Novena a San Miguel Arcángel del Monte Gargano con Mater Fátima

Novena de San Miguel Arcángel que se practica en la celestial Basílica-Santuario del Monte Sant’Angelo en Gargano, Italia. Novena dentro de la Cuaresma de San Miguel Arcángel (15 de agosto al 28 de septiembre, 2021). Seguida por la Coronilla y Letanías a San Miguel Arcángel





Santuario de San Miguel Arcángel

Monte San Angelo Gargano, Italia.

Cerca del año 490, un señor de Gargano estaba buscando uno de sus mas preciados toros. Cuando pensaba que estaba definitivamente perdido, lo logró ver dentro de una cueva de rodillas. Como la cueva estaba muy alta, este hombre pensó que jamás el toro lograría salir de allí, y le disparó una flecha para sacarlo de su miseria. Pero la flecha, a medio camino, dio la vuelta, dirigiéndose de nuevo hacia el hombre.

Sorprendido, el hombre fue al obispo a relatar lo que le había sucedido. El obispo instituyó tres días de oración y ayuno afuera de la cueva para discernir si lo ocurrido era o no un incidente del cielo. Mientras oraban fuera de la cueva, San Miguel se le apareció al obispo y le dijo: “Yo soy el Arcángel San Miguel, y estoy siempre ante la presencia de Dios. Esta cueva es sagrada para mi; es de mi elección. No habrá mas derramamiento de sangre de los toros. Donde las rocas se abran de par en par, los pecados de los hombres serán perdonados. Lo que se pida aquí en oración será concedido. Por lo tanto, dediquen la gruta a culto cristiano”.

Pero a pesar de esta manifestación el obispo dudaba. Mas tarde el pueblo de Gargano se veía amenazado por una invasión, y el Arcángel se le volvió a aparecer al obispo y le prometió victoria para el pueblo, si confiaban y tenían fe. Así fue. El obispo en gran angustia se veía dividido entre dudas y la petición de San Miguel de construir la Iglesia en la gruta.

Un año mas tarde el obispo fue donde el Papa a pedir dirección. Este le envío junto con sacerdotes a estar tres días de oración y ayuno fuera de la cueva y pedir la asistencia del Arcángel para discernir la voluntad de Dios. San Miguel se le aparece de nuevo y ordenó al obispo entrar a la cueva: “No es necesario que me dediques esta Iglesia, yo mismo la he consagrado con mi presencia. Entra y bajo mi asistencia, ora y celebra el sacrificio de la Misa. Te enseñare como yo mismo he consagrado este lugar”

Al entrar, el obispo se encontró dentro un espléndido altar revestido de mantel rojo y una cruz de cristal. En la entrada había una huella de pie, confirmando la presencia del Arcángel.

News – Basilica Santuario San Michele

San Miguel libera de la plaga

Otro incidente notorio ocurrió en el año 1656: toda el área estaba bajo el ataque de una plaga. Las víctimas eran muchas. El obispo de ese tiempo recurrió a San. Miguel y pidió tres días de oración y ayuno. San Miguel se le aparece en Sept. 25 1656: “Yo soy el Arcángel San. Miguel. Quien use las piedras de esta gruta será liberado de la plaga. Bendice estas piedras, grábales el signo de la cruz y mi nombre.” El obispo así lo hizo, e inmediatamente ceso la plaga.

Muchos santos han visitado este lugar (San. Francisco, San Padre Pío, San Antonio, San Agustín)

En mayo 24, 1987 SS Juan Pablo II visito esta cueva, rezó la oración compuesta por León XIII y dijo: “he venido a venerar e invocar la protección del Arcángel San Miguel y pedirle que defiende a la Santa Madre Iglesia… La batalla contra el demonio, por lo cual el se distingue, es real aun hoy, ya que el demonio esta vivo todavía y muy activo en el mundo moderno”

Cueva de San Miguel
Cueva de San Miguel

día primero

PRIMERA GRACIA

Te pedimos devotamente, oh, Arcángel San Miguel, junto con el Príncipe del Primer Coro de los Serafines, que enciendas nuestros corazones con las llamas del santo amor, y que a través de ti podamos despreciar los halagadores engaños de los placeres del mundo. San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha para que no perezcamos en el tremendo juicio de Dios.

día segundo

SEGUNDA GRACIA

Te pedimos humildemente, oh, Príncipe de la Jerusalén celestial, junto con el jefe del Segundo Coro de los Querubines, que te acuerdes de nosotros, especialmente cuando somos atacados por las insidias del enemigo infernal, así que, con tu ayuda, habiéndonos convertido en conquistadores de satanás, hacemos de nosotros mismos todo un holocausto a Dios nuestro Señor.

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha para que no perezcamos en el tremendo juicio de Dios.

Oramos esta novena por la Iglesia, el Papa, los sacerdotes y ministros. Para que la Iglesia Católica, actúe conforme a la luz del Espíritu Santo y viva en plenitud su ministerio, llevando a todos los pueblos del mundo, al verdadero conocimiento de Dios.

día tercero

TERCERA GRACIA

Te suplicamos devotamente, oh, Campeón del Paraíso, que junto con el Príncipe del Tercer Coro de los Tronos, no permitas que nosotros, tus fieles, seamos oprimidos por espíritus infernales, ni por enfermedades.

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha para que no perezcamos en el tremendo juicio de Dios.

Oramos esta novena por la Iglesia, el Papa, los sacerdotes y ministros. Para que la Iglesia Católica, actúe conforme a la luz del Espíritu Santo y viva en plenitud su ministerio, llevando a todos los pueblos del mundo, al verdadero conocimiento de Dios.

Día cuarto

CUARTA GRACIA

Postrados en tierra, te rogamos, oh, nuestro Primer Ministro de la Corte del Imperio, que junto con el Príncipe del Cuarto Coro de las Dominaciones, defiendan el cristianismo, en todas sus necesidades, y en particular al Sumo Pontífice, aumentándole felicidad y gracias, en esta vida, y gloria en la próxima.

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha para que no perezcamos en el tremendo juicio de Dios.

Oramos esta novena por la familia y la vida. Para que los que reciben el don de la procreación; los que tienen el poder, legislan y aplican la justicia; y todo ser humano, defiendan la vida, el matrimonio y la familia según la Ley de Dios.

día quinto

QUINTA GRACIA

Te rogamos, Santo Arcángel Miguel, que junto con el Príncipe del Quinto Coro de las Virtudes, desees liberarnos a tus sirvientes de las manos de nuestros enemigos ocultos o evidentes, de los testigos falsos, de la discordia en esta nación, y en particular libera esta ciudad del hambre, de la plaga y la guerra; libéranos de relámpagos, truenos, terremotos y tormentas, cosas que el dragón infernal suele causar para nuestro detrimento.

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha para que no perezcamos en el tremendo juicio de Dios.

Oramos esta novena por la paz y la libertad. Para que Cristo sea el centro en el corazón del hombre, reconozcamos su verdadera presencia en la Eucaristía, y tengamos la paz y la libertad verdaderas.

Día sexto

SEXTA GRACIA

Te imploramos, oh, Conductor de los Escuadrones Angelicales, y oramos junto con el Príncipe que ocupa el primer lugar entre las Potestades que componen el Sexto Coro, que suplas las necesidades de nosotros tus siervos de esta nación, y en particular de esta ciudad, dando a la tierra la deseada fecundidad, y la paz y concordia entre los gobernantes cristianos.

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha para que no perezcamos en el tremendo juicio de Dios.

Oramos esta novena por la conversión de los pecadores y reparación de nuestros pecados. Para que hagamos vida los pedidos de oración y penitencia de la Virgen en Fátima, y Triunfe su Inmaculado Corazón.

día séptimo

SÉPTIMA GRACIA

Te pedimos, oh, Príncipe de los Ángeles, San Miguel, que junto con el Jefe del Séptimo Coro de los Principados, desees liberarnos a tus siervos, y a toda esta nación, y en particular a esta ciudad, de las enfermedades corporales y de aquellas espirituales.

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha para que no perezcamos en el tremendo juicio de Dios.

Oramos esta novena por el fin de la pandemia. Para que veamos qué nos quiere decir Dios con esta vivencia y Él sea el centro de nuestra vida. Para que nuestras autoridades sean responsables y veraces, y defiendan la vida y la salud de todos. Por los que han fallecido y sus familiares; por los enfermos, quienes los cuidan y el personal médico.

día octavo

OCTAVA GRACIA

Te imploramos, Oh Santo Arcángel Miguel, que junto con el Príncipe del Octavo Coro de los Arcángeles, cuiden de nosotros en esta vida presente, y en la última hora de nuestra muerte nos asistan en nuestra agonía; y cuando estemos por exhalar el alma, bajo tu protección, quedemos vencedores de Satanás, y vayamos a disfrutar de la Bondad Divina contigo en el Santo Paraíso.

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha para que no perezcamos en el tremendo juicio de Dios.

Oramos esta novena para que los Sagrados Corazones de Jesús y de María reinen en todas las familias; que todo ser humano se consagre a Ellos, y sean entronizados en todo hogar.

Día noveno

NOVENA GRACIA

Finalmente, te rogamos, oh glorioso Príncipe y defensor de la Iglesia militante y triunfante, que desees en compañía de la cabeza del Noveno Coro de Ángeles, y junto con todos los nueve Coros, custodiar y patrocinar a nosotros tus devotos y a nuestros hogares, y a todos los que se han encomendado a nuestras oraciones, para que bajo tu protección, viviendo una vida intachable, podamos disfrutar junto a ti del bello rostro de Dios, y de todos los Santos Ángeles de todas las edades. Que así sea. Amén.

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha para que no perezcamos en el tremendo juicio de Dios.

En este día de la novena oremos por la multiplicación en el mundo: del rezo del Santo Rosario, del ayuno, la Consagración Total a Jesús a través de María, la Comunión Reparadora de los Primeros Sábados de mes y el Sitio de Jericó, como medios eficaces de oración y de intercesión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s