Lecturas del día y Reflexión al Evangelio de Hoy  lunes  29 de agosto  de 2022 «Lectio Divina»

“No te es lícito tener a la mujer de tu hermano”

Anuncios

Señor, hablaba de tu ley delante los reyes, y no fui confundido; me deleitaba en tus mandamientos que tanto amo.

Sal 118, 46-47
Anuncios
Invierta en Paraguay
Anuncios
Audios originales tomados de: panversia.com

Primera Lectura

Lectura del libro del profeta Jeremías       

Jr 1, 17-19

En aquellos días, recibí esta palabra del Señor:17 Cíñete la cintura, levántate y diles todo lo que yo te ordene. No te dejes intimidar por ellos, no sea que te intimide yo delante de ellos. 18 Mira que hoy hago de ti una plaza fuerte, una columna de hierro, una muralla de bronce, frente a todo el país: frente a los reyes de Judá y sus jefes, sus sacerdotes y el pueblo del país. 19 Ellos combatirán contra ti, pero no te derrotarán, porque yo estoy contigo para librarte –oráculo del Señor –».

P/ Palabra de Dios
R/ Te alabamos Señor
Anuncios

Salmo Responsorial

Sal 70

R/. Mi boca contará tu auxilio

A ti, Señor, me acojo:
No quede yo derrotado para siempre;
Tú que eres justo, líbrame y ponme a salvo,
inclina a mi tu oído, y sálvame  R/.

Sé tú mi roca de refugio,
el alcázar donde me salve,
porque mi peña y mi alcázar eres tú, Dios mío,
líbrame de la mano perversa.  R/.

Porque tú, Dios mío, fuiste mi esperanza
y mi confianza Señor, desde mi juventud.
En el vientre materno, ya me apoyaba en tí,
en el seno tú me sostenías. R/.

Mi boca contará tu auxilio,
y todo el día tu salvación.
Dios mío, me instruíste desde mi juventud,
y hasta hoy relato tus maravillas. R/.

Anuncios

Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Marcos

“Te daré cualquier cosa que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino”

Mc 6, 17-29

Anuncios

En aquel tiempo, 17 Herodes había hecho arrestar y encarcelar a Juan a causa de Herodías, la mujer de su hermano Felipe, con la que se había casado. 18 Porque Juan decía a Herodes: «No te es lícito tener a la mujer de tu hermano». 19 Herodías odiaba a Juan e intentaba matarlo, pero no podía, 20 porque Herodes lo respetaba, sabiendo que era un hombre justo y santo, y lo protegía.

21 Un día se presentó la ocasión favorable. Herodes festejaba su cumpleaños, ofreciendo un banquete a sus dignatarios, a sus oficiales y a los notables de Galilea. 22 La hija de Herodías salió a bailar, y agradó tanto a Herodes y a sus convidados, que el rey dijo a la joven: «Pídeme lo que quieras y te lo daré». 23 Y le aseguró bajo juramento: «Te daré cualquier cosa que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino». 24 Ella fue a preguntar a su madre: «¿Qué debo pedirle?». «La cabeza de Juan el Bautista», respondió esta. 25 La joven volvió rápidamente adonde estaba el rey y le hizo este pedido: «Quiero que me traigas ahora mismo, sobre una bandeja, la cabeza de Juan el Bautista».

26 El rey se entristeció mucho, pero a causa de su juramento, y por los convidados, no quiso contrariarla. 27 En seguida mandó a un guardia que trajera la cabeza de Juan. 28 El guardia fue a la cárcel y le cortó la cabeza. Después la trajo sobre una bandeja, la entregó a la joven y esta se la dio a su madre. 29 Cuando los discípulos de Juan lo supieron, fueron a recoger el cadáver y lo sepultaron.

P/ Palabra del Señor
R/ Gloria a ti, Señor Jesús

MEDITACIÓN

“Valdría la pena seguir perseverando en la misión, si lo que vemos es un resultado totalmente opuesto al proyecto de Dios”

El historiador Flavio Josefo explica en su libro dieciocho de “Arqueología judía” que Herodes Antipas, por miedo a los desórdenes políticos que habría podido acarrear el movimiento iniciado por Juan Bautista, llevó a la cárcel al profeta, en la fortaleza de Mequeronte, en el sur de Perea, donde lo mandó ejecutar. Llama la atención que el historiador narre con tanta objetividad algo muy subjetivo. El pueblo manifestó que este profeta fue víctima de la venganza de una mujer irritada. Su muerte nos enseña que habló con claridad denunciando a los poderosos de ese entonces. La segunda mujer de Herodes Antipas, Herodías, era mujer de su hermano, y por ello Juan le dijo que no tenía que estar con ella, porque era adulterio. Ella busca deshacerse del profeta porque denunció su adulterio, utilizando a su hija para pedir que se lo mate.

Herodes, es un rey complaciente, entregado a los caprichos de Herodías, mujer de su hermano Filipo, con quien convive. La hija de Herodías es Salomé, del matrimonio anterior con Filipo, el hermano de Antipas, quien reinó en el norte de Palestina hasta el año 34. El autor nos narra de esta manera porque las actitudes del monarca, esclavizado por sus pasiones, quiere resaltar, pero sobre todo la figura austera del Bautista.

También nos da a pensar que el evangelista al poner este pasaje porque el grupo de Juan Bautista se liquida con esto, y así se muestra que la comunidad creada por Jesús era totalmente nueva, aunque todos veneraran muchísimo al profeta martirizado. El martirio de Juan es premonitorio: el destino trágico de Juan también es el que espera el Mesías y todos los que como Jesús anuncien el Reino.

La palabra mártir, viene del griego, y significa testigo. Entonces, al decir que Juan fue mártir decimos que fue testigo del Reino de Dios, quien preparara el camino para que los corazones estén dispuestos para recibir al Mesías. Al ver su muerte violenta nos hace reflexionar en que otros reinos siempre se opondrán a que el Reino de Dios se implante y crezca. Ser fiel a la misión que Dios nos encomienda como profeta, anunciando su Amor, implica denunciar todo lo que se opone a la concreción de ese Amor. Por tanto, ya sabemos que quienes se opongan al proyecto de Dios, a su misión, se opondrán a nosotros si misionamos como profetas estando al servicio de la Verdad.Un discípulo está llamado a denunciar situaciones que atentan contra la Verdad y la Vida, y se agarran de situaciones corruptas como estilos de vida. El discípulo no debería temer a quien puede matar el cuerpo, pero no podrían acabar con la vida (cf. Mt 10,28-31), que sólo a Dios le pertenece. Como discípulos aprendemos de Juan, hombre justo y santo, quien actúa como verdadero profeta denunciando incluso a las grandes autoridades. Era de tan intachable conducta que lograba el remordimiento en la gente.

Juan, como todo discípulo, está llamado a condenar situaciones de injusticia, inmoralidad, deshonestidad profesional, avaricia del dinero mal habido, egoísmo y toda corrupción. Juan Bautista, fue el precursor con su palabra, con su vida y también con su muerte. Eso mismo se pide a cualquier discípulo del Señor. Juan muere oprimido, víctima de las intrigas y manejos palaciegos no concordes a los valores evangélicos. Podemos ser tentados en pensar si valdría la pena seguir perseverando en la misión, si lo que vemos es un resultado totalmente opuesto al proyecto de Dios y recibiremos el mismo final que Juan y Jesús. Cuando discernimos que vivir y predicar el Evangelio nos llevará a una experiencia llena de inseguridades y adversidades humanas, entonces estamos por el camino correcto. Pero si buscamos seguridad, poder y reconocimiento de los hombres de este mundo, entonces estamos en la barca equivocada.

TE PUEDE INTERESAR:

Anuncios

¡Viva María!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s