Lecturas del día y Reflexión al Evangelio de Hoy SÁBADO 5 DE NOVIEMBRE  de 2022 «Lectio Divina»

“El que es fiel en lo poco también es fiel en lo mucho”

Anuncios

 SS. ZACARÍAS E ISABEL, PADRES DE S. JUAN BAUTISTA

Señor, no me abandones, Dios mío, no te quedes lejos de mí; apresúrate a venir en mi ayuda, mi Señor, mi Salvador.

Sal 37, 22-23
Anuncios
Invierta en Paraguay
Anuncios

Audios originales tomados de: panversia.com

Primera Lectura

Lectura de la Carta del apóstol san Pablo a los Filipenses    

Flp 4, 10-19

Hermanos: 3 Los verdaderos circuncisos somos nosotros, los que ofrecemos un culto inspirado en el Espíritu de Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, en lugar de poner nuestra confianza en la carne, aunque yo también tengo motivos para poner mi confianza en ella.

Si alguien cree que puede confiar en la carne, yo puedo hacerlo con mayor razón; 5 circuncidado al octavo día; de la raza de Israel y de la tribu de Benjamín; hebreo, hijo de hebreos; en cuanto a la Ley, un fariseo; 6 por el ardor de mi celo, perseguidor de la Iglesia; y en lo que se refiere a la justicia que procede de la Ley, de una conducta irreprochable.

7 Pero todo lo que hasta ahora consideraba una ganancia, lo tengo por pérdida, a causa de Cristo. Más aún, todo me parece una desventaja comparado con el inapreciable conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por él he sacrificado todas las cosas, a las que considero como desperdicio, con tal de ganar a Cristo.

P/ Palabra de Dios
R/ Te alabamos Señor
Anuncios

Salmo Responsorial

Sal 111, 1b-2. 5-6. 8a y 9

R/. Dichoso quien teme al Señor

Cantadle al son de instrumentos,
hablad de sus maravillas.
Gloriaos de su nombre santo,
que se alegren los que buscan al Señor. R/.

Recurrid al Señor y a su poder,
buscad continuamente su rostro.
Recordad las maravillas que hizo,
sus prodigios, las sentencias de su boca. R/.

¡Estirpe de Abrahán, su siervo;
hijos de Jacob, su elegido!
El Señor es nuestro Dios,
Él gobierna toda la tierra. R/.

Anuncios
Anuncios

Evangelio

Lectura del santo Evangelio según San Lucas

Lc 16, 9-15

“Ningún servidor puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro”

Anuncios

En aquel tiempo, dijo Jesús: 9 Gánense amigos con el dinero de la injusticia, para que el día en que este les falte, ellos los reciban en las moradas eternas.

10 El que es fiel en lo poco, también es fiel en lo mucho, y el que es deshonesto en lo poco, también es deshonesto en lo mucho. 11 Si ustedes no son fieles en el uso del dinero injusto, ¿quién les confiará el verdadero bien?

12 Y si no son fieles con lo ajeno, ¿quién les confiará lo que les pertenece a ustedes?

13 Ningún servidor puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al dinero».

14 Los fariseos, que eran amigos del dinero, escuchaban todo esto y se burlaban de Jesús. 15 El les dijo: «Ustedes aparentan rectitud ante los hombres, pero Dios conoce sus corazones. Porque lo que es estimable a los ojos de los hombres, resulta despreciable para Dios.

P/ Palabra del Señor
R/ Gloria a ti, Señor Jesús

MEDITACIÓN

“De todos los recursos que Dios nos haya dado, lo hizo para administrar mejor nuestra vida y ayudar a la administración de la vida de los demás, y de todo eso deberemos rendir cuenta ante Dios

Jesús enseña a sus discípulos a ser fieles siempre y en todas partes. Porque si una persona es infiel en algo pequeño, también lo será en algo más grande. De ahí que la persona escucha la Palabra de Dios y por la fuerza de Dios llega a ser fiel. Fácilmente alguien puede caer en la deshonestidad o infidelidad. “Quien se descuida en lo pequeño, poco a poco caerá” (Eclo 19,1). Toda nuestra vida está hecha de cosas pequeñas y hasta a veces parecieran insignificantes. Las cotidianas fidelidades a los deberes más sencillos que nos toquen y concretar las obligaciones más comunes, son cosas de todos los días.

Pero atención: no llegamos a ser fieles por nuestros méritos solamente, aunque éstos sean importantes y necesarios, sin embargo, nuestros esfuerzos o méritos son absolutamente insuficientes. Necesitamos de la Gracia de Dios para llegar a ser y permanecer fieles. Pero el Señor nos pide astucia, sabiduría. Saber movernos en cualquier ambiente de vida. Quienes están detrás del dinero, no le tienen a Dios en sus corazones.

No se podrán superar los grandes obstáculos en la vida, si no se superan los pequeños reveses o adversidades de cada día; las pequeñas derrotas en el día a día serán la causa de las derrotas grandes en la vida, en los momentos decisivos. La mayor fidelidad y permanecer en esa fidelidad es posible gracias a la fortaleza que se tenga para afrontar y permanecer fieles en las pequeñas cosas de cada día, pero sabiendo que, sin el auxilio de la Gracia de Dios, será imposible alcanzar esa fidelidad a la que Dios nos llama.

En el texto Jesús se refiere a las cosas materiales o el dinero, pero se puede discernir y concretar en cualquier aspecto de la vida, como el talento, cualidades, salud, simpatía, posición social o alguna gracia especial que Dios te da para hacer el bien, principalmente para lograr ser instrumentos de la salvación de los hermanos. Lo que pasa es que de todos los recursos que Dios nos haya dado, lo hizo para administrar mejor nuestra vida y ayudar a la administración de la vida de los demás, y de todo eso deberemos rendir cuenta ante Dios.

“Oiga esto el avaro y vea que no puede servir a la vez a Jesucristo y a las riquezas. Sin embargo, no dijo: Quien tiene riquezas, sino el que sirve a las riquezas, porque el que está esclavizado por ellas las guarda como su siervo, y el que sacude el yugo de esta esclavitud, las distribuye como señor. Pero el que sirve a las riquezas sirve también a aquel que por su perversidad es llamado con razón dueño de las cosas terrenas y el príncipe de este siglo” (San Beda el Venerable). Dios mira y ve nuestra interioridad, nuestras intenciones. Por eso condenó a los fariseos, quienes eran amigos del dinero, queriendo aparentar delante de los hombres. En el fondo eran vacíos de misericordia y de amor hacia los más necesitados, se convirtieron en personas soberbias, alabándose a sí mismas y no a Dios. Lo más terrible siempre ronda el corazón, y es hacerse pasar por lo que no es, por ejemplo, ser injusto y querer aparentar ser justo, ser violento y querer aparentar ser amable, estar llenos de avaricia y aparentar ser generosos y compasivos, dejarse llevar por los bajos instintos y aparentar ser de las más rígidas costumbres, dejarse sumir por la pereza, pero aparentar ser preocupado por los necesitados y trabajador para ayudar a los demás.

Jesús mismo dice que Dios conoce los corazones, es decir, ante Él no se puede aparentar lo que uno no es. Por ello, se pide ser limpios y puros de corazón, con costumbres sanas, conciencia recta y delicada ante los ojos de Dios. Y si somos fieles en poco, Él nos confiará más e incluso mucho más. Pero siempre teniendo en cuenta que la fidelidad no es sólo el resultado de nuestros méritos o esfuerzos humanos, sino de la Gracia de Dios, algo que se nos presenta como un don. Pidamos entonces ese don de la fidelidad, y el Señor obrará maravillas en nuestra vida y en la vida de las personas de nuestro entorno.

Sabemos que el evangelista Lucas se dirige a una comunidad de origen griego, con posición económica buena, es decir, no estaban sufriendo esas necesidades. Y les pide fundamentalmente a no estar al servicio del dinero. ¿El dinero pasa a ser un medio para mi vida, está al servicio de mi vida y de los demás o mi vida está al servicio del dinero? Si está al servicio del dinero, si todo lo hacemos por el dinero, estamos cayendo en la idolatría, nuestro dios es Mammona, el Dinero. Pongamos los bienes, las riquezas de este mundo al servicio del Reino de Dios.

Anuncios

Si quieres Donar para que sigamos creando y creciendo. Abundantes Gracias y Bendiciones https://www.paypal.com/donate/?hosted_button_id=STYYR9CCBWKUC

¡Viva María!

AURA

La transformación digital es un reto para nuestra Iglesia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s