Lecturas del día y Reflexión al Evangelio de Hoy  MIÉRCOLES 25  DE ENERO DE 2023 «Lectio Divina»

“Vayan por todo el mundo y anuncien la Buena Noticia a toda la creación”

Anuncios

TERCERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

Sé en quién he puesto mi confianza, y estoy convencido de que el Señor, como justo juez, es capaz de conservar hasta aquel día el bien que me ha encomendado.

2Tim 1, 12; 4, 8
Anuncios

Audios originales tomados de: panversia.com

Primera Lectura

Lectura de la carta a los Hebreos

Hch 22, 3-16

En aquellos días dijo Pablo al Pueblo: «Yo soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero me he criado en esta ciudad y he sido iniciado a los pies de Gamaliel en la estricta observancia de la Ley de nuestros padres. Estaba lleno de celo por Dios, como ustedes lo están ahora.

Perseguí a muerte a los que seguían este Camino, llevando encadenados a la prisión a hombres y mujeres; el Sumo Sacerdote y el Consejo de los ancianos son testigos de esto. Ellos mismos me dieron cartas para los hermanos de Damasco, y yo me dirigí allá con el propósito de traer encadenados a Jerusalén a los que encontrara en esa ciudad, para que fueran castigados.

En el camino y al acercarme a Damasco, hacia el mediodía, una intensa luz que venía del cielo brilló de pronto a mi alrededor.

Caí en tierra y oí una voz que me decía: «Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?».

Le respondí: «¿Quién eres, Señor?», y la voz me dijo: «Yo soy Jesús de Nazaret, a quien tú persigues».

Los que me acompañaban vieron la luz, pero no oyeron la voz del que me hablaba.

Yo le pregunté: «¿Qué debo hacer, Señor?». El Señor me dijo: «Levántate y ve a Damasco donde se te dirá lo que debes hacer».

Pero como yo no podía ver, a causa del resplandor de esa luz, los que acompañaban me llevaron de la mano hasta damasco.

Un hombre llamado Ananías, fiel cumplidor de la Ley, que gozaba de gran prestigio entre los judíos del lugar, vino a verme y, acercándose a mí, me dijo: «Hermano Saulo, recobra la vista». Y en ese mismo instante, pude verlo.

Él siguió diciendo: «El Dios de nuestros padres te ha destinado para conocer su voluntad, para ver al Justo y escuchar su Palabra, porque tú darás testimonio ante todos los hombres de lo que has visto y oído.

Y ahora, ¿qué esperas? Levántate, recibe el bautismo y purifícate de tus pecados, invocando su Nombre».

P/ Palabra de Dios
R/ Te alabamos Señor
Anuncios
Anuncios

Salmo Responsorial

Sal 116, 1. 2

R/. Id al mundo entero y proclamad el Evangelio

Alabad al Señor, todas las naciones,
aclamadlo, todos los pueblos. R/.

Firme es su misericordia con nosotros,
su fidelidad dura por siempre. R/.

Anuncios
Anuncios

Evangelio

Lectura del santo Evangelio según San Marcos

Mc 16, 15-18

“El que crea y se bautice se salvara. el que no crea se condenara.”
Anuncios

En aquel tiempo, llegaron la madre de Jesús y sus hermanos y, quedándose afuera, lo mandaron llamar.

La multitud estaba sentada alrededor de Jesús, y le dijeron: «Tu madre y tus hermanos te buscan ahí fuera». Él les respondió: «¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?».

Y dirigiendo su mirada sobre los que estaban sentados alrededor de él, dijo: «Estos son mi madre y mis hermanos. Porque el que hace la voluntad de Dios, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre».

P/ Palabra del Señor
R/ Gloria a ti, Señor Jesús

MEDITACIÓN

Con nosotros se completa la comunidad de los Doce, pues quiere que cada uno de nosotros seamos partes en ir concretando la misión encomendada.”

“Conocemos varios datos de la vida de san Pablo, o mejor dicho de Saulo, tal su nombre hebreo, antes de su encuentro con Cristo. Nacido en una familia judía de tendencia farisea, como todos los fariseos, laicos, se dedicó al estudio de las Escrituras y desarrolló un oficio. Su oficio era tejedor de carpas, y con este trabajo se ganó la vida también durante su etapa como apóstol. Como todos los fariseos, conocía no sólo las Escrituras sino también los comentarios y aplicaciones surgidos de la enseñanza de los maestros de la Ley. Todo esto estará puesto al servicio del Evangelio después de que Cristo se cruce en su camino” (La Liturgia Cotidiana, 25/01/2023, pág. 76). “En esta fiesta contemplamos, sobre todo, la misericordia de Dios sobre el hombre. Yendo de camino, confundido entre sus convicciones y los signos de los tiempos, iba el impetuoso Saulo, hasta que se encontró con el Resucitado, que le dio nuevas perspectivas, que amplió su visión de Dios. Tras aquel punto de partida, el cristiano Pablo de Tarso trabajó incansablemente para que sus hermanos de todos los confines del mundo, pudieran conocer el Evangelio” (La Liturgia Cotidiana, 25/01/2022, pág. 79).

Hoy es un día súper especial para todos nosotros, pues recibimos uno de los legados más maravillosos de nuestra historia: la Conversión del Apóstol san Pablo. Obedeció a la voz de Dios para convertirse en el misionero más extraordinario que el Señor nos regaló. Con tanto celo y ardor persiguió a los cristianos, pero se convertirá luego en el gran predicador a los paganos y perseguido en medio de tantas dificultades de su tiempo. No se contentó con predicar, sino que empuñó la pluma y escribió cartas que desafía a todas las culturas y los tiempos, una gran herencia de la sabiduría divina y humana. Nos quedamos con “Ya no soy yo quien vive, es Cristo quien vive en mí” (Gál 2,20), mostrando su total identificación con Cristo.

El mandato misionero viene del Señor Resucitado, quien se apareció a Saulo camino a Damasco. Lo fundamental será para anunciar la Buena Noticia, no para decir palabras acomodadas a las situaciones de las personas. Lo que se pretende siempre es que las personas puedan convertirse, que cambien de vida, puedan superar los males de este mundo en cualquier dimensión de su existencia, ser partícipes de la nueva creación, ya que el Señor hace nuevas todas las cosas. Es interesante el texto de hoy, refiere a los Once: entonces falta uno, el que lo traicionó, lo que nos indica que ese lugar está reservado para cualquiera de nosotros que estamos leyendo o proclamando este Evangelio. Con nosotros se completa la comunidad de los Doce, pues quiere que cada uno de nosotros seamos partes en ir concretando la misión encomendada. La gran misión de Jesús a la que la Iglesia debe ser fiel hasta el final de sus días es este mandato del anuncio de la Buena Noticia. Pablo VI, en Evangelii Nuntiandi 14, decía que “la Iglesia existe para evangelizar”. Es su razón de ser, llevar esa Buena Nueva allí donde hay gente necesitada de recibir ese amor que proviene de Dios, esa es su vocación fundamental. Debe enseñar, predicar, ser ese canal para que la Gracia de Dios llegue al corazón de cada persona, procurar para que las personas se reconcilien con Dios, que el Sacrificio Eucarístico sea celebrado y vivido permanentemente, llevando la esperanza al mundo entero. Como decía san Pablo: “Proclama la Palabra, insiste a tiempo y a destiempo” (2 Tim 4,2).

Este envío solemne de los discípulos es fascinante. Pues en este caso pide que se vaya a toda la creación como en Col 1,23 y al mundo entero como en Rom 1,8. Sabemos que la Buena Noticia se refiere a la Persona de Jesús y a su Mensaje (Palabra de Dios), o todo lo que Él había enseñado. Quienes no crean se condenarán dice, aunque el texto original hace referencia a los que se nieguen a creer. Es decir, aquellas personas que obstinada y culpablemente se nieguen a creer. Al expresarse de esta manera más carismática aparentemente nos remontamos a una comunidad incluso más primitiva, no tan institucionalizada aún.

En cuanto el creyente le viva a Cristo profundamente (cf. Gál 2,20), los prodigios que hacía Jesús también podrán hacer sus discípulos, quienes crean en Él, como expulsar demonios, sanar enfermos, hablar en lenguas, tomar serpientes, etc. Está indicando que quien cree de verdad, será imagen y semejanza de Jesús, mejor todavía: será otro Cristo en el mundo (incluso, el mismo Cristo que se hace presente más allá del tiempo y del espacio) y, por tanto, hará los mismos signos que su Maestro llegó a hacer. Quien haya recibido una Noticia como la del Resucitado, no puede quedarse callado, debería hacer como la Magdalena (cf. Mc 16,10) ir a contar la experiencia de que Jesús está vivo y nos ama. Encontramos en los textos de hoy una riqueza impresionante, un fariseo celoso quien persigue a los cristianos, por el camino se le cruza Cristo y se cae de sus seguridades para empezar una nueva vida cristiana, convirtiéndose en el misionero de los paganos, quien abrió la fe a otras culturas y a través de quien Dios habló con claridad generando tantas conversiones a lo largo de los siglos. Él nos invita a ir por todo el mundo a anunciar el Evangelio, llevando esa Noticia de la compasión, del perdón, de la generosidad, de la solidaridad, del compromiso a hacer el bien sin mirar a quién, a ser misioneros de su amor

CÓMO SOLICITAR LA RELIQUIA EN PEREGRINACIÓN

Anuncios

¿Quieres unirte a Unpasoaldia, portal web católico, y hacer que contenido católico llegue a más personas? ¡¡¡Te estamos esperando!!!

Únete a nosotros con:

* tus escritos, audios, videos o noticias de contenido católico,
* tus ideas, homilías u otros recursos religiosos, o
* alguna otra forma de aporte.
Escribiéndonos a: contactounpasoaldia@gmail.com

Si quieres Donar para que sigamos creando y creciendo. Abundantes Gracias y Bendiciones https://www.paypal.com/donate/?hosted_button_id=STYYR9CCBWKUC

DESCARGA, IMPRIME Y COMPARTE

¡Viva María!

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s