Breves Oraciones de Adoración al Santísimo

Hermosas oraciones para un encuentro con Dios en Adoración

SEÑOR, DIOS ETERNO

Señor, Dios eterno, alegres te cantamos,
a ti nuestra alabanza,
a ti, Padre del cielo, te aclama la creación.

Postrados ante ti, los ángeles te adoran
y cantan sin cesar:

Santo, santo, santo es el Señor,
Dios del universo;
llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.

A ti, Señor, te alaba el coro celestial de los apóstoles,
la multitud de los profetas te enaltece,
y el ejército glorioso de los mártires te aclama.

A ti la Iglesia santa,
por todos los confines extendida,
con júbilo te adora y canta tu grandeza:

Padre, infinitamente santo,
Hijo eterno, unigénito de Dios,
santo Espíritu de amor y de consuelo.

Oh Cristo, tú eres el Rey de la gloria,
tú el Hijo y Palabra del Padre,
tú el Rey de toda la creación.

Tú, para salvar al hombre,
tomaste la condición de esclavo
en el seno de una virgen.

Tú destruiste la muerte
y abriste a los creyentes las puertas de la gloria.

Tú vives ahora,
inmortal y glorioso, en el reino del Padre.

Tú vendrás algún día,
como juez universal.

Muéstrate, pues, amigo y defensor
de los hombres que salvaste.

Y recíbelos por siempre allá en tu reino,
con tus santos y elegidos.

Salva a tu pueblo, Señor,
y bendice a tu heredad.

Sé su pastor,
y guíalos por siempre.

Día tras día te bendeciremos
y alabaremos tu nombre por siempre jamás.

Dígnate, Señor,
guardarnos de pecado en este día.

Ten piedad de nosotros, Señor,
ten piedad de nosotros.

Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros,
como lo esperamos de ti.

A ti, Señor, me acojo,
no quede yo nunca defraudado.

ALABADO SEA EL NOMBRE DEL SEÑOR*

Alabad, siervos del Señor,
alabad el nombre del Señor.
Bendito sea el nombre del Señor,
ahora y por siempre:
de la salida del sol hasta su ocaso,
alabado sea el nombre del Señor.

El Señor se eleva sobre todos los pueblos,
su gloria sobre los cielos.
¿Quién como el Señor Dios nuestro,
que se eleva en su trono
y se abaja para mirar
al cielo y a la tierra?

Levanta del polvo al desvalido,
alza de la basura al pobre,
para sentarlo con los príncipes,
los príncipes de su pueblo;
a la estéril le da un puesto en la casa,
como madre feliz de hijos.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Te Deum

A ti, oh Dios, te alabamos,
a ti, Señor, te reconocemos.
A ti, eterno Padre,
te venera toda la creación.
Los ángeles todos,
los cielos y todas las potestades te honran.
Los querubines y serafines
te cantan sin cesar:
Santo, Santo, Santo es el Señor,
Dios del universo.
Los cielos y la tierra
están llenos de la majestad de tu gloria.
A ti te ensalza
el glorioso coro de los Apóstoles,
la multitud admirable de los Profetas,
el blanco ejército de los mártires.
A ti la Iglesia santa,
extendida por toda la tierra, te proclama:
Padre de inmensa majestad,
Hijo único y verdadero, digno de adoración,
Espíritu Santo, Defensor.
Tú eres el Rey de la gloria, Cristo.
Tú eres el Hijo único del Padre.
Tú, para liberar al hombre,
aceptaste la condición humana
sin desdeñar el seno de la Virgen.
Tú, rotas las cadenas de la muerte,
abriste a los creyentes el reino del cielo.
Tú te sientas a la derecha de Dios
en la gloria del Padre.
Creemos que un día
has de venir como juez.
Te rogamos, pues,
que vengas en ayuda de tus siervos,
a quienes redimiste con tu preciosa sangre.
Haz que en la gloria eterna
nos asociemos a tus santos.
Salva a tu pueblo, Señor,
y bendice tu heredad.
Sé su pastor
y ensálzalo eternamente.
Día tras día te bendecimos
y alabamos tu nombre para siempre,
por eternidad de eternidades.
Dígnate, Señor, en este día
guardarnos del pecado.
Ten piedad de nosotros, Señor,
ten piedad de nosotros.
Que tu misericordia, Señor,
venga sobre nosotros,
como lo esperamos de ti.
En ti, Señor, confié,
no me veré defraudado para siempre.

TE DIRÉ MI AMOR, REY MÍO

Te diré mi amor, Rey mío,
en la quietud de la tarde,
cuando se cierran los ojos
y los corazones se abren.

Te diré mi amor, Rey mío,
con una mirada suave,
te lo diré contemplando
tu cuerpo que en pajas yace.

Te diré mi amor, Rey mío,
adorándote en la carne,
te lo diré con mis besos,
quizá con gotas de sangre.

Te diré mi amor, Rey mío,
con los hombres y los ángeles,
con el aliento del cielo
que espiran los animales.

Te diré mi amor, Rey mío,
con el amor de tu Madre,
con los labios de tu Esposa
y con la fe de tus mártires.

Te diré mi amor, Rey mío,
¡oh Dios del amor más grande!
¡Bendito en la Trinidad,
que has venido a nuestro valle! Amén.

Te adoro Señor

Te adoro Señor con la Santísima Virgen María, con todos los ángeles y santos. Te alabamos Señor, te bendecimos, te amamos, te adoramos y te damos gracias en reparación por todos aquellos que no te alaban, no te bendicen, no te amo, no te adoro y no te doy las gracias.
Te adoramos Señor por tu ser inmutable, por tus infinitas perfecciones y por habernos creado de la nada.


Te adoramos Dios Eterno, sin principio ni fin. Te adoramos en tu Omnipotencia, Omnipresencia y Omnisciencia. Te adoramos, Señor Dios, Rey grande y poderoso. Puedes hacer todo, lo sabes todo, lo ves todo, vienes a todas tus criaturas con tu infinita misericordia.


Te adoramos, Señor Dios Altísimo. Desde la altura más alta se exploran los abismos sentados en querubines. Penetras en la parte más profunda del corazón del hombre. Estás rodeado de rayos, luz inaccesible, majestad y gloria. Eres magnífica, hermosa y poderosa en todos tus atributos: en tu Amor, Bondad, Belleza, Caridad, Divinidad, Gracia, Alegría, Inteligencia, Justicia, Poder y Sabiduría. Eres grandioso en tu Divina Misericordia, Compasión y Clemencia. Amabas tanto a los hombres que enviaste a tu Hijo unigénito, Nuestro Señor Jesucristo, al mundo para que cualquiera que cree en Él no perezca, sino que tenga Vida Eterna.


Te adoramos, Señor Jesús. Descendiste de la alegría de tu Padre celestial y te humillaste participando en nuestra naturaleza humana. Te uniste a la sangre y la sustancia de la Santísima Virgen María y fuiste concebido en su vientre virginal por el poder del Espíritu Santo. Naciste para ser la Luz del mundo, nuestro Camino, nuestra Verdad y nuestra Vida, nuestro Dios, nuestro Señor, nuestro Rey y nuestro Salvador. Nos amaste tanto que diste tu vida por nosotros a través de tu muerte en la cruz. Sufriste los mayores tormentos, insultos y humillaciones. Y por tus santas heridas nos has curado, por tu Preciosa Sangre nos has salvado. Por tu muerte nos has dado vida. Te damos gracias Señor Jesús. Te adoramos Oh Señor.


Padre Eterno, te ofrecemos el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de tu Hijo más amado, Nuestro Señor Jesucristo, en reparación por nuestros pecados, los pecados del mundo entero y las almas del Purgatorio. Te adoramos Oh Señor. Amén

Mi Señor Jesucristo

Mi Señor Jesucristo, quien por el amor que nos tienes, permanece día y noche en este Sacramento, lleno de compasión y amor, esperando, llamando y dando la bienvenida a todos los que vienen a visitarte. Creo que estás presente en el Sacramento del Altar.
 Te adoro desde el abismo de mi nada y te agradezco por todas las gracias que me has dado hasta ahora, y en particular, por haberme dado a tu Santísima Madre María como mi abogada y por haberme llamado a visitarte en este Iglesia.


Ahora saludo a tu Corazón más Amoroso, y esto por tres fines: primero, en acción de gracias por este gran regalo; segundo, enmendarte por todos los ultrajes que recibes en este Sacramento de todos tus enemigos; tercero, con esta visita pretendo adorarte en todos los lugares de la tierra en los que estás presente en este Sacramento y en los que eres el menos venerado y el más abandonado.


Mi Jesús, te amo con mi corazón. Me duele haber ofendido hasta ahora tantas veces tu infinita bondad. Me propongo por tu gracia nunca más ofenderte por el tiempo venidero; y ahora, aunque soy miserable e indigno, me consagro a ti sin reservas. Te doy y renuncio a toda mi voluntad, mis afectos, mis deseos y todo lo que poseo. De ahora en adelante, úsame a mí y todo lo que tengo como quieras. Todo lo que te pido y deseo es tu santo amor, perseverancia final y el perfecto cumplimiento de tu voluntad.

Te recomiendo las almas del Purgatorio; pero especialmente aquellos que tenían la mayor devoción al Santísimo Sacramento y a la Santísima Virgen María. También les recomiendo a todos los pobres pecadores.


Y finalmente, mi querido Salvador, combino todos mis afectos con los afectos de tu Corazón más amoroso, y los ofrezco contigo a tu Padre Eterno y le ruego por tu bien y por amor a ti, amablemente para aceptarlos y concederlos. Amén

NUESTRA LECTURA RECOMENDADA

NUESTRO VIDEO RECOMENDADO

Un comentario

Responder a tollomarking Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s