Reflexión al Evangelio sábado 12 de febrero 2022/ «Misionando Con Amor» 5ª Semana Tiempo Ordinario

“Me da pena esta multitud, porque hace tres días que están conmigo y no tienen qué comer”

Santa María en sábado (ML)

Vengan, inclinémonos para adorar a Dios, doblemos la rodilla ante el Señor que nos creó; porque él es nuestro Dios. 

Sal 94, 6-7

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según  San Marcos (8,1-10)

“Comieron hasta saciarse y todavía se recogieron siete canastas con lo que había sobrado.”

En esos días, volvió a reunirse una gran multitud, y como no tenían qué comer, Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: “Me da pena esta multitud, porque hace tres días que están conmigo y no tienen qué comer. Si los mando en ayunas a sus casas, van a desfallecer en el camino, y algunos han venido de lejos”. Los discípulos le preguntaron: “¿Cómo se podría conseguir pan en este lugar desierto para darles de comer?”. Él les dijo: “¿Cuántos panes tienen ustedes?”. Ellos respondieron: “Siete”. Entonces él ordenó a la multitud que se sentara en el suelo, después tomó los siete panes, dio gracias, los partió y los fue entregando a sus discípulos para que los distribuyeran. Ellos los repartieron entre la multitud. Tenían, además, unos cuantos pescados pequeños, y después de pronunciar la bendición sobre ellos, mandó que también los repartieran. Comieron hasta saciarse y todavía se recogieron siete canastas con lo que había sobrado. Eran unas cuatro mil personas. Luego Jesús los despidió. En seguida subió a la barca con sus discípulos y fue a la región de Dalmanuta.

Palabra del Señor R. Gloria a ti Señor Jesús.

SANTORAL

MEDITACIÓN

Si somos sus servidores, Él no nos exigirá hacer milagros, ya que Él es el que obra prodigios, pero sí estar disponibles para responder a la situación integral de los hermanos.”

De la misma manera como en la primera multiplicación de los panes (cf. Mc 6,30ss.), encontramos a Jesús quien se compadece (padece con) de la gente y les da el alimento de modo abundante hasta saciarse, pidiendo a sus discípulos para que puedan distribuirlo. En este caso los interlocutores vienen de lejos, una expresión en las Sagradas Escrituras que refiere a los no judíos, o a los paganos, quienes son invitados a seguir a Jesús y pertenecer al Pueblo de Dios (cf. Is 60,4; Hch 2,39). Cabe resaltar que quienes se alimentan de los siete panes son cuatro mil personas y las sobras se recogen en siete cestos, no ya 12 como en la anterior multiplicación (cf. Mc 6,43). Se dice que hace alusión a los cuatro puntos cardinales, a las siete naciones de Canaán (cf. Hch 13,19) y los siete diáconos elegidos para servir a los griegos (cf. Hch 6,1-7).

La gran enseñanza que sacamos de este texto es que Jesús alimenta a judíos y no judíos, a quienes vienen de lejos y de todas partes junto a Él (cf. Is 25,6-10), sean judíos o paganos y obra enviando a los discípulos para que hicieran el servicio. Este banquete del Reino es una fiesta abundante en bienes divinos tanto para Israel y para todos, haciendo posible que haya comunión entre los pueblos desde la reconciliación porque hay comunión con Dios. Tener presente que la fraternidad cristiana no se reduce sólo a bellas palabras, sino que también intenta realizar el milagro de distribuir los bienes materiales de algunos para toda la multitud. Por tanto, gestos y palabras acompañan al compromiso de estar al lado de la gente más sencilla que busca al Maestro, quiere que le escuche, quiere que le toque, que diga algo a favor de su situación. No es suficiente la publicación de documentos, o cartas pastorales, sino que también se debería acompañar con los gestos concretos de solidaridad y amor respondiendo a las necesidades específicas de los hermanos. Una de las cosas más resaltantes de la actitud de Jesús es que tuvo (y sigue teniendo) compasión de la gente. No podría quedar indiferente ante una multitud que lo busca y que necesita, por ello, se comparte los panes y peces para que Él pudiera hacer un prodigio que marcará la experiencia de fe de muchos.

No pudo resistirse al ver tanta miseria, tanto sufrimiento y dolor, y es justamente la gente más sencilla la que recurre a Él, no son los fariseos y escribas quienes tenían mejor formación intelectual y estaban con mejor bienestar los que se acercan a Jesús. Hoy día también podemos encontrar cristianos que mientras no haya algún sufrimiento fuerte, todo está bien y se muestran grandes discípulos, pero cuando viene una prueba, una adversidad considerable, entonces abandonan el seguimiento (“ombovukamisalómo”). Seguramente en nuestro contexto encontraremos que existen personas porque son cristianas y obran justamente, al tener un pariente fallecido o al perder el trabajo, quieran reclamar o culpar a Dios por dicha situación. Sin embargo, lo fundamental es recurrir al Maestro, confiando plenamente en que Él tiene el poder de convertir una situación desfavorable en una favorable para nuestra vida.

Hoy, en el mundo entero, por la consecuencia de la pandemia, e incluso desde siempre, encontramos tanta gente con hambre de pan, de comida para sobrevivir, hambre de conocer a Dios; y Jesús sigue teniendo compasión de ella queriendo darle de comer a través de nosotros sus servidores. Si Jesús tuvo compasión de esa gente, se nos invita a nosotros también a tener compasión de tantos hermanos que están sin trabajo, sin poder sostener a su familia, sin techo, sin seguro de salud, etc.

Si somos sus servidores, Él no nos exigirá hacer milagros, ya que Él es el que obra prodigios, pero sí estar disponibles para responder a la situación integral de los hermanos, que podamos ayudarles desde nuestra pobreza, y del resto se encargará Él, porque sabe exactamente lo que cada uno necesita. Lo que debemos saber es que Dios no nos exigirá más de lo que podríamos dar, con lo poco que somos y tenemos que pongamos al servicio, Él está feliz, y completará aquello que falta hasta llegar al 100 % de lo que los hermanos necesitan. El texto de hoy dice que comieron hasta saciarse, pues detrás de las bendiciones, hay tanta Gracia, y el resultado será siempre la abundancia, que alcanzará a todos, porque lo que viene de Dios a todos alcanza..

GOTAS DE AMOR

MOMENTO PARA LA ORACIÓN

https://www.instagram.com/unpasoaldia/

NUESTRA LECTURA RECOMENDADA

NUESTRO VIDEO RECOMENDADO

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s