El pueblo se lamenta y pedimos la Paz para Colombia

Vengan, regresemos al Señor, porque nos hirió, pero nos curará; nos golpeó, pero vendará nuestras heridas”  

Oseas 6,1

Sólo cuando reconocemos nuestra propia pobreza, sólo así nos podemos abrir al arrepentimiento y a recibir la misericordia que también tenemos que compartir.

PLEGARIA EN LA TRIBULACIÓN

(Lamentaciones 5, 1-7.15-17.19-21)

Recuerda, Señor, lo que nos ha pasado;
mira y fíjate en nuestras afrentas.

Nuestra heredad ha pasado a los bárbaros;
nuestras casas, a extranjeros.

Hemos quedado huérfanos de padre,
y nuestras madres han quedado viudas.

Tenemos que comprar el agua que bebemos
y pagar la leña que nos llevamos.

Nos empujan con un yugo al cuello,
nos fatigan sin darnos descanso.

Hemos pactado con Egipto y Asiria
para saciarnos de pan.

Nuestros padres pecaron, y ya no viven,
y nosotros cargamos con sus culpas.

Ha cesado el gozo del corazón,
las danzas se han vuelto duelo.

Se nos ha caído la corona de la cabeza:
¡Ay de nosotros, que hemos pecado!

Por eso, está enfermo nuestro corazón
y se nos nublan los ojos.

Pero tú, Señor, eres rey por siempre;
tu trono dura de edad en edad.

¿Por qué te olvidas siempre de nosotros
y nos tienes abandonados por tanto tiempo?

Señor, tráenos hacia ti para que volvamos,
renueva los tiempos pasados.

DIOS RENOVARÁ A SU PUEBLO
(Ezequiel 36, 24-28)

Os recogeré de entre las naciones,
os reuniré de todos los países,
y os llevaré a vuestra tierra.

Derramaré sobre vosotros un agua pura
que os purificará:
de todas vuestras inmundicias e idolatrías
os he de purificar;
y os daré un corazón nuevo,
y os infundiré un espíritu nuevo;
arrancaré de vuestra carne el corazón de piedra,
y os daré un corazón de carne.

Os infundiré mi espíritu,
y haré que caminéis según mis preceptos,
y que guardéis y cumpláis mis mandatos.
Y habitaréis en la tierra
que di a vuestros padres.
Vosotros seréis mi pueblo,
y yo seré vuestro Dios

ORACIÓN POR LA PAZ DE COLOMBIA

Señor Dios Padre Celestial, hoy el pueblo colombiano viene a tu presencia porque está cansado y afligido
Por los problemas y sufrimientos de nuestra bella nación.

Santísimo Dios

Nosotros, en la misma manera en que tu hijo Jesucristo te entregó sus sufrimientos en la cruz,
Te entregamos hoy nuestros problemas
Para que tú los transformes y nos regales la paz
Así como glorificaste a tu hijo amado
.

Padre de amor

Te pedimos muy especialmente que ablandes el corazón de aquellos
Que no aman este país tan hermoso que nos has regalado.
Y no dejes que el mal siga siendo un obstáculo para recibir
La paz que tú nos quieres regalar.

Te pedimos que envíes tu Espíritu Santo sobre cada uno de nosotros y nos enseñes a ser
Instrumentos de tu Paz.

Amén.

NUESTRO VIDEO RECOMENDADO

Vida de San José

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s