes. Los cánticos en honor y gloria de la Virgen se repetían por todos los rincones, especialmente el propio de esta advocación: “¡El trece de mayo, la Virgen María,  bajó de los cielos a Cova de Iría… Ave, Ave, Ave María…!” , etc. Se acercaba el momento.

Si había cientos de paisanos que acompañaban con rezos y cantos a la Virgen en su triunfal recorrido por el municipio, ese día, la procesión que se dirigía a la tienda de don Braulio parecía aún más multitudinaria. Se había corrido la voz de la apuesta del vecino y había muchos curiosos.

La media docena de palomas blancas había sido encerrada en una jaula bajo el descanso que los vecinos habían preparado pegado al muro de la casa de doña Hilda Padrón, en la confluencia de cuatro caminos y justo frente al lateral oeste de la venta de don Braulio. Debajo de la mesa donde sería colocado el trono de la Virgen se había escondido un paisano, encargado de abrir la jaula para que las palomas saliesen por dos agujeros a ambos lados de las andas, justo antes de que la procesión continuase con su itinerario.

Llegó la Virgen y se iniciaron cantos, prédicas y oraciones. Cuando la ceremonia hubo terminado, cientos de voladores estallaron en el cielo y se soltaron las pobres palomas que, aterrorizadas por el escándalo, salieron disparadas hacia el palomar de don Braulio. Al vecino, que se encontraba en la ventana de su casa, le cambió el semblante al comprobar, como todos los testigos presentes, cómo tres de ellas se posaron sobre la azotea a pesar de que los estruendos de los cohetes continuaban sin cesar. Algo extraño sucedía. En el instante en que los cuatro cargadores levantaron las andas de la Virgen para continuar su solemne marcha, las tres palomas bajaron volando desde las almenas de la casa de don Braulio y se posaron a los pies de la imagen. El silencio que se hizo fue sobrecogedor. Algún testigo, como don Carlos M. Padrón, narraba aquellos instantes: «el silencio que cayó sobre la multitud es, por denso y electrizante, el más impactante que recuerdo. Todos nos quedamos mudos y paralizados, como clavados al lugar en que estábamos. No sé cuántos segundos permanecimos así, pero estaba claro que lo que quiera que nos había paralizado iba en aumento dentro de todos nosotros y explotaría también como los voladores, pero sin resultados previsibles, pues de pronto comenzó como un extraño murmullo que fue tomando cuerpo… y entonces surgió la salvadora veteranía del Padre Generoso que echando mano del megáfono gritó: “¡Adelante!¡Esto no es un milagro!¡he visto muchas veces este fenómeno!¡Adelante!”. Y comenzó a cantar a todo pulmón: “El trece de mayo…”, acompañándose con ampulosos movimientos de su brazo para forzar a la gente a que lo imitara…»

La gente, que apenas podía cantar por el asombro y el lloro, no hacía más que girarse a ver si realmente las palomas estaban vivas y aún seguían acompañando a la Virgen en su paseo. Algunos testigos vieron cómo don Braulio, boquiabierto, había cambiado de color y cómo estuvo a punto de desmayarse antes de desaparecer dentro de su casa. Después de que la Virgen fuera entronizada en el altar mayor de la parroquia de Bonanza, a duras penas se pudo desalojar a los cientos de personas que se habían reunido en el templo. Nadie quería irse. Don Carlos M. Padrón – que entonces era un chaval de 15 años – recordaba: “supongo que esa noche no se habló de otra cosa en el pueblo, y la noticia del incidente se regó como pólvora por toda la Isla“.

El mismo joven acudió al día siguiente con otros dos muchachos a la iglesia a petición del párroco para limpiar el trono de la Virgen. Cuenta cómo abrieron uno de los ventanales para que las tres palomas saliesen fuera del recinto y no siguieran ensuciando con sus excrementos el trono y el interior de la iglesia. Cuando los tres jóvenes llegaron ante las andas con jabones, trapos y cubos con agua, las aves alzaron el vuelo y se posaron en el alféizar, pero no salieron. Una vez estuvo limpio el altar, las palomas regresaron a los pies de la Virgen. Sigue recordando: “un escalofrío me recorrió de arriba abajo y me invadió un sudor frío porque yo no encontraba, ni he encontrado todavía, explicación racional a semejante fenómeno”.

Las procesiones continuaron aún con más participación del pueblo, de gentes venidas de todos los rincones de La Palma. Se decía que las palomas estaban amarradas a la base de la imagen, que les habían cortado las alas, que habían sido drogadas con alguna sustancia, incluso que sólo había sido una sugestión colectiva… de todo se oyó por parte de los típicos incrédulos que no se hallaban presente el día del supuesto “milagro”. Lo sobrecogedor es que las tres palomas aún seguían acompañando a la Virgen, revoloteando en torno al trono y posándose nuevamente a sus pies, a pesar del estruendo de los fuegos artificiales y la proximidad de la multitud. Recordemos lo ariscas que son estas aves ante la presencia humana. Los tres mozalbetes volvieron varias veces a la iglesia a limpiar los excrementos del trono y optaron por dejarles comida por la noche, puesto que no había ningún signo de que quisiesen abandonar la, cada vez más, venerada efigie.

El domingo siguiente al día del suceso, el templo estaba abarrotado de fieles y curiosos.  No se recordaba una asistencia tal a la misa mayor, incluso con la presencia de muchas personas que jamás habían pisado antes la iglesia.

Se siguieron las procesiones y, durante una de ellas, de repente, una de las palomas alzó el vuelo y desapareció ante la vista de cientos de  personas. En días posteriores lo hicieron las dos restantes. La última decidió partir cuando la Virgen de Fátima se encontraba en el descanso de la Cruz Grande, en la confluencia de tres caminos. Las tres “Palomas de la Virgen” – como se llamaron a partir de entonces – curiosamente habían llegado y se habían ido durante uno de los descansos de la comitiva y éste se encontraba en un punto de mucha visibilidad.

Las “Tres Palomas de la Virgen” continuaron tan ariscas como lo eran antes, pero recibieron un cuidado especial hasta que finalmente murieron de viejas en su palomar. Mucho tiempo este intrigante caso estuvo en la mente de aquellos afortunados que presenciaron el supuesto prodigio y de aquellos que no estuvieron pero fueron puntualmente informados. Como contaba el Sr. Padrón en su completa página virtual sobre las cosas del municipio, “nadie, que yo sepa, dio una explicación válida, excepto la de que fue un milagro, opción que, con mucho aplomo y decisión, el Padre Generoso supo contrarrestar en un momento realmente crítico”. El religioso terminó su misión en La Palma y regresó a la Península, no sin antes influir en que el Barrio de Los Cernícalos pasase a llamarse desde entonces Barrio de Fátima.

La imagen blanca de la “Virgen Peregrina” pronto contó con altar propio. Se colocó en su única hornacina central y sobre una peana piramidal invertida imitando a una encina,  en recuerdo del árbol sobre el que se aparecía Nuestra Señora en Cova de Iría en 1917 a los pastorcitos Lucía, Jacinta y Francisco. Fue obra del ilustre hijo de El Paso,  el artista don Wilfredo Ramos. El también actual cronista de esta ciudad publicó en el Diario de Avisos -el 17 de julio de 2004- el artículo titulado “50º aniversario de la llegada de la Virgen de Fátima a El Paso”. Reflejó con detalle los actos programados con motivo de la efeméride durante los días 10 al 16 de mayo de 2004, con abundancia de detalles históricos y culturales.

El 13 de mayo, desde muy temprano, se confeccionan alfombras de sal en las calles del trayecto procesional destacando la gran participación de los vecinos. Ya por la tarde, tiene lugar la función solemne con asistencia de  autoridades, policía local en pleno con sus trajes de gala – recordemos que la Virgen de Fátima es su patrona- , así como fieles que llenan el templo parroquial. Como informa Iván Rodríguez Sánchez en un trabajo inédito sobre la advocación de Fátima en La Palma, “al concluir la misa tiene lugar la procesión que recorre un largo trayecto por las calles de la ciudad, la imagen durante su recorrido es llevada a hombros de la policía local con su uniforme de gala dando aun más realce al acto. Al retornar al templo tiene lugar la exhibición Pirotécnica con la que se pone fin a esta festividad hasta el próximo año”.

Siempre en estas fechas, muchos vecinos, sobre todo mayores, recuerdan con añoranza cómo el milagroso asunto de las “Palomas de la Virgen” conmocionó a todo un pueblo, y cómo éste, orgulloso, lo transmitió con cariño y devoción a las siguientes generaciones.

EL LLANTO DE LA VIRGEN PEREGRINA DE FÁTIMA EN 1972

En 1972, un hecho despertó el interés de los católicos del mundo entero: una imagen de Nuestra Señora de Fátima había vertido lágrimas en Nueva Orleans, Estados Unidos. Con el fin de atender a los anhelos de sus lectores a este respecto, el Dr. Plinio se sirvió de su tribuna semanal en la “Folha de São Paulo” para analizar el acontecimiento.

La noticia de que la imagen había vertido lágrimas en varias oportunidades ya era conocida en ambientes católicos de Nueva Orleans. En esas circunstancias, la noche del 17 de julio de 1972 el custodio de la sagrada imagen, padre Joseph Breault, llamó por teléfono al padre Elmo Romagosa, editor del periódico Clarion Herald, órgano oficial de la arquidiócesis, pues éste le había pedido que se le avisara en caso de que la imagen volviese a llorar.

Cámara y equipo en mano, acompañado por su editor Hal Ledet, acudieron presurosos al lugar con el fin de investigar los hechos. Cuando llegaron, el entonces escéptico padre Romagosa vio la humedad todavía acumulada alrededor de los ojos de la imagen. Ambos tomaron fotografías. Según los cálculos preliminares del padre Breault, ésta sería la decimotercera vez que el misterioso llanto se producía bajo su custodia.

Era la primera de dos lacrimaciones de las que el sacerdote-editor sería testigo; la segunda, mucho más copiosa y prolongada, ocurriría a la mañana siguiente, cuando advirtió que una gruesa gota se había deslizado hasta la punta de la nariz de la imagen. Este crucial y conmovedor momento fue acertadamente capturado por su cámara para que el mundo entero lo contemplara. Cuando la fotografía se publicó, causó verdadera conmoción.

Esas lágrimas fueron posteriormente sometidas a pruebas de laboratorio y se encontró que eran “más que apenas agua, y probablemente lo mismo que lágrimas humanas”.

Bien significativas son las expresiones del padre Joseph G. Breault, OMV, quién dijo

«He visto esa estatua derramar lágrimas al menos treinta veces y puedo resignarme a estar separado de ella solo porque tengo 160 seminaristas para guiarlos en su formación espiritual».

Estas manifestaciones de la Virgen de Fátima en Estados Unidos comenzaron en la ciudad de Nueva Orleans, y siguieron en Atlanta y Long Island.

Y años después esa misma Virgen Peregrina lloró en Las Vegas en 1978 y en Nueva York en 1980.

La primera información que tuvo el mundo sobre esta manifestación fue mediante un artículo del padre Elmo Romagosa.

Que fue publicado el 20 de julio de 1972 en el semanario Clarion Herald de Nueva Orleans.

Y relata lo sucedido lo que sucedió al padre Breault y él.

El padre Breault notó humedad en los ojos de una imagen de la Virgen Peregrina el 17 de julio.

Entonces se comunicó con el padre Romagosa, quién se hizo presente ante la estatua con fotógrafos y reporteros, porque el padre romagosa era escéptico.

El padre Breault relató que ya había llorado ya 13 veces.

Y quienes se hicieron presentes vieron agua acumulada en los ojos de la imagen.

Pero la lacrimación fue más copiosa y prolongada a la mañana siguiente.

El padre Breault llamó temprano en la mañana al padre Romagosa diciéndole que la imagen estaba llorando desde las 4 de la mañana.

Cuando el padre Romagosa llegó con cámaras y reporteros dijo,

«Vi mucho líquido en el ojos de estatua, y una gran gota colgando de la punta de su nariz».

Todos los presentes vieron esa gota gruesa resbalándose hasta la punta de la nariz de la Virgen.

Y una fotografía de esa gota resbalando por la nariz ha dado vuelta al mundo y causó enorme impacto.

Llanto de la Virgen Peregrina en 1972

El padre Romagosa estaba confundido y estupefacto porque había visto formarse lentamente la lágrima en el párpado inferior de la estatua.

También declaró a la prensa,

“Le pedimos a Dios que nos ayude a comprender el significado de lo que hemos presenciado”.

Mientras que el padre Breault le contestó,

“Padre, la Virgen tiene un mensaje para el mundo, pero pocos lo quieren oír”.

Aún así Romagosa dudaba de la veracidad de la lacrimación.

Y llegó a pensar que el agua podría haber entrado por el agujero que tenía la imagen en la cabeza, que sostenía la corona de la Virgen, y que esta agua se podría escurrir a los ojos.

Entonces verificó esto comprobando si había agua en el perno que sostenía la corona, e incluso introdujo un papel secante por el pequeño agujero. Pero todo estaba seco.

Aun así no estaba satisfecho y vertió agua en el agujero para comprobar si llegaba hasta los ojos, pero no fue así.

El agua quedó en el cono del agujero y recién salió cuando fue dada vuelta la imagen.

Convencido de la sobrenaturalidad del evento el padre Romagosa se postró entonces ante la Virgen y rezó pidiendo perdón.

Posteriormente se hizo un análisis químico de las lágrimas y resultaron ser lágrimas humanas.

Pero con la particularidad que estaban 100% libres de impurezas, lo que es imposible en la naturaleza.

Un hecho colateral interesante también es que se permitió a una vidente peregrinar junto a la Virgen Peregrina por distintas parroquias, porque adujo que la Virgen se le había aparecido y le había contado la razón de su llanto.

Entonces el padre Romagosa la puso a prueba pidiéndole que fuera a su oficina, rezara a la virgen y luego le dijera el cualquier mensaje que recibiera.

Mientras la señora oraba a la imagen, el padre Romagosa estaba sentado al otro lado de la sala leyendo un libro de oraciones.

En determinado momento el semblante de la mujer que estaba arrodillada cambió.

Comenzó a temblar. Sus ojos se volvieron demoníacos y le gritó una serie de inmoralidades a Romagosa.

Luego de lo cual salió corriendo a toda velocidad amenazándolo con cosas terribles.

La peregrinación de la Virgen Peregrina en EE.UU. dejó su rastro de manifestaciones.

Unpasoaldia Te Recomienda:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s