En la Solemnidad de Corpus Christi, celebra recorriendo los Milagros Eucarísticos en el Mundo.

La Misa, por esta razón, es el mayor acontecimiento en la historia de la humanidad, la única Acción Santa que mantiene la ira divina del mundo pecador, ya que eleva la cruz entre el cielo y la tierra, renovando ese instante decisivo donde nuestra triste y trágica Humanidad se encontró repentinamente con la plenitud de la vida sobrenatural.

Fulton J. Sheen

De un cuerpo lacero grita: ′′ Tengo sed “. La sed es el sufrimiento más angustioso; es una urgencia imperiosa, una mordida feroz.

Jesús Nuestro Señor tiene sed de nosotros porque nosotros lo necesitamos. Él nos dice: ′′ Tengo sed ′′ de ti, de ti que no te mortificas, porque necesitas mi espíritu de sacrificio. Tú que te gustaría un Calvario con las manos intactas y blancas, necesitas las mías, atravesadas y sangrando.

Soy el redentor. A ti que nunca te tomarías una cruz, a ti que careces del espíritu de penitencia, yo grito: ′′Tengo sed “. Tengo sed de ti, porque tu amor por el placer necesita mi amor por el sacrificio. Tengo sed de ti, porque tu amor hacia el mundo necesita mi amor hacia el cielo.

No tengo sed de ti, para que lo necesite-sin ti no hubiera tenido la cruz, ni tengo sed de tí para mi felicidad-ya que sin ti no habría pecado.

Tengo sed de ti no por necesidad sino porque tú me necesitas. Por qué cuando digo ′′ tengo sed “, como el soldado me ofrece vinagre amargo y hiel?

Cuando recibo la Santa Comunión, recibo a Cristo. Cristo desciende en mí para vivir con Su vida y transformar mis actividades de manera que amo lo que Él ama, odio lo que Él odia, deseo lo que Él desea. Sus intereses, sus afectos y sus deseos se convierten en los míos. En tal sentido, puedo exclamar con San Pablo: ′′ Ya no soy yo quien vive, sino que es Cristo quien vive en mí “. En el fondo de mi alma, ha ocurrido un maravilloso cambio: me he dado a Cristo. ′′ Cristo vive en mí!”.

LA MISA ES EL EVENTO MÁS GRANDE EN LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD, ES EL CULMINE DE LA LITURGIA CRISTIANA

La Misa es la culminación de la liturgia cristiana. Un púlpito del que se repiten las mismas palabras de Nuestro Señor es incapaz de unirnos a Él; un coro de cuyos himnos transpagan los sentimientos más dulces, no es capaz de llevarnos más cerca de la cruz que de sus vestiduras.

Entre los pueblos primitivos no existía un templo sin un altar del sacrificio y sería absurdo entre los cristianos. Así, en la Iglesia católica, el centro del culto es el altar, no el púlpito, el coro o el órgano, porque allí se produce nuevamente el memorial de su pasión.

Su valor no depende de quien hable o de quien escuche, sino solo del que es el único Sumo Sacerdote y Víctima, Jesucristo Nuestro Señor. Venimos unidos a Él, a pesar de nuestra nada; en cierto modo, en ese momento perdemos nuestra individualidad, uniendo nuestro intelecto, nuestra voluntad, nuestro corazón, nuestra alma, nuestro cuerpo y nuestra sangre tan íntimamente a Cristo que el padre celestial no nos ve tanto a nosotros, con nuestras imperfecciones, sino que nos ve a nosotros en Él, el amado Hijo en el que se complació.

La Misa, por esta razón, es el mayor acontecimiento en la historia de la humanidad, la única Acción Santa que mantiene la ira divina del mundo pecador, ya que eleva la cruz entre el cielo y la tierra, renovando ese instante decisivo donde nuestra triste y trágica Humanidad se encontró repentinamente con la plenitud de la vida sobrenatural.

DISFRUTA EL RECORRIDO…

Click aquí para visitar nuestro canal de Youtube

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s