¿Qué es el DETENTE?

El DETENTE es una imagen del Sagrado Corazón de Jesús, tal como se le reveló a Santa Margarita María de Alacoque, con la leyenda escrita DETENTE, el Corazón de Jesús está conmigo, que tiene la función de proteger a quien lo lleve.

¿Qué es un Detente? ¿Una armadura espiritual?

El Detente o Escudo del Sagrado Corazón de Jesús es un sencillo emblema con la imagen del Sagrado Corazón y la divisa:¡Deténte! El Corazón de Jesús está conmigo. ¡Venga a nosotros el tu reino!. Por inspiración divina, surgió como un pequeño pero poderoso Escudo que la Divina Providencia colocó a nuestra disposición a fin de protegernos contra los más diversos peligros que enfrentamos en nuestra vida cotidiana.

Para ello, basta llevarlo consigo, no siendo necesario que esté bendito, pues el bienaventurado Papa Pío IX extendió su bendición a todos los Detentes –como veremos más adelante.

Detente, el Sagrado Corazón de Jesús está conmigo, es la inscripción de un escudo de protección que usan las personas que rinden una devoción especial al Sagrado Corazón de Jesús.

Acudir al Corazón de Jesús ante una situación crítica es entrar en un refugio sagrado y ponerse bajo su divina protección. En particular, el DETENTE actúa como un escudo contra toda clase de peligros y tentaciones del demonio.

Pero no es un amuleto mágico, sino un sacramental. Por eso, para ser eficaz, las personas han de avivar su fe, esperanza y caridad en Jesucristo.

Eficacia contra las guerras y pandemias

image006

La primera vez que se utilizó el DETENTE fue en 1720 en la Gran Peste de Marsella, Francia, apenas 30 años después de la muerte de Sta. Margarita Mª de Alacoque.

En la ciudad y las poblaciones afectadas, se repartieron miles de DETENTES y se hizo la promesa de celebrar la fiesta del Sagrado Corazón y exponer el Santísimo Sacramento. Milagrosamente cesó la epidemia y así se acreditó la eficacia de la protección del Corazón de Jesús.

Desde entonces, los católicos han empleado el DETENTE para luchar contra epidemias, guerras y catástrofes. DETENTE ha protegido a multitud de personas como ocurrió durante la Revolución Francesa (1789), la epidemia del cólera de Amiens (1866), la guerra franco-prusiana (1870), la Primera Guerra Mundial especialmente con el milagro de la batalle del Marne (1917), la Guerra Cristera (1926), la Segunda Guerra Mundial (1939), la Guerra Civil española (1936).

Estas imágenes no necesitan bendición sacerdotal

En 1870 el Papa Pío IX concedió la aprobación definitiva a la devoción del DETENTE y dijo: “Voy a bendecir este Corazón, y quiero que todos aquellos que fueren hechos según este modelo reciban esta misma bendición, sin que sea necesario que algún otro sacerdote la renueve. Además, quiero que Satanás de modo alguno no pueda causar daño a aquellos que lleven consigo el Escudo, símbolo del Corazón adorable de Jesús.”

En 1872 el mismo Pío IX concedió indulgencias parciales para todos los que, llevando esta insignia, rezasen diariamente: un Padrenuestro, una Avemaría y un Gloria.

image001

Santa Margarita María de Alacoque

Religiosa del Monasterio de la Visitación de Paray-Le-Monial en Francia (1647-1690), a la que Jesucristo le reveló su Sagrado Corazón para que se convirtiera en una devoción universal.

Fue una petición de Jesús a Sta. Margarita Mª (1686) la que dio origen al DETENTE: “Jesús desea que usted mande hacer unas placas de cobre con la imagen de su Sagrado Corazón para que todos aquellos que quisieran ofrecerle un homenaje las pusieran en sus casas y unas pequeñas para llevarlas puestas”.

Una de las doce promesas que el Corazón de Jesús hizo a la santa fue: “Seré un refugio seguro durante la vida, y sobre todo en la hora de la muerte”.

¿Cuál es la opinión de la Iglesia acerca del detente?

En 1856 el Papa Pio IX extendió la fiesta del Sagrado Corazón a toda la Iglesia. Pero hacia 1870, una mujer romana deseaba saber la opinión del Sumo Pontífice acerca del detente, así, el mismo Papa Pio IX expresa que es un pensamiento celestial y que sin duda alguna viene del cielo. Así, da una bendición especial a este detente y extiende su bendición a todos los detentes que sigan este modelo de imagen, sin necesidad de ser bendecidos en otras ocasiones. Además extiende una bendición de protección de las acechanzas del diablo sobre todas aquellas personas que porten un detente.

Finalmente, el 28 de marzo de 1873 concede una indulgencia de 100 días a aquellas personas que porten un detente y recen diariamente un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria. El Papa concluye con la siguiente oración:

“¡Abridme vuestro Sagrado Corazón oh Jesús! …mostradme sus encantos, unidme a Él para siempre. Que todos los movimientos y latidos de mi corazón, incluso durante el sueño, os sean un testimonio de mi amor y os digan sin cesar: Sí, Señor Jesús, yo Os adoro… aceptad el poco bien que practico… hacedme la merced de reparar el mal cometido… para que os alabe en el tiempo y os bendiga durante toda la eternidad. Amén”.

Para imprimir y compartir

Nuestro Video Recomendado

El relato de la Vida de San José donde el Ángel le revela en el sueño el Misterio Divino… Descubrirás cosas muy interesantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s