Lectio Divina Reflexión al Evangelio Sábado de la Tercera Semana en Pascua «Misionando Con Amor»

“Tú tienes palabras de Vida eterna.”

Con Cristo fueron sepultados en el bautismo, y con él resucitaron, por la fe en el poder de Dios, que lo resucitó de entre los muertos. Aleluia. 

Col 2, 12

Audios originales

Del libro de los Hechos de los Apóstoles

Hch 9, 31-42

En aquellos días, 31 la Iglesia gozaba de paz en toda Judea, Galilea y Samaría. Se iba consolidando, vivía en el temor del Señor y crecía en número, asistida por el Espíritu Santo. 32 Pedro, en una gira por todas las ciudades, visitó también a los santos que vivían en Lida. 33 Allí encontró a un paralítico llamado Eneas, que estaba postrado en cama desde hacía ocho años. 34 Pedro le dijo: «Eneas, Jesucristo te devuelve la salud: levántate, y arregla tú mismo la cama». El se levantó en seguida, 35 y al verlo, todos los habitantes de Lida y de la llanura de Sarón se convirtieron al Señor.

36 Entre los discípulos de Jope había una mujer llamada Tabitá, que quiere decir «gacela». Pasaba su vida haciendo el bien y repartía abundantes limosnas. 37 Pero en esos días se enfermó y murió. Después de haberla lavado, la colocaron en la habitación de arriba. 38 Como Lida está cerca de Jope, los discípulos, enterados de que Pedro estaba allí, enviaron a dos hombres para pedirle que acudiera cuanto antes. 39 Pedro salió en seguida con ellos. Apenas llegó, lo llevaron a la habitación de arriba. Todas las viudas lo rodearon y, llorando, le mostraban las túnicas y los abrigos que les había hecho Tabitá cuando vivía con ellas.

40 Pedro hizo salir a todos afuera, se puso de rodillas y comenzó a orar. Volviéndose luego hacia el cadáver, dijo: «Tabitá, levántate». Ella abrió los ojos y, al ver a Pedro, se incorporó. 41 El la tomó de la mano y la hizo levantar. Llamó entonces a los hermanos y a las viudas, y se las devolvió con vida. 42 La noticia se extendió por toda la ciudad de Jope, y muchos creyeron en el Señor.

P/ Palabra de Dios
R/ Te alabamos Señor

Salmo responsorial del día

Libro de los Salmos

Sal 115, 12-13. 14-15. 16-17

R/. ¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho?

¿Cómo pagaré al Señor
todo el bien que me ha hecho?
Alzaré la copa de la salvación,
invocando el nombre del Señor. R/.

Cumpliré al Señor mis votos
en presencia de todo el pueblo
Vale mucho a los ojos del Señor
la vida de sus fieles. R/.

Señor yo soy tu siervo,
siervo tuyo, hijo de tu esclava:
rompiste mis cadenas.
Te ofreceré un sacrificio de alabanza,
invocando tu nombre, Señor. R/.

Evangelio de hoy sábado 7 de mayo de 2022

EVANGELIO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO SEGÚN san Juan (6,60-69)

“Por eso les he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede.

En aquel tiempo, 60 después de oír a Jesús, muchos de sus discípulos decían: «¡Es duro este lenguaje! ¿Quién puede escucharlo?».

61 Jesús, sabiendo lo que sus discípulos murmuraban, les dijo: «¿Esto los escandaliza? 62 ¿Qué pasará entonces, cuando vean al Hijo del hombre subir donde estaba antes? 63 El Espíritu es el que da Vida, la carne de nada sirve. Las palabras que les dije son Espíritu y Vida. 64 Pero hay entre ustedes algunos que no creen». En efecto, Jesús sabía desde el primer momento quiénes eran los que no creían y quién era el que lo iba a entregar. 65 Y agregó: «Por eso les he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede».

66 Desde ese momento, muchos de sus discípulos se alejaron de él y dejaron de acompañarlo. 67 Jesús preguntó entonces a los Doce: «¿También ustedes quieren irse?». 68 Simón Pedro le respondió: «Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de Vida eterna. 69 Nosotros hemos creído y sabemos que eres el Santo de Dios».

P/ Palabra del Señor
R/ Gloria a ti, Señor Jesús

MEDITACIÓN

Quien puede recibir fructuosamente la Eucaristía será la persona que esté llena del Espíritu Santo.

Jesús les habla fuerte y directo, hasta le dijeron que es un lenguaje duro el que utiliza. Lo que generó que muchos abandonaran el camino. Que Jesús sea pan y deba ser comido genera incomprensión y escándalo. Este escándalo se produce porque no se reconoce quién es Jesús.  Lo que pasa es que se debe tomar una decisión, la persona debe decidirse por ser su discípulo o por no serlo, y ser su discípulo implica reconocerlo como el Mesías, quien nos alimenta y da la vida eterna. Ya Pedro lo dijo: “Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de Vida eterna” (Jn 6,68). Esas palabras de Jesús con relación al Pan celestial hacen notar una realidad divina, que sólo el Espíritu Santo nos puede ayudar a entenderla y que pasa a ser fuente de vida para nosotros. Se puede llegar a cumplir con los mandamientos según la letra, que es insuficiente porque es sólo el cumplimiento material del precepto o mandato, o según el espíritu, que anima la letra y ayuda a vivir según el Espíritu; sólo si sus mandamientos los interpretamos desde las bienaventuranzas podríamos entender mejor en profundidad lo que Jesús nos está diciendo.

Jesús no es un hombre cualquiera, es el Hijo del hombre; y, como Hijo del hombre, es el pan de vida y su carne y sangre comunican la vida. Quien, a la luz de la fe, porque el Padre lo atrae, comprenda esto, no se escandalizará, sino que aceptará plenamente la palabra de Jesús. El escándalo se produce porque no se reconoce quién es Jesús. Quienes lo reconocen como Hijo del hombre, saben que puede hacer lo que dice y acogen sus palabras. Al saber que Jesús es exigente, muchos ya no quieren asumir el riesgo, pero sin riesgo no se consigue el objetivo, así para cualquier cristiano que quiere alcanzar la gloria de Dios, no podrá hacerlo sino pasando por la Pasión y la Muerte llevando la cruz de cada día. Jesús con su Presencia y su Mensaje, genera en unos que lo quieran seguir, en otros que no y, en algunos, que abandonen el seguimiento por ser muy exigente.  

¿También ustedes quieren irse?, les dice. Pedro, en nombre de los Doce Apóstoles, reafirma su adhesión a Jesús porque es el Santo de Dios, y responde que sólo Él tiene palabras que dan Vida eterna (cf. Jn 6,68). El título dado a Jesús, es el mismo dado por el demonio antes de ser expulsado del cuerpo de un poseso (cf. Mc 1,24); es una confesión clara de la fe. Esta confesión de Pedro, es una respuesta para todos nosotros. Así como muchos, aún sin comprender en profundidad confiamos en las palabras de Jesús. Él y sólo Él tiene palabras de Vida eterna. Pero quienes saborean su presencia, gozan y les hace felices, les da Vida, y vida en abundancia (cf. Jn 10,10). No siempre entendemos a primeras lo que Jesús nos dice y nos pide, pero confiemos en que Él nos ama incondicionalmente y siempre nos pedirá lo mejor tanto para nosotros como para quienes nos rodean. Sólo después de la Ascensión del Hijo del hombre será posible recibir el pan vivo de la Eucaristía. La fe es absolutamente necesaria para ver la Eucaristía como la Carne y la Sangre del Hijo del hombre. Quien puede recibir fructuosamente la Eucaristía será la persona que esté llena del Espíritu Santo. Un llamado claro a no recibirle a Jesús de manera mecánica o mágica, sino como Alguien Vivo uniéndose a nuestra carne y sangre para convertirnos en “hostias vivas”. Que el Señor nos conceda esa Gracia de comprender desde la fe, con la ayuda de su Gracia la profundidad de este misterio tan sacro. No caigamos como muchos que reciben a Jesús Vivo en la Eucaristía de cualquier manera, sin preparación, en pecado mortal, sin comprender desde el Espíritu, que es Dios quien viene a nuestro encuentro y quiere permanecer en y con nosotros. ¿Le recibiríamos a Dios de cualquier manera? Él es nuestro principio y nuestra finalidad última, no existe nada ni nadie más importante que Él.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s