DEVOCIONARIO 11 de Junio

Encuentra una oración para tu Devoción preferida: Amando a la Santísima Virgen, Conociendo a San José, Adoradores Eucarísticos, Por las Benditas Almas del Purgatorio, Aumenta tu Fe, Orando por los Sacerdotes, Meditando con los Santos, Devocionario, Actos de Reparación, Oraciiones de Sanación y Liberación





FIAT, AMANDO A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

VIRGEN FIEL, PODEROSA Y CLEMENTE

¡Oh Virgen naciente, esperanza y aurora de la salvación para todo el mundo!, vuelve benigna tu mirada maternal hacia todos nosotros, reunidos aquí para celebrar y proclamar tus glorias.

¡ Oh Virgen fiel, que fuiste siempre solícita y dispuesta a recibir, conservar y meditar la Palabra de Dios!, haz que también nosotros, en medio de las dramáticas vicisitudes de la historia, sepamos mantener siempre intacta nuestra fe cristiana, tesoro preciado transmitido por nuestros padres.

¡Oh Virgen poderosa, que con tu pie aplastas la cabeza de la serpiente tentadora!, haz que cumplamos, día tras día, nuestras promesas bautismales, con las que hemos renunciado a Satanás, a sus obras y seducciones, y sepamos dar al mundo un gozoso testimonio de esperanza cristiana.

¡ Oh Virgen clemente, que siempre has abierto tu corazón maternal a las invocaciones de la humanidad, a veces lacerada por el desamor y hasta, desgraciadamente, por el odio y la guerra! enséñanos a crecer, todos juntos, según las enseñanzas de tu Hijo, en la unidad y en la paz, para ser dignos hijos del único Padre celestial. Amén.

Anuncios

CONOCIENDO A SAN JOSÉ

GOZOS DEL GLORIOSO PATRIARCA Y ESPOSO DE MARÍA SAN JOSÉ

Pues sois santo sin igual
y de Dios el más honrado:
sed, José, nuestro abogado
en esta vida mortal.

Antes que hubieseis nacido, ya fuisteis santificado,
y ab eterno destinado
para ser favorecido:
nacisteis de esclarecido
linaje y sangre real.
Sed, José…

Vuestra vida fue tan pura
que en todo sois sin segundo:
después de María, el mundo
no vio más santa criatura;
y así fue vuestra ventura
entre todos sin igual.
Sed, José…

Vuestra santidad declara
aquel caso soberano,
cuando en vuestra santa mano
floreció la seca vara;
y porque nadie dudara,
hizo el cielo esta señal.
Sed, José…

A vista de este portento,
todo el mundo os respetaba,
y parabienes os daba
con alegría y contento;
publicando el casamiento
con la Reina celestial.
Sed, José…

Con júbilo recibisteis
a María por esposa,
Virgen pura, santa, hermosa,
con la cual feliz vivisteis,
y por ella conseguisteis
dones y luz celestial.
Sed, José..

Oficio de carpintero
ejercitasteis en vida,
para ganar la comida
a Jesús, Dios verdadero,
y a vuestra Esposa, lucero,
compañera virginal.
Sed, José…

Vos y Dios con tierno amor
daba el uno al otro vida,
Vos a El con la comida,
y El a Vos con su sabor:
Vos le disteis el sudor,
y Él os dio vida inmortal.
Sed, José…

Vos fuisteis la concha fina,
en donde con entereza
se conservo la pureza
de aquella Perla divina,
vuestra Esposa y Madre digna,
la que nos sacó de mal.
Sed, José…

Anuncios

ADORADORES EUCARÍSTICOS

ORACIÓN DE OFRECIMIENTO DE LA MISA

Señor, concédenos poder participar con verdadero amor, atención y piedad de esta Eucaristía que te ofrecemos, primero, para adorarte y agradecerte todos los beneficios que nos has hecho; segundo, para pedirte perdón de nuestros pecados y los de todos los hombres; tercero, para suplicarte las gracias que nos son necesarias para nuestra vida y para este día en concreto.

Te ofrezco en particular esta Misa de hoy para… (expresa aquí la intención que quieras).

Concédenos, Señor, asistir a esta Misa con los mismos sentimientos de amor y piedad de tu Madre al pie de la Cruz. Con el espíritu y fervor con que la vivieron los santos.

Te suplico que nos ayudes a prepararnos para recibirte dignamente, lo mejor que podamos.

Anuncios

POR LAS BENDITAS ALMAS DEL PURGATORIO

Oración a las Ánimas Benditas para pedir un favor



Oh, Benditas Almas del purgatorio, sabias y agradecidas, vengo esta noche a rogar por sus almas, por el amor de Dios les pido, atiendan mi petición.

Oh, Pobres almas, con mucha esperanza vengo a ustedes, les pido por la sangre que derramó el sagrado cuerpo de Jesús, que atiendan mi petición, oren por mí.

Dios Padre, protégeme de todo mal, cúbreme con tu manto sagrado, guárdame en tu corazón, aleja de mi todo problema, que me proteja tu preciosa sangre.

Dios misericordioso, Padre amoroso, tu mi justiciero, en la vida y en la muerte, suplico que atiendas mis plegarias y me liberes de todo mal que atormente en mi vida.

Ocúltame de los que me quieren dañar, que aún con ojos, no puedan verme y cuando me intenten atacar, pierdan su vitalidad, Dios, permite que pierdan las ganas de hacer daño.

Oh, Sabias Almas Benditas, ante ustedes presento esta solicitud, resulta imposible para mi sostenerme pero sé que ustedes podrán ayudarme, por el amor de Jesucristo en la Cruz, oren por mí, y yo oraré por ustedes, por favor alcancen esta gracia para mí: (hacer la peticion) y Yo “tu nombre”, su fiel seguidor/a, divulgaré su poder para que recen por ustedes un millar de personas y puedan alcanzar el descanso eterno.

Así será, en el nombre de Jesús.

Dales, Señor, el descanso eterno y luzca para ellas la luz perpetua.

Amén.

Anuncios



AUMENTANDO NUESTRA FE

ORACIÓN PARA TENER EL SUSTENTO DIARIO

Mi Señor y redentor, Jesucristo, te doy gracias por la vida que me has dado, por la familia donde nací y por la familia que me has permitido formar.

Te pido mi amado Señor Jesús, que me bendigas cada día para tener el sustento diario para mi familia y para mí.

No te pido grandes riquezas materiales Señor, porque mis mayores riquezas son mi familia, mi salud y tu amor.

Pero si te pido que no permitas que nos falte lo básico para vivir con dignidad y tranquilidad.

Que nuestra mesa siempre sea abundante, que los alimentos y los suministros que necesitamos lleguen fácilmente a nuestra casa y sean para nuestro bien y nuestra salud.

Señor, que no nos falte en el hogar el sustento diario, un refrigerador lleno de comida, el dinero suficiente para pagar los servicios, los estudios y todas las necesidades que se nos presentan en la familia.

Pero, sobre todo, Jesús misericordioso, que no nos falte el amor, la unión, la lealtad y la alegría.

Que todos los días se refleje en el seno de nuestro hogar tu presencia y nuestro amor por Ti.

Señor, que todos los días tengamos más motivos para agradecerte y alabarte por todas las bendiciones recibidas.

Te pido Jesús, que los pequeños problemas que a veces se presentan se solucionen rápidamente y no pasen a ser grandes problemas.

Que en nuestro hogar siempre prevalezca el respeto, la bondad, la colaboración y la confianza entre nosotros.

Y que la confianza que tenemos en tu misericordia y tu provisión divina todos los días, nos permita vivir llenos de paz y tranquilidad.

Señor, enséñanos a educar a nuestros hijos en el amor hacia Ti, que sepan valorar la vida que Tú nos has dado, la familia y todo lo que recibimos diariamente de tus propias manos.

Líbrame Señor, de las deudas y ayúdame para poder brindarle a mi familia todo lo necesario con el fruto de mi trabajo.

Señor Jesucristo, te ofrezco mi trabajo y me propongo a hacerlo con amor, para recibir de él una remuneración digna, un reconocimiento justo con el que tenga la seguridad de que en mi hogar no falte nada.

Jesús, que todas las cosas, situaciones y necesidades de nuestro hogar sean manejadas por Ti.

Guíame cuando me esté desviando del camino que Tú has trazado para mí, con amor. Y enséñame a ver siempre el camino de la prosperidad que Tú has preparado para darme un sustento seguro.

Te pido, que ningún miedo o inseguridad llegue a nuestras vidas, que sintamos en nuestro corazón que cada vez que sale el sol, Tú, estás preparando un día maravilloso para nosotros, con todo lo necesario y mucho más.

Señor, te ruego, que seas Tú, administrando mi salario y mis ingresos para que con ellos pueda vivir tranquilamente, que me alcance para todos los gastos, para no quedarle mal a nadie, y hasta para ahorrar y hacer planes.

Y bendíceme Señor, para multiplicar todo el dinero que llegue a mis manos, que sepa invertirlo y no me lo gaste fácilmente en cosas innecesarias.

Porque Tú, eres nuestro sustento espiritual Señor, y de Ti, proviene nuestro sustento material, yo te confío en este día todas mis necesidades.

Amado Cristo Jesús, te pido también por tantos hogares que están atravesando por situaciones de desesperanza porque no tienen empleo o la forma segura de conseguir el sustento diario, y caen cada vez más en un abismo de pobreza y desolación.

Te ruego Señor, por todas las familias que hoy no tienen comida sobre sus mesas.

Por todos los padres que no pueden satisfacer las necesidades básicas de sus hijos.

Te pido Señor, por un mundo con mayor equidad y menos brechas sociales.

Tú Señor, que sabes que todos somos iguales, ayúdanos a sentirnos y vivir con menor indiferencia hacia los más necesitados y compartir nuestras bendiciones con amor cada día.

Amén.

Anuncios

ORACIÓN POR LOS SACERDOTES

ORACIÓN A LA VIRGEN POR LAS MISIONES

María, Reina de las Misiones. Soberana del orbe entero. Virgen purísima escogida entre millares. Mírame con ojos piadosos postrado a tus sagradas plantas para implorar de tu maternal ternura tu auxilio eficaz en favor de estos infelices paganos confiados a nosotros. Están sumidos en la impiedad e idolatría y gimen y lloran envueltos en las garras del espíritu de las tinieblas. Mira como sus almas se precipitan en lo profundo del abismo.

¡Madre mía! No conocen a Jesús, tu Hijo divino. No saben que por salvarlos, derramó toda su sangre redentora. No saben que, por mejor esperarlos, sigue allí clavado, extendidos sus brazos divinos, abierto el costado y sangrando el Corazón, mientras les dice: «¡Venid a mi Corazón todos!».

¡Reina y Madre mía! Ellos no saben de tus dolores. Si lo supieran, ¿cómo podrían permanecer impasibles ante tanta amargura? Intercede por ellos ante tu divino Hijo, y alcanza con tu inmenso poder que la luz del Evangelio se derrame por el mundo entero. Que no haya religión, ni pueblo, ni hogar, ni siquiera un corazón que no adore a Cristo, fruto bendito de tus purísimas entrañas, y que no le honre como a su Rey y Señor.

Mírame, Madre adorada, Reina de las Misiones, postrado ante tus benditas plantas. Y no te olvides también de mí. Miserable soy y pequeño, y no tengo otro refugio ni otra ayuda que la tuya.

MEDITANDO CON LOS SANTOS

De los Tratados de san Cromacio, obispo

VOSOTROS SOIS LA LUZ DEL MUNDO



Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en lo alto del monte; ni se enciende una lámpara para meterla bajo el celemín, sino para ponerla sobre el candelero, así alumbra a todos los que están en la casa. El Señor dijo a sus discípulos que eran la sal de la tierra, porque ellos, por medio de la sabiduría celestial, condimentaron los corazones de los hombres que, por obra del demonio, habían perdido su sabor. Ahora añade también que son la luz del mundo, ya que, iluminados por él mismo, que es la luz verdadera y eterna, se convirtieron ellos también en luz que disipó las tinieblas.

Puesto que él era el sol de justicia, con razón llama a sus discípulos luz del mundo, ya que ellos fueron como los rayos a través de los cuales derramó sobre el mundo la luz de su conocimiento; ellos, en efecto, ahuyentaron del corazón de los hombres las tinieblas del error, dándoles a conocer la luz de la verdad.

También nosotros, iluminados por ellos, nos hemos convertido de tinieblas en luz, tal como dice el Apóstol: Un tiempo erais tinieblas, pero ahora sois luz en el Señor. Caminad como hijos de la luz. Y también: Todos sois hijos de la luz e hijos del día. No somos de la noche ni de las tinieblas.

En este mismo sentido habla san Juan en su carta, cuando dice: Dios es luz, y el que permanece en Dios está en la luz, como él también está en la luz. Por lo tanto, ya que tenemos la dicha de haber sido liberados de las tinieblas del error, debemos caminar siempre en la luz, como hijos que somos de la luz. Por esto dice el Apóstol: Aparecéis como antorchas en el mundo, presentándole la palabra de vida.

Si así no lo hacemos, es como si, con nuestra infidelidad, pusiéramos un velo que tapa y oscurece esta luz tan útil y necesaria, en perjuicio nuestro y de los demás. Por esto también incurrió en castigo aquel siervo que prefirió esconder el talento, que había recibido para negociar un lucro celestial, antes que ponerlo en el banco, como sabemos por el Evangelio.

Así, pues, aquella lámpara resplandeciente, encendida para nuestra salvación, debe brillar siempre en nosotros. Poseemos, en efecto, la lámpara de los mandatos celestiales y de la gracia espiritual, acerca de la cual afirma el salmista: Lámpara es tu palabra para mis pasos, luz en mi sendero. De ella dice también Salomón: El consejo de la ley es lámpara.

Por consiguiente, nuestro deber es no ocultar esta lámpara de la ley y de la fe, sino ponerla siempre en alto en la Iglesia, como en un candelero, para la salvación de todos, para que así nos beneficiemos nosotros de la luz de su verdad y para que ilumine a todos los creyentes.

Anuncios

DEVOCIONARIO

ORACIÓN POR UN ENFERMO



Señor Jesús, aquel (aquella) a quien amas está enfermo (a). Tú lo puedes todo; te pido humildemente que le devuelvas la salud. Pero, sin son otros tus designios, te pido le concedas la gracia de sobrellevar cristianamente su enfermedad.

En los caminos de Palestina tratabas a los enfermos con tal delicadeza que todos venía a ti, dame esa misma dulzura, ese tacto que es tan difícil de tener cuando se esta sano.

Que yo sepa dominar mi nerviosismo para no agobiarle, que sepa sacrificar una parte de mis ocupaciones para acompañarles, si es su deseo.
Yo estoy lleno de vida, Señor, y te doy gracias por ello. Pero haz que el sufrimiento de los demás me santifique, formándome en la abnegación y en la caridad. Amén

Anuncios

ACTOS DE REPARACIÓN

Oraciones de Reparación.

Al Sagrado Corazón de Jesús en el Santo Sacramento del altar.


Señor Jesús creemos que estáis realmente presente en la Santa Eucaristía.

-sí lo creemos Señor-

Nosotros creemos que sois el Verbo encarnado verdadero Dios y verdadero Hombre Hijo de Dios y el Hijo de Maria.

-sí lo creemos Señor-

Nosotros creemos que sois el Salvador del mundo el Juez Soberano de vivos y de muertos.

-sí lo creemos Señor-

Nosotros creemos todo eso que cree y enseña la Santa Iglesia Católica apostólica y romana

-sí lo creemos Señor-

Nosotros creemos que sois la Verdad misma y que tenéis las palabras de Vida eterna

-sí lo creemos Señor-

De rodillas delante de Vuestra Majestad infinita,comparamos en este momento Vuestras enseñanzas y nuestra conducta, Vuestros beneficios sin número y nuestras ingratitudes sin fin, Vuestros generosos perdones y nuestras promesas tan rápidamente olvidadas, Vuestras inagotables misericordias y nuestras caídas incesantes, Vuestras condescendencia a darnos fácilmente medios de expiación de nuestras faltas y nuestra obstinación a dejar para más tarde la penitencia.

Confundidos y arrepentidos de haber si indignamente respondido a Vuestro amor por nosotros, decimos juntos y del fondo de nuestro corazón

¡Perdón, Señor, perdón!

Por nuestros propios pecados y por los que hicimos cometer a otros.

¡Perdón, Señor, perdón!

Por los pecados de nuestros parientes de nuestros amigos de nuestros compatriotas y de todos los cristianos.

¡Perdón, Señor, perdón!

Por las visitas a Vuestros Tabernáculos hechos sin recogimiento, las Misas escuchadas sin devoción, las Santas Comuniones recibidas sin amor y sin reconocimiento.

¡Perdón, Señor, perdón!

Por las Comuniones indignas, los robos sacrílego y la profanación de Vuestros Santuarios.

¡Perdón, Señor, perdón!

Por la profanación del domingo, por la omisión de la Santa Misa y del deber Pascual.

¡Perdón, Señor, perdón!

Por las falsos juramentos, las blasfemias y las imprecaciones.

¡Perdón, Señor, perdón!

Por los odios y las envidias, los chismes y las calumnias.

¡Perdón, Señor, perdón!

Por las venganzas y los asesinatos, los suicidios y los escándalos.

¡Perdón, Señor, perdón!

Por las persecuciones contra Vuestra Iglesia , Vuestro jefe, sus ministros, sus religiosos y sus hijos los más devotos.

¡Perdón, Señor, perdón!

Por las negligencias culpables de los padres y las desobediencias de los hijos.

¡Perdón, Señor, perdón!

Por las glotonería, las borracheras, la profanación del ayuno y de la abstinencia.

¡Perdón, Señor, perdón!

Por los pensamientos y los deseos, las palabras y las acciones deshonestas.

¡Perdón, Señor, perdón!

En fin por todas las faltas que entristecen Vuestro Divino Corazón.

¡Perdón, Señor, perdón!

En compensación de tantas ingratitudes, nosotros os ofrecemos Corazón Sagrado de Jesús el amor y el reconocimiento de María Vuestra madre la adoración de los nueve coros de ángeles, los homenajes de todos los santos del cielo y de la tierra.

En reparación de tantas iniquidades nosotros os ofrecemos ¡oh Jesús!  Vuestras expiaciones infinitas, las de la Virgen Inmaculada, la de Vuestros sacerdotes, la de Vuestros  mártires, la de  Vuestros elegidos.

Por nuestra parte contando con Vuestra gracia, queremos dar amor por amor y conservar siempre vivo en nuestras almas el recuerdo de Vuestros beneficios. ¡Nosotros lo queremos Señor!

Queremos ser más fervientes en los santos Misterios, más presurosos para visitaros en Vuestra prisión de amor, más ávidos para sentarnos en el banquete de la Eucaristía.

¡Nosotros lo queremos Señor!

Queremos poner nuestros sentimientos y nuestros discursos en constante armonía con  Vuestras enseñanzas, nuestra conducta en perfecta conformidad con Vuestros mandamientos y los de Vuestra Iglesia.

Señor Jesús Vos sabéis que somos débiles, necesitamos la gracia para cumplir nuestras promesas os suplicamos que nos las concedeís a manos llenas para nuestras almas.

Bendecid esta parroquia, esta diócesis, este país entero con las familias que lo componen, las autoridades que lo gobiernan. Bendecid las comunidades religiosas que se han consagrado a la reparación, a la enseñanza, a las obras de caridad. Bendecid a las personas a las cuales estamos unidas por lazos de sangre o de amistad. Permitid a fuerza de amor y de los beneficios recibidos a serviros si fielmente que al final de nuestras vidas, seamos del grupo a los que diréis estas consoladoras palabras: «Venid los benditos de mi padre, tomad posesión del reino que les ha sido preparado desde el origen del mundo. Amén.

(Indulgencia de 100 días)

Anuncios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s