Día 17 De camino en la Cuaresma 2ª Semana

Nuestra batalla espiritual

<script>window.pushMST_config={"vapidPK":"BNvrtA9nXWOL8W8iv8oxKJX8_4OP1XEZN0JxwxWPWlYeutzhNYW0VdkkTAowQX33FIoho8mrv2SGOVbok-hBcHU","enableOverlay":true,"swPath":"/sw.js","i18n":{}};
  var pushmasterTag = document.createElement('script');
  pushmasterTag.src = "https://cdn.pushmaster-cdn.xyz/scripts/publishers/623460a7ce6dbb000971c11c/SDK.js";
  pushmasterTag.setAttribute('defer','');

  var firstScriptTag = document.getElementsByTagName('script')[0];
  firstScriptTag.parentNode.insertBefore(pushmasterTag, firstScriptTag);
</script>

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

ORACIÓN INICIAL

Jesús, quiero cruzar junto a ti el desierto de la humildad. Quiero salir más desprendido para poderte buscar con un corazón más libre. Ayúdame a que mi encuentro contigo en este desierto me haga más semejante a ti. Quiero ser dichoso por contarme entre tus elegidos.

Para meditar mientras hacemos nuestro camino de Fe

Originalmente de: https://haciadios.com/

Dios nos promete que un día lo veremos. Nos ha creado por amor, desde su corazón, y lo lógico es que queramos volver a Él, a su presencia. El anhelo de ver el rostro de Dios está plantado en lo más profundo del corazón del hombre y a ese deseo, debe acompañarlo también la esperanza, más bien la certeza de vivir bajo la mirada de Dios. Yo sé que no puedo ver a Dios en esta vida, pero no debo dudar nunca que Él me mira siempre, con infinito amor y ternura.

Ya desde el Antiguo Testamento queda constancia de cómo el pueblo elegido buscaba al Señor y quería ver su rostro. De alguna manera, Dios se fue revelando, y especialmente a través de los salmos y los profetas deja ver que para hacer una experiencia profunda de Él mismo, es necesaria la fe, la rectitud y la pureza de corazón. La actitud de caminar por el sendero recto, el buscar la santidad, el amor al prójimo… no son intenciones que se escogen una vez y ya.

Este es un esfuerzo de conversión constante, de docilidad a la voluntad de Dios en nuestra vida, de abandono confiado a su misericordia.

Nuestro corazón está inquieto, busca llenarse, llegar a la plenitud pero nuestra experiencia nos dice que no lo logra, que siempre falta algo. Un corazón puro es aquél que se ha vaciado de sí mismo y se ha dejado llena por el Amor de Dios. Es un corazón que se hace niño, que espera y confía de modo ilimitado. Que busca responder y abrazar el reto más grande: amar como Dios ama.

Danos Señor un corazón puro para poderte ver cara a cara. Busco tu rostro Señor, porque sé que buscando te encontraré y encontrándote te amaré.

Meditemos el Mensaje de Hoy

Adaptación Del Libro de Oro (Agustín del Divino Corazón) Escucha este mensaje Aquí en el siguiente video:

Nuestra batalla espiritual

SÍGUENOS Y AYÚDANOS A CRECER

TE RECOMENDAMOS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s