DEVOCIONARIO 10 de Junio

Encuentra una oración para tu Devoción preferida: Amando a la Santísima Virgen, Conociendo a San José, Adoradores Eucarísticos, Por las Benditas Almas del Purgatorio, Aumenta tu Fe, Orando por los Sacerdotes, Meditando con los Santos, Devocionario, Actos de Reparación, Oraciiones de Sanación y Liberación

Anuncios


FIAT, AMANDO A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

¡Oh Corazón de María!

¡Oh Corazón de María,
Madre de Dios y Madre nuestra!
¡Corazón amabilísimo,
objeto de las complacencias
de la adorable Trinidad,
y digno de la veneración
y ternura de los ángeles
y de los hombres!

¡Corazón el más semejante
al de Jesús, cuya imagen más perfecta eres!
Corazón lleno de bondad
y en gran manera compasivo
de nuestras miserias!

¡Ah! Hacednos sentir ahora,
¡oh Virgen piadosísima!,
la dulzura de vuestro corazón maternal
y la fuerza de vuestra intercesión
ante el de Jesús. Amén

Anuncios

CONOCIENDO A SAN JOSÉ

TE JOSEPH CELEBRENT

¡Oh José! que los coros celestiales celebren tus grandezas, / que los cantos de todos los cristianos hagan resonar sus alabanzas. / Glorioso ya por tus méritos, te uniste por una casta alianza / a la Augusta Virgen.

Cuando, dominado por la duda y la ansiedad, / te asombras del estado en que se halla tu esposa / un Ángel viene a decirte que el Hijo que Ella ha concebido / es del Espíritu Santo.

El Señor ha nacido, y le estrechas en tus brazos; / partes con El hacia las lejanas playas de Egipto; / después de haberle perdido en Jerusalén, le encuentras de nuevo; así tus gozos van mezclados con lágrimas.

Otros son glorificados después de una santa muerte, / y los que han merecido la palma son recibidos en el seno de la gloria; pero tú, por un admirable destino, semejante a los Santos, y aún más dichoso, / disfrutas ya en esta vida de la presencia de Dios.

¡Oh Trinidad Soberana! oye nuestras preces, concédenos el perdón; / que los méritos de José nos ayuden a subir al cielo, para que nos sea dado cantar para siempre el cántico de acción de gracias y de felicidad. Amén.

Anuncios

ADORADORES EUCARÍSTICOS

 TE DIRÉ MI AMOR, REY MÍO

Te diré mi amor, Rey mío,
en la quietud de la tarde,
cuando se cierran los ojos
y los corazones se abren.

Te diré mi amor, Rey mío,
con una mirada suave,
te lo diré contemplando
tu cuerpo que en pajas yace.

Te diré mi amor, Rey mío,
adorándote en la carne,
te lo diré con mis besos,
quizá con gotas de sangre.

Te diré mi amor, Rey mío,
con los hombres y los ángeles,
con el aliento del cielo
que espiran los animales.

Te diré mi amor, Rey mío,
con el amor de tu Madre,
con los labios de tu Esposa
y con la fe de tus mártires.

Te diré mi amor, Rey mío,
¡oh Dios del amor más grande!
¡Bendito en la Trinidad,
que has venido a nuestro valle! Amén.

Anuncios

POR LAS BENDITAS ALMAS DEL PURGATORIO

ORACIÓN A LAS BENDITAS ANIMAS DEL PURGATORIO, PARA ROGAR POR SU LIBERACIÓN Y RECIBIR SU AYUDA .

Benditas Ánimas del Purgatorio, almas Santas, almas pacientes, almas cautivas, rogad a Dios por nosotros que rogamos por vosotras, para que el Señor os dé su Santa y Eterna Gloria.

Dios misericordioso, Dios clemente y amoroso que con infinita bondad siempre nos perdonas y quieres la salvación de todos los hombres, imploramos tu clemencia para que, por la intercesión de María Santísima y de todos los Santos, concedas a las Almas de nuestros padres, hermanos, parientes, amigos y bienhechores, y a todas las que han salido de este mundo, la gracia de llegar a la reunión en la Eterna Gloria.

Santísima Virgen María, Reina del Purgatorio, vengo a depositar en tu Corazón Inmaculado una plegaria en favor de las Almas Benditas que sufren en el lugar de expiación, dígnate escucharla, clementísima Señora, si es esta tu voluntad y la de su misericordioso Hijo. Así sea.

María Reina del Purgatorio, te ruego por aquellas Almas por las cuales tengo, o pueda tener, alguna obligación, sea de agradecimiento, claridad o de justicia.

Dios te Salve María, llena eres de gracia…

Dales, Señor, el descanso eterno y luzca para ellas la luz perpetua, descansen en paz. Así sea.

María Reina del Purgatorio, te ruego por las Almas mas abandonadas y olvidadas y a las cuales nadie recuerda, tú Madre que te acuerdas de ellas, adjudícales los méritos de la Pasión de Jesús, tus méritos y los de los Santos, y alcancen así el descanso eterno.

Dios te salve María, llena eres de gracia…

Dales, Señor, el descanso eterno y luzca para ellas la luz perpetua descansen en paz. Así sea.

María reina del Purgatorio, te ruego por aquellas almas que han de salir más pronto de aquel lugar de sufrimientos, para que cuanto antes vayan a cantar en tu compañía las eternas misericordias del Señor.

Dios te Salve María, llena eres de gracia…

Dales, Señor, el descanso eterno, y luzca para ellas la luz perpetua, descansen en paz. Así sea.

María Reina del Purgatorio, te ruego de modo especial por aquellas Almas que han de estar más tiempo padeciendo y satisfaciendo a la Divina Justicia, ten compasión y piedad de ellas, y ya que no pueden merecer sino solo padecer, acorta sus penas y derrama sobre estas Almas el bálsamo de tu consuelo maternal.

Dios te salve María, llena eres de gracia…

Dales, Señor, el descanso eterno y luzca para ellas la luz perpetua, descansen en paz, Así sea.

María, Reina del Purgatorio, te ruego de modo especial por aquellas Almas que más penan y padecen. En verdad que todas sufren con resignación, pero sus penas son atroces y no podemos imaginarlas siquiera, intercede Madre nuestra por ellas, y Dios escuchará tu Oración.

Dios te Salve María, llena eres de gracia…

Dales, Señor, el descanso eterno y luzca para ellas la luz perpetua, descansen en paz. Así sea.

Virgen Santísima, Madre de la humanidad, te pido que así como me acuerdo de las Benditas Ánimas del Purgatorio, se acuerden de mí los demás, si he de ir allá a satisfacer por mis pecados. En ti Madre mía, pongo toda mi confianza de hijo y sé que no he de quedar defraudado. Amén.

Benditas Ánimas del Purgatorio, almas Santas, almas pacientes, almas cautivas, rogad a Dios por nosotros que rogamos por vosotras, para que el Señor os dé su Santa y Eterna Gloria. Amén.

Rezar tres Padrenuestros y Gloria, y pedir a las Ánimas Benditas del Purgatorio que oren a Dios por el problema, o necesidad, o cualquier asunto que preocupa y se quiere solucionar cuanto antes.

Anuncios



AUMENTANDO NUESTRA FE

SALMO 136 ORACIÓN

Al Rey de los cielos y la tierra damos gracias en este día por su infinito amor y bondad.

Por la gran obra que ha hecho, y por las maravillas que sigue creando a cada instante para nuestro sustento y nuestro bien.

Mi Dios es bueno, y me lo hace sentir cada día en lo más profundo de mi ser.

Cuando cierro los ojos por un instante y me dedico a sentir su presencia.

Entonces viene a mi consciencia la plenitud de su presencia en todo lo que me rodea, y en todo lo que soy. En todo lo que ha existido, existe y existirá.

Porque Él, me sostiene en este mundo, me cuida, me prepara un mundo nuevo y mejor cada día.

Mi amado Dios, me demuestra su amor eterno a cada instante, aunque yo no lo quiera ver.

Hace maravillas en mi vida, y me envuelve de su amor y su luz cuando lo busco y lo recibo en mi corazón.

Hoy mi amado Dios, a la sombra del salmo 136, yo te alabo, te doy gracias y te reconozco como mi creador, mi proveedor y mi protector.

Yo me refugio en el amor que Tú me das sin merecerlo, en el perdón que solo tu grandeza puede regalarme, y en la paz que brota de tu presencia y sana todas mis angustias.

Dios mío, yo cierro mis ojos en este instante y me dedico a sentir tu aliento sanador y restaurador rozándome y envolviéndome.

Y me dejo llevar por la dicha que trae tu compañía y que todo lo demás lo vuelve insignificante.

Porque Tú, mi Dios y Señor, eres lo más grande, de donde nacen y a donde regresan todas las cosas.

El origen y fin de mi propio ser, de mi alma y de todo lo que mis sentidos pueden percibir.

Desde lo profundo de mi alma te reconozco Dios santísimo, y me regocijo en tu presencia y tu amor eterno por mí y por todos los hombres.

Consuélame en mis tristezas mi Dios, sostenme cuando ya sienta que no puedo más, y recuérdame en un instante milagroso que Tú me amas.

Tiéndeme tus brazos Señor, en mi soledad, en mi tristeza, en mi preocupación, en mi enfermedad y en mi ignorancia.

Ayúdame, para que florezcan desde mi ser todas las cualidades que Tú me has dado y que a veces escondo con mis errores.

Me aferro a tu eterno amor, mi Dios. Me aferro a las promesas que encuentro en tu palabra y a la seguridad que me das cuando oro y cuando te permito entrar en mi corazón.

Gracias Dios mío, porque es eterno tu amor.

Amén.



Anuncios



ORACIÓN POR LOS SACERDOTES

PLEGARIA MISIONAL A LA VIRGEN

Oh María, Auxilio de los Cristianos: ayuda a la Iglesia misionera. Oh María, Madre de la divina gracia, Oh Maria, Reina de las misiones:

para que aumente en los países paganos el número de conversiones a nuestra Fe;
para que los catecúmenos que han de recibir el bautismo se preparen e instruyan debidamente;
para que los nuevos cristianos venzan las dificultades y aprendan con fervor la vida cristiana;
para que en todas partes surjan nuevos templos y sagrarios de Dios;
para que los niños y los ancianos sean regenerados en las aguas salvadoras del Bautismo;
para que se forme en ciencia y santidad el clero indígena en todas las misiones católicas;
para que aumente el número de Misioneros que difundan la luz de la Verdad;
para que crezca el número de los Seminarios de Misiones en que se formen nuevos apóstoles;
para que aumenten las vocaciones a las Ordenes religiosas dedicadas a las Misiones;
para que se desarrollen rápidamente en las naciones católicas las obras misionales;

Reina de las misiones, ruega por nosotros
Ruega por nosotros, Reina de las Misiones:
Para que seamos dignos de las promesas de Jesucristo.

Anuncios

MEDITANDO CON LOS SANTOS

De los Comentarios de san Ambrosio, obispo, sobre los salmos.

LA CONQUISTA DE JERICÓ



Aunque es verdad que toda la sagrada Escritura está impregnada de la gracia divina, el libro de los salmos posee, con todo, una especial dulzura; el mismo Moisés, que narra en un estilo llano las hazañas de los antepasados, después de haber hecho que el pueblo atravesara el mar Rojo de un modo admirable y glorioso, al contemplar cómo el Faraón y su ejército habían quedado sumergidos en él, superando sus propias cualidades (como había superado con aquel hecho sus propias fuerzas), cantó al Señor un cántico triunfal. También María, su hermana, tomando en su mano el pandero, invitaba a las otras mujeres, diciendo: Cantaré al Señor, sublime es su victoria, caballos y carros ha arrojado en el mar.

La historia instruye, la ley enseña, la profecía anuncia, la reprensión corrige, la enseñanza moral aconseja; pero el libro de los salmos es como un compendio de todo ello y una medicina espiritual para todos. El que lo lee halla en él un remedio específico para curar las heridas de sus propias pasiones. El que sepa leer en él encontrará allí, como en un gimnasio público de las almas y como en un estadio de las virtudes, toda la variedad posible de competiciones, de manera que podrá elegir la que crea más adecuada para sí, con miras a alcanzar el premio final. Aquel que desee recordar e imitar las hazañas de los antepasados hallará compendiada en un solo salmo toda la historia de los padres antiguos, y así, leyéndolo, podrá irla recorriendo de forma resumida. Aquel que investiga el contenido de la ley, que se reduce toda ella al mandamiento del amor (porque quien ama al prójimo ya ha cumplido la ley), hallará en los salmos con cuánto amor uno solo se expuso a graves peligros para librar a todo el pueblo de su oprobio; con lo cual se dará cuenta de que la gloria de la caridad es superior al triunfo de la fuerza.

Y ¿qué decir de su contenido profético? Aquello que otros habían anunciado de manera enigmática se promete clara y abiertamente a un personaje determinado, a saber, que de su descendencia nacerá el Señor Jesús, como dice el Señor a aquél: A uno de tu linaje pondré sobre tu trono. De este modo en los salmos hallamos profetizado no sólo el nacimiento de Jesús, sino también su pasión salvadora, su reposo en el sepulcro, su resurrección, su ascensión al cielo y su glorificación a la derecha del Padre. El salmista anuncia lo que nadie se hubiera atrevido a decir, aquello mismo que luego, en el Evangelio, proclamó el Señor en persona.

Anuncios

DEVOCIONARIO

ACEPTACIÓN DE LA ENFERMEDAD I



Señor Jesús, la enfermedad ha llamado a la puerta de mi vida: una experiencia dura, una realidad difícil de aceptar. No obstante, te doy gracias por esta enfermedad: me ha hecho tocar con la mano la fragilidad y la precariedad de la humana existencia. Ahora miro todo con otros ojos: lo que soy y lo que tengo, no me pertenece, es un don tuyo. He descubierto qué quiere decir depender, tener necesidad de todo y de todos, no poder hacer nada solo.

He vivido la soledad y la angustia, también el afecto y la amistad de tantas personas.

¡Señor!, aunque me es difícil, repito: «¡Hágase tu voluntad!».

Te ofrezco mis sufrimientos y los uno a los de Cristo Crucificado.

Bendice las personas que me asisten y las que sufren por mí. Amén.

Anuncios

ACTOS DE REPARACIÓN

Actos de reparación, desagravio y perdón

Señor Jesús: Tú compartiste nuestra vida humana, alegrías y penas, y, sin acusarnos, por amor, cargaste con la responsabilidad de nuestras culpas para redimirnos. Ayúdanos a seguir tu ejemplo desde nuestra situación de pecadores redimidos. Ante Ti, Señor, nos sentimos sinceramente responsables de un mundo al que pertenecemos, que estamos contribuyendo a forjar, y con el que estamos comprometidos especialmente por tu amor. Avergonzados de nuestras obras, fruto del olvido o rechazo culpable de tus enseñanzas, te pedimos perdón y ayuda.

Perdón, Señor, perdón

– Por los sacrilegios, robos y blasfemias contra la Sagrada Eucaristía,

– Por tantos lugares del mundo donde los sacerdotes y fieles no pueden celebrar libremente la Santa Misa o se ven obligados a hacerlo en secreto por persecución.

 – Por las faltas de respeto e impiedad en las iglesias y ante el Sagrario

 – Por la dejadez y abandono al dejar de asistir a la Santa Misa dominical

– Por la omisión en tantos bautizados al rechazar la confesión y comunión por Pascua

– Por las faltas de inconsciencia en familiares de personas moribundas al dejar que fallezcan sin la asistencia de los sacramentos

– Por la despreocupación respecto de la primera y frecuente Comunión de los niños

– Por las comuniones tibias y frías

– Por las comuniones sacrílegas

– Por los sacerdotes que celebran la Santa Misa en condiciones personales inadecuadas, o por enseñar una vida litúrgica y eucarística contraria a la que manda la Iglesia

– Por la conciliación de la Misa y la recepción de la Sagrada Comunión con vidas incoherentes y vacías de fervor,

– Por la persecución sistemática, violenta o solapada, de los sacerdotes, fieles y personas cristianas que confiesan su Fe en Cristo.

Oración: Señor nuestro, Jesucristo, que has querido permanecer en el Sacramento hasta la consumación de los siglos para dar a tu Padre una gloria infinita y a nosotros el aliento de la inmortalidad; que te has expuesto a todos los ultrajes de los impíos antes de abandonar a tu Iglesia; concédenos la gracia de llorar con verdadero dolor los ultrajes y descuidos que cometen los hombres contra el mayor de los sacramentos, danos celo eficaz para reparar los oprobios que has sufrido en este misterio inefable. Tú que vives y reinas con Dios Padre, en unión del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

Anuncios

SANACIÓN Y LIBERACIÓN

PLEGARIA SILENCIOSA

Le pedí fuerzas a Dios para llegar más lejos,
y me hizo débil para que aprendiera la humilde obediencia.

Le pedí salud para hacer cosas grandiosas,
y me hizo frágil para que hiciera cosas mejores.

Le pedí riquezas para ser feliz,
y me dio la pobreza para que fuera sabio.

Le pedí poder para ser admirado por los hombres,
y me dio debilidad para que sintiera la necesidad de Dios.

Le pedí todas las cosas para disfrutar la vida,
y me dio vida para disfrutar todas las cosas.

No tuve nada de lo que pedí,
pero todo lo que esperaba,
casi a pesar de mí mismo,
mis silenciosas plegarias fueron escuchadas.

Soy el más rico en bendiciones
entre todos los hombres.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s