DEVOCIONARIO 1 de Junio

Encuentra una oración para tu Devoción preferida: Amando a la Santísima Virgen, Conociendo a San José, Adoradores Eucarísticos, Por las Benditas Almas del Purgatorio, Aumenta tu Fe, Orando por los Sacerdotes, Meditando con los Santos, Devocionario, Actos de Reparación, Oraciiones de Sanación y Liberación

1 de junio

SAN JUSTINO, mártir.(MEMORIA)

Justino, filósofo y mártir, nació a principios del siglo II en Flavia Neápolis (Nablus), la antigua Siquem, en Samaria, de familia pagana. Una vez convertido a la fe, escribió profusamente en defensa de la religión, aunque sólo se conservan de él dos «Apologías» y el «Diálogo con Trifón». Abrió una escuela en Roma, en la que sostuvo públicas disputas. Sufrió el martirio, junto con sus compañeros, en tiempos de Marco Aurelio, hacia el año 165.

Anuncios

FIAT / AMANDO A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

María danos tu mano

MARIA, hija de Dios Padre, elegida para llevar en tu Seno al Emmanuel, te damos gracias por tu Si, por amarnos a pesar de nuestras pequeñé y faltas, por llamarnos a volver a Dios.

MARIA, Madre de Dios Hijo, que con amor sin igual cuidaste a Jesús, te imploramos nos abraces y nos cuides. Imploramos tus caricias, pues tus manos bendicen, sanan, sostienen y guían Madre de amor.

MARIA, Esposa del Espiritu Santo, te suplicamos toques los ojos y oídos de nuestra alma, para abrir dóciles nuestro corazón al Espíritu Santo y obtener la gracia de sentir siempre el amor y misericordia de Dios.

Danos Madre Celestial la gracia de la salud de alma y cuerpo; libranos del miedo que nos esclaviza y danos crecer en confianza en Ti, colma nuestros vacios con tu amor, Sana nuestras heridas y así renovados por tu amor lleguemos a Jesús y permanezcamos siempre en El 🙏💜 Gracias Madre Santísima

Anuncios

CONOCIENDO A SAN JOSÉ

¡TANTO ES EL PODER SE SAN JOSÉ!

¡Glorioso Señor San José, nosotros reconocemos tu poder, nosotros confesamos que nuestra salvación está en tus manos; sí, en tus benditas manos que tantas veces se enlazaron con las de Jesús, que tantas veces lo levantaron, que tantas veces lo llevaron de un lugar a otro, lo alimentaron, lo vistieron y le hicieron todos los oficios paternales. Sálvanos, como te lo pedimos, por Jesús y María!

Y bien ¿Qué queréis de José? ¿Queréis la gracia de salir del pecado, de entrar en el camino de una vida virtuosa y ser perseverante hasta la muerte? ¿Queréis la humildad, la sencillez, la mortificación y el celo de la salvación de las almas? Un gran prelado de la Iglesia decía: Quien quisiera guardar su virginidad, recurra a José; el que hubiere perdido a Jesús por el pecado, recurra a José; el que quisiere seguir sin tropiezo el camino de la virtud, tome por compañero a José; el que quiera milagros necesarios para alcanzar la salvación, pídalos a José; la familia que quiera tener paz, meta en su seno la devoción a señor san José; y acudamos todos a José en la ventura y en la desventura, en el trabajo y el descanso, en la paz y en la guerra, de día y de noche, en la vida y en la muerte, por nosotros y por nuestros semejantes.

Toda esta doctrina vamos a probarla con palabras de santa Teresa de Jesús que dice así: «Cuando yo me viese tan tullida y en tan poca edad, y cual me habían parado los medios de la tierra, determiné acudir a los del cielo para que me sanaran y tomé por mi abogado y señor al glorioso san José. Él me curó completamente, me ha curado en otras enfermedades, y aun en las pérdidas de la honra y del alma, me ha hecho mucho más que el que yo le sabía pedir… Es una cosa que me espanta las grandes mercedes que me ha hecho el señor san José…» Esto mismo me han asegurado muchas otras personas a quienes yo había dicho que se encomendasen a él… Si fuera persona que tuviera autoridad para escribir, de buena gana me alargaría en esto… porque no conozco persona que de veras haya sido devota del santo que no se haya aprovechado en la virtud, alcanzando también otras muchas gracias. ¡Tanto es el poder del señor san José!

¡SANCTE IOSEPH, ORA PRO NOBIS!

– P. José María Vilaseca.

Anuncios

ADORADORES EUCARÍSTICOS

VENID, OH JESÚS.

Mi pobre alma desea recibiros, oh mi buen Jesús. ¡Cuánto os necesito! Venid y hacedme feliz. Vos sólo sois mi alegría, mi felicidad, mi amor. Venid, oh Jesús.

Venid y dadme vuestro sagrado Cuerpo que el Espíritu Santo ha formado tan milagrosamente en el seno purísimo de María; aquel Cuerpo que se cansó trabajando; que sufrió hambre y sed, frío y calor y que murió por mí en la cruz. Venid, oh Jesús y dadme vuestra adorable Sangre, que derramasteis tan generosamente, por mi amor en el huerto de los Olivos; aquella que corrió a torrentes en vuestra cruel flagelación y cuya última gota brotó de vuestro divino Corazón, perforado con la lanza del soldado. Venid, oh Jesús y dadme vuestra hermosísima alma que tanto pensó en mí, y que oró por mí al Padre Celestial. Venid, oh Jesús dadme vuestra divinidad, que desde toda la eternidad pensó en mí con infinito amor, que hizo mi alma según su imagen y la colmó de tantos beneficios.

Oh Jesús, cómo goza mi alma, pensando que Vos estáis realmente presente en la santa Hostia consagrada, por amor a mí y por mi solo bien. Me dais el derecho de recibiros y de poseeros. Venid, pues, oh dulce Salvador, sin Vos no puedo, no quiero vivir.

Venid, oh Jesús, y estableced en mí vuestra morada. ¿No os atrae más mi pobre alma que el Tabernáculo? Este es sólo de mármol, de madera, es frío y solitario; mas en mi corazón encontráis algo siquiera de amor y de afecto. ¿No es verdad, oh buen Jesús? El copón, aunque de oro y plata no es sino un vaso frío y sin vida; yo tengo siquiera el sincero deseo de adornar mi alma con virtudes. La luz del sagrario, que indica vuestra divina presencia, no deja de ser sino una débil llamita.

Venid, oh Señor, y encended en mí el fuego de vuestro divino amor, y mi corazón arderá en llamas de tiernos afectos.

El altar es vuestra morada transitoria, es como una sala de espera. Mi pobre corazón es el objeto de este divino sacramento de amor. En mi queréis establecer vuestra morada permanente, vuestra verdadera residencia. Conmigo queréis vivir acá en la tierra en dulce compañía para luego continuarla en la eterna gloria.

¡Venid, oh Jesús! Tengo tanto que deciros; tantas faltas por las cuales debo pediros perdón; tantas penas y cuitas que contaros. Cansado y desilusionado estoy de este mundo engañador y de sus necias promesas y diversiones. ¡Qué mentiroso y engañador es el mundo! Quiero descansar una hora con Vos, oh dulce Maestro. Vos me entendéis, y tenéis interés en mi bienestar espiritual y en mi verdadera felicidad. Mi corazón está fatigado y busca un lugar de descanso. Tiene sed de amor, porque para eso lo habéis creado. No permitáis oh Jesús, que corra tras las vanidades del mundo. Dadme una voluntad firme que resista enérgica y resueltamente las locuras del mundo y los placeres de la carne.

Venid, Señor, y quedaos conmigo, entonces me será fácil olvidar al mundo y sus placeres engañadores.

¡Venid, oh Jesús! Deseo irme al Padre. Mas no puedo ir solo. Vos tenéis que acompañarme. Ahora estáis en mi corazón. Vos sois mi propiedad. Ayudadme a conocer al Padre; presentadme a El.

Os doy gracias, oh Padre Celestial, por haberme dado a vuestro Unigénito Hijo. El solo me basta. Ah, ¡qué don mas precioso! Jesús es mío, ¡Padre Eterno! Yo os lo devuelvo, os lo entrego; pero Vos oh Padre, debéis aceptarme como a vuestro hijo y perdonarme en vuestra infinita misericordia todos mis pecados.

Venid, oh buen Jesús, acordaos, como los pequeñuelos se alegraban de poder estar en vuestra presencia; dadme un corazón dócil e inocente como el de un niño. Zaqueo desbordaba de júbilo y contento cuando os hospedasteis en su casa. ¡Cómo se llena de gozo mi alma cuando venís a mí! ¡ Siempre me traéis tanta alegría y tanta paz y felicidad Nunca tenéis palabras de reproche.

Con María Magdalena vuelo a vuestras plantas. El enemigo maligno me persigue, sabe muy bien cuán débil soy. Pero mirad, oh Jesús, si he pecado como Magdalena también me arrepiento como ella. Ojalá merezca yo oír de vuestros divinos labios aquellas consoladoras palabras: «Mucho se te ha perdonado, porque has amado mucho.» Oh, ¡si yo pudiera asemejarme a San Juan, vuestro discípulo predilecto! ¡Quién pudiera descansar reclinado sobre vuestro divino pecho!

¡Venid, oh Jesús! Hoy debéis habitar conmigo. Ignoro lo que me traerá el día de hoy: penas o alegrías, dichas pesares. Ahora ya os doy gracias por do lo que vuestra mano paternal se digne enviarme. ¡Bendito seáis! Pero no olvidéis, oh buen Jesús, que yo temo los sufrimientos y no me atrevo a llevar mi cruz sino sostenido por Vos. No quiero llorar, sino reclinado sobre vuestro divino pecho. Venid, Jesús, mi buen Jesús.

Anuncios

POR LAS BENDITAS ALMAS DEL PURGATORIO

ORACIÓN POR LAS ALMAS EN PARTICULAR DEL PURGATORIO 

¡Oh Dios! Nuestro Creador y redentor, con tu poder Cristo conquistó la muerte y volvió a Ti glorioso. Que todos tus hijos que nos han precedido en la fe, especialmente ……… , participen de su victoria y disfruten para siempre de la visión de tu gloria donde Cristo vive y reina contigo y el Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

V/ Concédeles, Señor el descanso eterno.

R/ Y brille para ellos la luz que no tiene fin.

V/ Descansen en paz.

R/ Amén.

María, Madre de Dios y Madre de Misericordia, ruega por nosotros y por todos los que han muerto en el regazo del Señor. Amén.

Dios Todopoderoso y Eterno, en tu bondad paternal, ten piedad del alma de tu servidor ………… Límpialo al que llamaste de este mundo de toda culpa, llévalo al Reino de la Luz y Paz y a la comunión de tus Santos, y entrégales su porción de gozo eterno en tu Reino. Rezamos por medio de Jesús, Nuestro Señor. Amén.

¡Dios, Tú, Creador y salvador de todos los fieles, perdona los pecados de todas las almas de tus servidores! Permíteles recibir el perdón por intermedio de nuestra oración piadosa, por lo que siempre anhelaron. Amén

Anuncios

AUMENTANDO NUESTRA FE

ORACIÓN A JESÚS POR MIS SERES QUERIDOS

Mi amado Jesús, Tu conoces la sincera intención con la que vengo a Ti hoy, con el deseo sincero en mi corazón de que escuches esta oración por la gente que más amo, por mis seres queridos, mi familia y amigos, mi pareja y las personas que hacen parte importante de mi vida.

Señor, hoy te pido que mires a cada uno de ellos con la misericordia que te caracteriza, con la bondad infinita que nace de tu hermoso corazón.

Para que esa bondad y misericordia llegue a ellos en forma de un torbellino de bendiciones en sus vidas.

Que ese amor tuyo traspase todas las barreras que los apartan de Ti, y que sientan el poder de tu presencia sanando todas sus vidas.

Elevándolos por encima de todas sus necesidades, problemas y enfermedades.

Señor Jesucristo, escucha mi oración por mis familiares y amigos, para que Tu llegues a ellos, así ellos no te estén buscando.

Te pido primero que todo por su salud, que los protejas de cualquier enfermedad grave y de cualquier accidente o peligro.

Que, si están enfermos, sientan la sanación de sus cuerpos y mentes y reciban la restauración de su salud de mano tuya.

Te pido, mi Señor, por sus vidas personales, sus relaciones de pareja, de familia, de trabajo y amistad, para que en todas ellas tengan armonía, paz, respeto y lealtad.

Señor, bendícelos con relaciones sanas que les traigan verdadera felicidad y que encuentren en el seno de sus hogares tu presencia.

Amado Jesús, ruego a Ti, por la prosperidad de todos mis seres queridos, porque encuentren el trabajo que están buscando, si aún no lo tienen, que les provea estabilidad y abundancia económica.

Que encuentren en lo que hacen cada día, la motivación para seguirlo haciendo cada día con amor y entusiasmo.

Que tengan en sus vidas todo lo necesario para cubrir todas sus necesidades básicas, salir de deudas, vivir dignamente y disfrutar una vida tranquila económicamente.

Señor, te pido por todos los niños de mi familia, por mis hijos, sobrinos, primos pequeños y hermanitos, para que estén siempre protegidos de todos los peligros de este mundo, de los abusadores y de las personas inescrupulosas que no los saben cuidar.

Te pido para ellos mi Señor, un mundo mejor, más consiente y humano y más cercano a Ti.

Te pido amado Jesús, por todos los ancianos de mi familia, para que tengan una vejez tranquila, con salud, paz y buena compañía.

Escucha también Dios mío, esta oración, por todos los jóvenes y adolescentes de mi familia, para que tengan un futuro lleno de posibilidades, de buenas oportunidades y crecimiento personal.

Para que tengan sabiduría al momento de elegir y de tomar decisiones y estén rodeados de gente que los ayude en su camino.

Ayúdalos también Señor a ser personas alegres, resilientes, activas, a luchar por lo que quieren y que sobre salgan en todo lo que elijan hacer. Y abre para ellos los caminos de las oportunidades y la felicidad.

Señor, danos tu bendición, derrama sobre nosotros la dulzura de tu amor abarcando todas nuestras vidas; y haznos sentir que nunca estamos solos, que tu guía y tu protección está presente siempre en nosotros.

Bendito seas.

Amén.

Anuncios

ORACIÓN POR LOS SACERDOTES

PLEGARIA MISIONAL A LA VIRGEN

Oh María, Auxilio de los Cristianos: ayuda a la Iglesia misionera. Oh María, Madre de la divina gracia, Oh Maria, Reina de las misiones:

* para que aumente en los países paganos el número de conversiones a nuestra Fe;

* para que los catecúmenos que han de recibir el bautismo se preparen e instruyan debidamente;

* para que los nuevos cristianos venzan las dificultades y aprendan con fervor la vida cristiana;

* para que en todas partes surjan nuevos templos y sagrarios de Dios;

* para que los niños y los ancianos sean regenerados en las aguas salvadoras del Bautismo;

* para que se forme en ciencia y santidad el clero indígena en todas las misiones católicas;

* para que aumente el número de Misioneros que difundan la luz de la Verdad;

* para que crezca el número de los Seminarios de Misiones en que se formen nuevos apóstoles;

* para que aumenten las vocaciones a las Ordenes religiosas dedicadas a las Misiones;

* para que se desarrollen rápidamente en las naciones católicas las obras misionales;

Ruega por nosotros, Reina de las Misiones:
Para que seamos dignos de las promesas de Jesucristo.

Anuncios

MEDITANDO CON LOS SANTOS

De las Actas del martirio de los santos Justino y compañeros

HE ABRAZADO LAS VERDADERAS ENSEÑANZAS DE LOS CRISTIANOS

Aquellos santos varones, una vez apresados, fueron conducidos al prefecto de Roma, que se llamaba Rústico. Cuando estuvieron ante el tribunal, el prefecto Rústico dijo a Justino:

«Antes que nada, profesa tu fe en los dioses y obedece a los emperadores.»

Justino respondió:

«No es motivo de acusación ni de detención el hecho de obedecer a los mandamientos de nuestro Salvador Jesucristo.»

Rústico dijo:

«¿Cuáles son las enseñanzas que profesas?»

Respondió Justino:

«Yo me he esforzado en conocer toda clase de enseñanzas, pero he abrazado las verdaderas enseñanzas de los cristianos, aunque no sean aprobadas por los que viven en el error.»

El prefecto Rústico dijo:

«¿Y tú las apruebas, miserable?»

Respondió Justino:

«Así es, ya que las sigo según sus rectos principios.»

Dijo el prefecto Rústico:

«¿Y cuáles son estos principios?»

Justino respondió:

«Que damos culto al Dios de los cristianos, al que consideramos como el único creador desde el principio y artífice de toda la creación, de todo lo visible y lo invisible, y al Señor Jesucristo, de quien anunciaron los profetas que vendría como mensajero de salvación al género humano y maestro de insignes discípulos. Y yo, que no soy más que un mero hombre, sé que mis palabras están muy por debajo de su divinidad infinita, pero admito el valor de las profecías que atestiguan que éste, al que acabo de referirme, es el Hijo de Dios. Porque sé que los profetas hablaban por inspiración divina al vaticinar su venida a los hombres.»

Rústico dijo:

«Luego, ¿eres cristiano?»

Justino respondió:

«Así es, soy cristiano.»

El prefecto dijo a Justino:

«Escucha, tú que eres tenido por sabio y crees estar en posesión de la verdad: si eres flagelado y decapitado ¿estás persuadido de que subirás al cielo?»

Justino respondió:

«Espero vivir en la casa del Señor, si sufro tales cosas, pues sé que, a todos los que hayan vivido rectamente, les está reservado el don de Dios para el fin del mundo.»

El prefecto Rústico dijo:

«Tú, pues, supones que has de subir al cielo, para recibir un cierto premio merecido.»

Justino respondió:

«No lo supongo, lo sé con certeza.»

El prefecto Rústico dijo:

«Dejemos esto y vayamos a la cuestión que ahora interesa y urge. Poneos de acuerdo y sacrificad a los dioses.»

Justino dijo:

«Nadie que piense rectamente abandonará la piedad para caer en la impiedad.»

El prefecto Rústico dijo:

«Si no hacéis lo que se os manda, seréis atormentados sin piedad.»

Justino respondió:

«Nuestro deseo es llegar a la salvación a través de los tormentos sufridos por causa de nuestro Señor Jesucristo, ya que ello será para nosotros motivo de salvación y de confianza ante el tribunal de nuestro Señor y Salvador, que será universal y más temible que éste.»

Los otros mártires dijeron asimismo:

«Haz lo que quieras; somos cristianos y no sacrificamos a los ídolos.»

El prefecto Rústico pronunció la sentencia, diciendo:

«Por haberse negado a sacrificar a los dioses y a obedecer las órdenes del emperador, serán flagelados y decapitados en castigo de su delito y a tenor de lo establecido por la ley.»

Los santos mártires salieron, glorificando a Dios, hacia el lugar acostumbrado y allí fueron decapitados, coronando así el testimonio de su fe en el Salvador..

DEVOCIONARIO

Himno de Pascua

TESTIGOS DE AMOR

Testigos de amor
de Cristo Señor,
mártires santos.

Rosales en flor
de Cristo el olor,
mártires santos.

Palabras en luz
de Cristo Jesús,
mártires santos.

Corona inmortal
del Cristo total,
mártires santos. Amén.

Anuncios

ACTOS DE REPARACIÓN

ALABANZAS AL SANTISIMO SACRAMENTO

Bendito sea Dios.
Bendito sea su Santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo verdadero Dios y verdadero hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendita sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Paráclito.
Bendita sea María Santísima la excelsa Madre de Dios
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el nombre de Maria Virgen y Madre.
Bendita sea María Santísima Madre de la Iglesia.
Bendito sea su castísimo esposo San José.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.

Anuncios

SANACIÓN Y LIBERACIÓN

A MI AMADO DIOS ELEVO ESTA BELLA ORACIÓN

A mi amado Dios todo poderoso, omnipotente y omnipresente, elevo esta oración y te pido escuches mi corazón.

Tú, que haces que hoy salga el sol de nuevo y que brille sobre toda tu creación, llenando de calor, de vida y esperanza a todos los seres porque es un nuevo día.

Un nuevo día para caminar de tu mano, sintiéndote cerquita a mi corazón en todo momento. Sintiendo que Tú me estas mirando, guiando y protegiendo.

Sintiendo que hoy, nada malo me puede suceder, porque todas las cosas las he dejado en tus manos.

Porque camino llen@ de alegría y confianza en mi Dios, mi Señor.

Dios mío, alimenta hoy mi espíritu con tu bendición, para que pueda tener paz en este mundo a veces tan inestable y tan lleno de amenazas.

Alimenta mi alma con la fe que me hace fuerte para derrotar toda adversidad.

Señor, que mi techo, mi alimento, todas mis necesidades y las de mi familia, sean hoy cubiertas en abundancia por tu infinita misericordia.

Que no nos falte el trabajo digno y bien remunerado con el que podamos salir adelante, vivir tranquilamente, cumplir nuestras obligaciones y ayudar a nuestros seres cercanos más necesitados.

Señor Jesús, danos nuestro pan material cada día, y sé Tú, nuestro alimento espiritual en todo momento.

Cada mañana al despertar, en nuestros momentos de mayor dificultad, en la enfermedad y la soledad, en la tristeza y la desesperanza, ayúdanos Dios santo.

Amado Dios, ayúdame a refugiarme siempre en la fe que tengo en Ti, y que ésta, sea cada día más grande.

Mi fe es mi armadura, es la barrera que me hace fuerte, que me defiende de la maldad y de los peligros, y que me hace sentir cada día un ser único y bendecid@.

Te busco en este día mi Señor, llen@ de amor y confianza hacia Ti, dejando en tus manos benditas el bienestar de toda mi familia.

Para que Tú, derrames bienaventuranzas en sus vidas y estén siempre acompañados de tus ángeles que los protegen y los ayudan en cada momento de sus vidas, en especial, en los de mayor necesidad.

Padre celestial, dame sabiduría para solucionar de la mejor manera mis problemas, para nunca perjudicar a nadie y agradarte con todas mis decisiones.

Enséñame a aceptar siempre tu voluntad cuando las cosas no sucedan como yo quiero. Y a comprender el mensaje que tienes para mí en cada situación.

Cúbreme siempre con tu amor Señor, porque esa es la fuerza que me hace indestructible ante los problemas, que me ayuda a encontrar soluciones y me da tranquilidad.

Señor, despierto tranquil@ cada mañana sabiendo en que, si te necesito, solo debo invocarte, estirar mi mano con una oración sincera para sentir que Tú no te apartas nunca de mi lado.

Porque te veo desde que los primeros rayos de luz entran en mis ojos, en toda la belleza de este mundo; en todo el amor que has puesto en tu obra por amor a nosotros.

Caminar consciente de tu presencia Señor, es vivir en la alegría, en la salud y la seguridad.

Porque Tú me provees de todas mis necesidades y alivias todas mis aflicciones con infinita dulzura y compasión.

Dios todo poderoso, guíame en mi trabajo para que pueda avanzar hacia donde quiero, y pueda recibir pronto el fruto de mi esfuerzo representado en una mejor calidad de vida y el éxito en todo lo que hago.

Señor de misericordia infinita, Tú eres mi único camino, te pido que impregnes con tu luz celestial toda mi vida y que nunca me dejes sentir el temor que siente la gente cuando se aparta de Ti.

Con esta oración Señor, te entrego mis planes y mi futuro, todos mis sueños y anhelos por cumplir.

Porque solo dejándolos en tus manos los puedo cumplir, puedo encontrar las herramientas, las personas y los caminos para lograrlos.

Yo te alabo Señor, bendito seas.

Amén.

NO TE QUEDES SIN HACER LA LECTIO DIVINA DE HOY:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s