Lecturas del día y Reflexión al Evangelio de Hoy  MIÉRCOLES 23  DE NOVIEMBRE de 2022 «Lectio Divina»

“Serán odiados por todos a causa de mi nombre”

Anuncios

 

San Clemente I, papa y mártir, o San Columbano, Abad

El Cordero que ha sido inmolado es digno de recibir el poder y la riqueza, la sabiduría, la fuerza y el honor. A él la gloria y el poder para siempre.

Apoc 5, 12; 1, 6
Anuncios
Invierta en Paraguay
Anuncios
Audios originales tomados de: panversia.com

Primera Lectura

Lectura del libro del Apocalipsis

Ap 15, 1-4

Yo, Juan, tuve una visión: 1 vi en el cielo otro signo grande y admirable: siete Angeles que llevaban las siete últimas plagas, con las cuales debía consumarse la ira de Dios. 2 También vi como un mar de cristal, mezclado de fuego. Los que habían vencido a la Bestia, a su imagen y la cifra de su nombre, estaban de pie sobre el mar, teniendo en sus manos grandes arpas, 3 y cantaban el canto de Moisés, el servidor de Dios, y el canto del Cordero, diciendo:

«¡Grandes y admirables son tus obras, Señor, Dios todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los pueblos! ¿Quién dejará de temerte, Señor, quién no alabará tu Nombre? Sólo tú eres santo, y todas las naciones vendrán a adorarte, porque se ha manifestado la justicia de tus actos».

P/ Palabra de Dios
R/ Te alabamos Señor
Anuncios

Salmo Responsorial

Sal 97,1.2-3ab.7-8.9

R/. Grandes y maravillosas son tus obras, Señor, Dios omnipotente

Cantad al Señor un cántico nuevo
porque ha hecho maravillas
Su diestra, le ha dado la victoria,
su santo brazo. R/.

El Señor da a conocer su salvación,
revela a las naciones su justicia:
se acordó de su misericordia y su fidelidad
en favor de la casa de Israel. R/.

Retumbe el mar y cuanto contiene,
la tierra y cuantos la habitan;
aplaudan los ríos,
aclamen los montes. R/.

Al Señor, que llega
para regir la tierra.
Regirá el orbe con justicia
y los pueblos con rectitud. R/.

Anuncios
Anuncios

Evangelio

Lectura del santo Evangelio según San Lucas

San Lucas

“TENGAN BIEN PRESENTE QUE NO DEBERAN PREPARAR SU DEFENSA, ORQUE YO MISMO LES DARE UNA ELOCUENCIA Y UNA SABIDURIA QUE NINGUNO DE SUS ADVERSARIOS PODRA RESISTIR NI CONTRADECIR.”

Anuncios

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:12 los detendrán, los perseguirán, los entregarán a las sinagogas y serán encarcelados; los llevarán ante reyes y gobernadores a causa de mi Nombre, 13 y esto les sucederá para que puedan dar testimonio de mí. 14 Tengan bien presente que no deberán preparar su defensa, 15 porque yo mismo les daré una elocuencia y una sabiduría que ninguno de sus adversarios podrá resistir ni contradecir. 16 Serán entregados hasta por sus propios padres y hermanos, por sus parientes y amigos; y a muchos de ustedes los matarán. 17 Serán odiados por todos a causa de mi Nombre. 18 Pero ni siquiera un cabello se les caerá de la cabeza. 19 Gracias a la constancia salvarán sus vidas.

P/ Palabra del Señor
R/ Gloria a ti, Señor Jesús

MEDITACIÓN

Jesucristo a través de su Iglesia nos promete que Él nos dará la firmeza sólida y la victoria final

Clemente fue el cuarto obispo de Roma, luego de Pedro, Lino y Cleto, durante los años 88 al 98. Él envió una carta a los corintios para que se restablezca la paz y la concordia entre hermanos y es uno de los documentos más antiguos del ejercicio del papado, que se leía en las celebraciones dominicales junto a la palabra de Dios. Una tradición afirma que fue exiliado en Crimea; allí le ataron un ancla al cuello, lo tiraron al mar y murió ahogado en el año 101. Columbano nació en Irlanda entre el 525 y 530, en donde ingresó a la vida monástica y murió en el monasterio en Bobbio, Piacenza (Italia), el 23 noviembre de 615. Se hizo peregrino por Cristo para anunciar el evangelio en Francia, donde fundó algunos monasterios. Abandonó la obra a causa de las circunstancias políticas, emigrando a la región de Emilia (Italia) donde fundó un monasterio en Bobbio, caracterizado por la disciplina, el estudio y la santidad de los monjes. Muchos lo acusaban de que era muy duro y exigente con los demás, pero también consigo mismo

(cf. La Liturgia Cotidiana 23/11/2022, pág. 76).

En muchas ocasiones nos surgen las preguntas si por qué a los malos les va bien (entiéndase sólo desde lo material o económico) y a los buenos cristianos les va no tan bien o hasta les va mal. En otras, nos cuestionan si por qué los cristianos discriminamos y hasta no practicamos la misericordia (manipulando el sentido de “misericordia” adecuando a sus intereses particulares, pero no cristiano), etc. Y cada vez más se promueve una vida sin sacrificios y de total bienestar.

Muchos dicen que lo importante es estar bien, tener todas las comodidades, que nadie nos moleste y no molestar a nadie. Y también se muestra a través de los medios masivos de comunicación (últimamente con las redes sociales o la industria fílmica) que a los criminales o a los corruptos se les abren todas las puertas y llevan una vida ideal. Esa es la imagen que se va instalando en el corazón de mucha gente. Pero también comprendemos desde la perspectiva cristiana que esa vida es vacía, sin proyección, pues seguramente si vivimos alejados de las obras de misericordia y del amor verdadero, no pasaremos el examen al final de nuestros días.

Hemos dicho que lo más seguro, lo que nos mantendrá firmes es la fe en Cristo, más allá de las persecuciones o adversidades en la historia que tengamos que afrontar. Sabemos que, al ser discípulos de Cristo, estamos destinados a padecer como Él lo hizo y pasar por lo que Él pasó, pero asegurando también el destino final: la vida eterna en la gloria. Más que nunca vivimos en medio de una sociedad que vacila, que se rebela contra los valores de lo justo y lo santo, esto es el ataque que recibimos por dar testimonio de la verdad de Jesucristo. Esta locura antropocéntrica con la ideología de género, que se quiere ir aprobando en todos los

gobiernos del mundo entero es totalmente contraria a lo que la Iglesia enseña y encarna a lo largo de los siglos en todas las culturas. Ante este fenómeno manifestamos que no existe ninguna institución en el mundo como la Iglesia Católica que haya aportado tanto para el bien de la humanidad, las raíces cristianas encontramos por todas partes, pero hoy día la misma sociedad se vuelve contra ella misma al arrancar sus propias raíces, conduciéndola a terminar enferma y en la muerte.

Incluso en muchos casos tantas personas son exigidas a renunciar a sus valores cristianos y someterse a unos valores que atentan la propia identidad religiosa, cultural, y a costumbres que no le ayudan a ser mejores personas en el mundo. Es más, si no se someten aceptando todas sus ofertas indecentes, no tendrán forma de ser parte del sistema, que cada vez más se vuelve autorreferencial con tendencia a prescindir de Dios y de la propia soberanía. Ante todas estas mentiras, Jesucristo a través de su Iglesia nos promete que Él nos dará la firmeza sólida y la victoria final, así como decía san Pablo: “Si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros?” (Rom 8,31).

Pero atención: al decir que la victoria final será en y con Cristo, no significa que en este mundo sea todo color de rosas, lo más seguro es que realmente sea el fracaso, así como nuestro Maestro, quien murió como los peores criminales de la época, en la Cruz. Al seguir nuestra fidelidad a Jesús y a su causa, nos llevará a la incomprensión de algunos miembros de la propia familia, de algunos amigos, de hermanos de comunidad y de servicio o ministerio. Nos consuela saber que Dios lo ve todo, aunque sabe de qué barro fuimos hechos (cf. Sal 102,14), conoce todo lo bueno que hay en nosotros y se proyecta hacia los demás a través nuestro. Él nos había dicho que ni un cabello de nuestra cabeza se perderá (cf. Lc 21,18), enseñándonos que Dios todo lo tiene en cuenta. En síntesis, nada de Jesús se ha perdido con la Pascua, por tanto, tampoco nada del cristiano estará perdido con la vida de la Pascua que retorna todo victorioso y transformado.

Lo importante es estar atentos a los signos de los tiempos, sin dejar la vida constante de oración, llevando una conducta coherente con su enseñanza, para nunca perder el discernimiento y la esperanza. Aunque se experimente todo tipo de prejuicios, juicios, persecuciones y cárceles, los discípulos debemos dar testimonio de la vida cristiana siempre con la Cruz a cuestas con sentido de Redención.

Anuncios

Si quieres Donar para que sigamos creando y creciendo. Abundantes Gracias y Bendiciones https://www.paypal.com/donate/?hosted_button_id=STYYR9CCBWKUC

DESCARGA, IMPRIME Y COMPARTE

¡Viva María!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s