El Santísimo y Dulce nombre de Jesús

 La Iglesia ha dispuesto se celebre esta fiesta al día siguiente de la octava de la Epifanía, a fin de honrar por modo especial el nombre de Jesús.
Hoy celebramos el Dulce Nombre de Jesús. – Santo Paso de la Caña

El nombre de Jesús, que es:

Nombre verdaderamente divino, que sólo Dios pudo imponer al Salvador del mundo. Nombre venerable, que hace doblar la rodilla a todas las grandezas de la tierra. 

Nombre sacrosanto, que pone en fuga a los espíritus diabólicos.

Nombre omnipotente, en cuya virtud se han obrado los mayores milagros.

Nombre salutífero, de quien reciben en cierto modo toda su eficacia los Sacramentos de la Nueva Ley.

Nombre propicio, pues todo lo puede con Dios, y por respeto al nombre Jesús oye benigno nuestras oraciones.

Nombre glorioso, extendido por el celo de los apóstoles a todos los gentiles y a todos !os reyes de la tierra.

Nombre augusto, por cuya confesión los santos mártires se gloriaron en sufrir cruelísimos tormentos.

Nombre, en fin, incomparable, pues no hay otro debajo, del Cielo en cuya virtud podamos ser salvos. Alabémosle, pues, y bendigámosle en todo tiempo.

INDULGENCIA PLENARIA AL PRONUNCIAR EL DULCE NOMBRE DE JESÚS

Es Tradición Católica que en la hora de la muerte, pronunciar con los labios o el corazón el Dulcísimo Nombre de Nuestro Salvador, nos puede alcanzar la muy necesaria Indulgencia Plenaria; para ello, debemos cumplir las siguientes disposiciones:

Primero, las mismas condiciones requeridas para ganar cualquier indulgencia: es decir, la persona debe estar en estado de gracia cuando se gane la indulgencia y debe tener la intención de ganar la indulgencia.

Segundo, debe resignarse completamente a la voluntad de Dios al estar muriendo.

Tercero, debe pronunciar el Santo Nombre de Jesús con sus labios, si es posible, y si no fuere capaz de hablar, al menos debe invocar el Santo Nombre de Jesús en su corazón.

Subráyese especialmente esta última condición de pronunciar el Santísimo Nombre de Jesús. La Congregación de Indulgencias la pidió el 22 de septiembre de 1892 para ganar la indulgencia plenaria in articulo mortis. Es algo que fácilmente se pasa por alto, y por ello, le damos especial atención.

el blog del padre eduardo: El Santísimo Nombre de Jesús

ORACIONES AL DULCE NOMBRE DE JESÚS

Oh, dulce nombre de Jesús, Nombre de vida, de salvación, de alegría: nombre precioso, radiante e inefable: nombre que conforta al pecador, nombre que salva, guía y gobierna todo. Que te plazca, oh Jesús, alejar de mí al demonio y los malos pensamientos.

Ilumíname, Señor, que ciego me encuentro; disipa mi sordera, pues estoy sordo; enderézame, pues soy cojo, devuélveme la palabra, que mudo soy; cura mi lepra, porque estoy contaminado; sáname, porque estoy enfermo, y resucítame, porque estoy muerto.

Rodéame por todas partes, tanto por fuera como por dentro, a fin de que, estando fortificado con tu santo nombre, viva siempre en Ti, alabándole y honrándote; porque todo a Ti se debe. Que Jesús esté siempre en mi corazón. Así sea.

Que Jesús no me abandone y me guíe. Así sea.

Que Jesús me libre de odiar tanto a mis amigos cómo a mis enemigos. Así sea.

Que Jesús no permita que anide en mi corazón la envidia. Así sea.

Loor, honor y gloría te sean dados, ¡Oh Jesús mío! por los siglos de los siglos, Amén.

JESUS SALVADOR DE LOS HOMBRES | Adornos para iglesia, Ornamentos  liturgicos, Decoración del altar

   ¡Oh grande Dios, que movido de tu bondad enviaste al mundo a tu mismo Hijo Unigénito para que, vestido de nuestra carne, se manifestase a los hombres nacido en un pesebre, sujeto a la ley de la circuncisión, en la cual derramó su Sangre en crédito y señal de que venía a salvar a su pueblo, granjeándose con empresa tan heroica un Nombre que es sobre todo nombre, a saber: el Dulce Nombre de Jesús, nombre eterno y admirable, concebido en la mente del Padre de las luces, y traído a la tierra para consuelo de los mortales, que gemían esclavos de la culpa de Adán.

Nombre grande, en cuyo acatamiento dobla la rodilla el Cielo, la tierra y el infierno; y Nombre grande, cuyo sonido y fama hace que tiemblen las potestades de los abismos, al mismo tiempo que sirve de alegría a los justos y de gloria a los Ángeles!

Te suplico, Señor, y te ruego humildemente, que me des a conocer la virtud y eficacia de tu poderoso Nombre de Jesús, para que, amándote y sirviéndote agradecido en esta vida, después te goce por una eternidad. Amén.

Pin en diseños litúrgico

  ¡Oh buen Jesús, cuyo Nombre Santísimo es la torre inexpugnable en donde el justo halla su asilo y defensa contra los enemigos, que a cada instante lo insultan y  combaten, como son el mundo, el demonio y la carne, guerra precisa que ha de sufrir para hacerse digno de la corona que le está preparada en tu Reino Celestial! Suplícote, Señor, que, mirando mi flaqueza con los ojos de tu piedad, me ayudes y fortalezcas con la gracia de tu poderoso y bendito Nombre, para que, desde ahora, jamás me deje vencer por los deleites y placeres del mundo, de las tentaciones del demonio y las pasiones de la carne, y después de una victoria feliz consiga la dicha de una buena muerte. Amén.

    Líbranos, Señor, del mal que, en forma de epidemia nos aflige y angustia, para que, invocando tu Santísimo Nombre y por tu inmenso Poder, quedemos libres y salvos de toda enfermedad. Pues, como proclaman las Sagrada Escrituras, no hay otro Nombre bajo el cielo, dado a los hombres, por el que podamos ser salvos.

80 ideas de Bordado en 2021 | disenos de unas, bordado, bordados de oro

¡Oh amabilísimo y dulcísimo Jesús, por cuyo nombre eficacísimo nos concede el Padre celestial todos aquellos bienes espirituales y corporales que necesitamos, mostrándonos su misericordia aun cuando nos afligen las enfermedades, el hambre, la peste, las guerras, las persecuciones, las inquietudes, los trabajos, desasosiegos, pobreza y demás consecuencias del pecado, los cuales se aplacan cuando se le pide con viva fe y esperanza!

Te suplico, Señor, inclines hacia mí tu bondad, propicio y afable, y me concedas por la gloria de tu Santísimo Nombre Jesús, en primer lugar una grande y verdadera contrición de mis pecados y, después, si fuera de tu agrado, la gracia y favor que te pide mi corazón, para honra y gloria tuya, que con el Padre y el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén. 

HOSTÍA JHS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s