VISITACIÓN DE LA BEATA VIRGEN MARÍA

María ′′ fue rápido ′′ en lo de Isabel: siempre tiene prisa por hacer el bien. Con deliberada rapidez se convierte en la primera enfermera de la civilización cristiana.

Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno» | Razones para  Creer

María ′′ fue rápido ′′ en lo de Isabel: siempre tiene prisa por hacer el bien. Con deliberada rapidez se convierte en la primera enfermera de la civilización cristiana. La mujer se apresura a conocer a una mujer. El que tiene a Cristo en el corazón y en el ánimo sirve mejor al prójimo.

Llevando en sí el secreto de la salvación, María cumple los cinco días de viaje que separan a Nazaret de la ciudad de Hebron donde, según la tradición, descansan las cenizas de los fundadores del pueblo de Dios: Abraham, Isaac y Jacob.′′ Saludó a Isabel “: la primavera sirve el otoño. María, llevando en sí a aquel que dirá: ′′ No vine para ser servido, sino para servir “, hace falta ahora la prima que tiene en su seno a aquél que será la trompeta de Él, la voz de Él en el desierto.

Nada induce tanto a ponerse al servicio de quien lo necesita como la conciencia de su indignidad cuando se ha visitado por la gracia de Dios. La sierva del Señor se convierte en la sierva de Isabel. Escuchando el saludo de la mujer, el niño que Elizabeth traía ′′ se desperdició en su seno”. Aquí el Antiguo Testamento se encuentra con el Nuevo, las sombras se disuelven alegremente ante la realidad.

Todos los deseos y expectativas de miles de años, dirigidos a aquel que hubiera sido el Salvador, están ahora satisfechos en este momento de éxtasis en el que Juan el Bautista se encuentra con Cristo, el Hijo del Dios viviente.

María está presente en tres nacimientos: en el nacimiento de Juan el Bautista, en el nacimiento de su Hijo Divino y en el ′′ nacimiento ′′ de Juan el evangelista, al pie de la Cruz, cuando el maestro le dice: ′′ Aquí está tu Madre!”. María, la mujer, preside tres grandes momentos de la vida humana: un nacimiento, con ocasión de la Visitación; un matrimonio, la boda de Cana; y una muerte, o una renuncia de la vida, con motivo de la crucifixión de su divino hijo.′′ El niño susurró en sus senos y Isabel estuvo llena del Espíritu Santo “.

Pentecostés precedió a la Pentecostés.

MARÍA EN LA NARRACIÓN DE LA VISITA A SU PRIMA ISABEL | DON QUIJOTE,  PREDICADOR Y TEÓLOGO

El cuerpo físico de Cristo, en el seno de María, llena ahora a Juan el Bautista del Espíritu de Cristo; treinta y tres años después el Cuerpo Místico de Cristo, su Iglesia, será recolmo del Espíritu Santo, y también entonces estará María, en medio de los apóstoles perseverantes en oración.

Juan es santificado por Jesús. Así que Jesús no es como Juan, no sólo hombre, sino también Dios. Está a punto de escribirse la segunda parte de aquella oración que, después del Pater, es la más hermosa de todas: el Ave María. La primera parte fue pronunciada por un ángel: ′′ Ave (María) o llena de gracia; el Señor está contigo!”( Lc 1,28 ). Ahora Isabel añade la segunda parte ′′ a gran voz”: ′′ Bendita tú, entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre (Jesús) “.

La vejez no se muestra celosa de la juventud o del privilegio, ya que Isabel es la primera en proclamar públicamente que María es la madre de Dios: ′′ A qué debo que la Madre del Señor mío venga a mí?”. Más que a los Labios de María, Isabel lo supo por el Espíritu de Dios que había puesto el nido en el seno de ella.

María recibió el Espíritu de Dios de un ángel; Isabel fue la primera en recibirlo de María. Prima enfermera en un nacimiento, madre-enfermera a una muerte. María no tiene nada que sea solo para ella, ni siquiera su hijo. Antes de nacer, su hijo pertenece a otros. Y justo después de recibir en sí al invitado divino, María se levanta de esa balaustra de comunión que es Nazaret para ir a una anciana y hacerla joven.

Elisabetta no habría vivido, ciertamente, tanto como para ver a su hijo decapitado por deseo de la danzante hijastra de Herodes, pero María habría vivido y muerto al mismo tiempo al ver a su hijo sufrir la muerte para que la muerte ya no estuviera.

Por: (Fulton J. Sheen, de ′′ María Primer Amor del Mundo ′′ ediciones Fe y Cultura)

NUESTRO VIDEO RECOMENDADO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s