Día 31 De camino en la Cuaresma 4ª Semana

Llamados a ser almas reparadoras

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Oh Dios de la Alianza de amor: tú nos invitas a seguir a tu Hijo. Mientras recordamos cómo fue conducido por el Espíritu al desierto, que él abra nuestros ojos para ver las injusticias que hemos creado en nuestro mundo. Ayúdanos a orar en soledad, a sentir nuestra sed de amor y de felicidad y a vencer nuestras tentaciones. Que aprendamos de Jesús a creer en la Buena Noticia de Salvación y a dar forma y a desarrollar tu reino de verdad, justicia y amor desinteresado. Te lo pedimos en nombre de Jesús, el Señor.

Para meditar mientras hacemos nuestro camino de Fe

Originalmente de: https://haciadios.com/

Las tragedias vividas por la humanidad en los dos últimos siglos nos pueden hacer cuestionar mucho la fe en Dios. Si Dios es omnipotente, ¿cómo puede permitir tantas desgracias? ¿Tiene sentido una vida de tanto dolor, pruebas, obstáculos, miedos…? La conclusión lógica sería que Dios no es omnipotente.

Pero ¿cómo podríamos dudar de lo que Dios es capaz de hacer si su Hijo se encarnó en María por obra del Espíritu Santo? ¿Cómo olvidar los milagros que obró Jesús en su ministerio? ¿Con qué otro atributo, si no es su omnipotencia, podría haber resucitado Jesús?

Somos testigos de innumerables milagros como la vida misma y todos sus misterios. ¿Quién sino un Dios Todopoderoso e infinitamente Bueno, podría ser responsable de ella?

¿Qué te falta para creer? ¿Esperas acaso a que las cosas sean como tú quieres, a obtener lo que tú pides, para decir “Señor, creo”? Ante la evidencia, no diríamos creo, sino veo. No sería fe, porque donde hay evidencia, no hace falta la fe. 

La fe es un don que debemos suplicar a Dios para creer en Él y en todo lo que nos ha revelado. Creer en Él es creer en su pedagogía, en sus tiempos, en sus caminos como hemos visto en los primeros días de este desierto de la fe.

Ábrete a ese corazón de Dios que busca siempre lo mejor para ti, confiando que si algún mal te sucede, Él puede sacer un bien más grande. Esta es su omnipotencia, éste es su amor por ti. Tan solo cree y dile: “Creo Señor, pero aumenta mi pobre fe”.

Meditemos el Mensaje de Hoy

Llamados a ser almas reparadoras

Adaptación Del Libro de Oro (Agustín del Divino Corazón) Escucha este mensaje Aquí en el siguiente video:

¡Cómo quisiera que la humanidad entera me adorase y me glorificase como al Dios Uno y Trino! ¡Cómo quisiera que la humanidad entera, fijase sus ojos en Mí y no en el mundo! ¡Cómo quisiera que la humanidad entera, dejara del todo su pecado y viviera en estado de gracia! ¡Cómo quisiera que la humanidad entera, no caminara más en pos de falsos dioses y siguiera las huellas del Crucificado!

Consolad, pues, mi agonizante Corazón y dadme todo el amor que no recibo de las creaturas; rendidme tributos de adoración y de alabanza porque, aún así, sigo llamando para que todas las almas vuelvan a Mí.

El alma reparadora vence su voluntad, para gustar, vivir, y practicar la Voluntad Divina. 

El alma reparadora consuela al Corazón de Jesús. 

El alma reparadora guarda silencio reparando las muchas palabras innecesarias, y a veces hasta blasfemas de la humanidad; el alma repara guardando silencio.

El alma reparadora repara con su docilidad y confianza la necedad del mundo. Cada alma sea un alma reparadora y repare según su estado.

Los matrimonios pueden reparar por los pecados contra el Sacramento del Matrimonio, por los pecados contra la familia.

Los jóvenes pueden reparar por los pecados de la juventud.

Los enfermos pueden reparar por los pecadores que no aceptan su purificación.

Todos según su estado de vida pueden reparar, pueden expiar

¡Orar! ¡Meditar en la Cruz! Las almas reparadoras ven la Cruz con amor, saben que la Cruz los une a Mí. 

El alma reparadora es como la Cruz, siempre está detrás de Jesús, siempre está unida a Jesús.

Se nos exhorta a ser almas reparadoras. Cada quien repare en su vida por sus pecados y los del mundo uniéndose al Dolor de Jesús.

Ser pacientes, el alma reparadora es paciente y sobre todo sabe que es amada por el Esposo Celestial. 

El alma reparadora también se deja amar, porque sabe que el Amor no es amado. » 

SÍGUENOS Y AYÚDANOS A CRECER

Te recomendamos

Tu donativo es vital para mantener unpasoaldia

Código QR Paypal

NO OLVIDES DEJARNOS TU COMENTARIO

(Click en Opinión)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s