Lecturas del día y Reflexión al Evangelio de Hoy  LUNES 13  DE MARZO DE 2023 «Lectio Divina»

“Les aseguro que ningún profeta es bien recibido en su tierra”.

Anuncios

Tercera semana del tiempo de Cuaresma.

Mi alma se consume de deseos por los atrios del Señor; mi corazón y mi carne claman ansiosos por el Dios viviente.  

Sal 83, 3

Anuncios

Audios originales tomados de: panversia.com

Primera Lectura

LECTURA DEL SEGUNDO LIBRO DE LOS REYES

2Re 5, 1-15a

En aquellos días, Naamán, general del ejército de Siria, gozaba de la estima y del favor de su rey, pues por su medio había dado el Señor la victoria a Siria. Pero este gran guerrero era leproso.

Sucedió que una banda de sirios, en una de sus correrías, trajo cautiva a una jovencita, que pasó luego al servicio de la mujer de Naamán. Ella le dijo a su señora: “Si mi señor fuera a ver al profeta que hay en Samaria, ciertamente él lo curaría de su lepra”.

Entonces fue Naamán a contarle al rey, su señor: “Esto y esto dice la muchacha israelita”. El rey de Siria le respondió: “Anda, pues, que yo te daré una carta para el rey de Israel”. Naamán se puso en camino, llevando de regalo diez barras de plata, seis mil monedas de oro, diez vestidos nuevos y una carta para el rey de Israel que decía: “Al recibir ésta, sabrás que te envío a mi siervo Naamán, para que lo cures de la lepra”.

Cuando el rey de Israel leyó la carta, rasgó sus vestiduras exclamando: “¿Soy yo acaso Dios, capaz de dar vida o muerte, para que éste me pida que cure a un hombre de su lepra? Es evidente que lo que anda buscando es un pretexto para hacerme la guerra”.

Cuando Eliseo, el hombre de Dios, se enteró de que el rey había rasgado sus vestiduras, le envió este recado: “¿Por qué rasgaste tus vestiduras? Envíamelo y sabrá que hay un profeta en Israel”.

Llegó, pues, Naamán con sus caballos y su carroza, y se detuvo a la puerta de la casa de Eliseo. Éste le mandó decir con un mensajero: “Ve y báñate siete veces en el río Jordán, y tu carne quedará limpia”. Naamán se alejó enojado, diciendo: “Yo había pensado que saldría en persona a mi encuentro y que, invocando el nombre del Señor, su Dios, pasaría la mano sobre la parte enferma y me curaría de la lepra. ¿Acaso los ríos de Damasco, como el Abaná y el Farfar, no valen más que todas las aguas de Israel? ¿No podría bañarme en ellos y quedar limpio?”

Dio media vuelta y ya se marchaba, furioso, cuando sus criados se acercaron a él y le dijeron: “Padre mío, si el profeta te hubiera mandado una cosa muy difícil, ciertamente la habrías hecho; cuanto más, si sólo te dijo que te bañaras y quedarías sano”.

Entonces Naamán bajó, se bañó siete veces en el Jordán, como le había dicho el hombre de Dios, y su carne quedó limpia como la de un niño. Volvió con su comitiva a donde estaba el hombre de Dios y se le presentó, diciendo: “Ahora sé que no hay más Dios que el de Israel”.

P/ Palabra de Dios
R/ Te alabamos Señor
Anuncios

Salmo Responsorial

Sal 41

R/. Mi alma tiene sed del Dios vivo: ¿cuándo veré el rostro de Dios?

Como busca la cierva corrientes de agua,
así mi alma te busca a ti, Dios mío. R/.

Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo:
¿cuándo entraré a ver el rostro de Dios?. R/.

Envía tu luz y tu verdad:
que ellas me guíen
y me conduzcan hasta tu monte santo,
hasta tu morada. R/.

Me acercaré al altar de Dios,
al Dios de mi alegría;
y te daré gracias al son de la cítara,
Dios, Dios mío. R/.

Anuncios
Anuncios

Evangelio

Lectura del santo Evangelio según SAN LUCAS

Lc 4, 24-30

Anuncios

“Yo les aseguro que había muchas viudas en Israel en el tiempo de Elías.

Anuncios

En aquel tiempo, Jesús llegó a Nazaret, entró a la sinagoga y dijo al pueblo:

Yo les aseguro que nadie es profeta en su tierra. Había ciertamente en Israel muchas viudas en los tiempos de Elías, cuando faltó la lluvia durante tres años y medio, y hubo un hambre terrible en todo el país; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una viuda que vivía en Sarepta, ciudad de Sidón. Había muchos leprosos en Israel, en tiempos del profeta Eliseo; sin embargo, ninguno de ellos fue curado, sino Naamán, que era de Siria”.

Al oír esto, todos los que estaban en la sinagoga se llenaron de ira, y levantándose, lo sacaron de la ciudad y lo llevaron hasta una saliente del monte, sobre el que estaba construida la ciudad, para despeñarlo. Pero él, pasando por en medio de ellos, se alejó de allí.

P/ Palabra del Señor
R/ Gloria a ti, Señor Jesús

Anuncios

MEDITACIÓN

La misericordia de Dios está ofrecida a toda persona que decida tenerle a Jesús en su vida y sea su Rey.”

Recordemos que este texto es inmediatamente luego de que Jesús anunciara la concreción de la profecía de Isaías, cumpliendo el designio de Dios, pues Él es el que debe llevar a los pobres la buena noticia de que Dios trae la libertad y el perdón. Él es el Mesías quien trae la salvación a la humanidad. Lo llamativo es que los suyos, donde él creció, lo rechazan por dos motivos: porque es hijo de José, una especie de menosprecio, pues se imaginaban alguien externo a ellos que sería el Mesías de Dios, mostrándose de modo esplendoroso, desconcertante, impresionando por la espectacularidad; pero se nota que creció en medio de ellos de manera humilde y sencilla.

Por otro lado, quieren milagros, experiencias extraordinarias, así como el Diablo lo había tentado a Jesús (cf. Lc 4,9); se quieren asegurar y pretenden que Dios les demuestre su verdad. Jesús por ello se escandaliza, porque es muy humilde, aquel Siervo fiel y obediente, ungido como rey anunciando el año de Gracia, año para perdonar los pecados y liberar a los esclavos y presos. Ciertamente eso es desconcertante, por las expectativas humanas que tenían del Mesías, del Salvador.

La Palabra de Jesús siempre incomoda y saca de los esquemas religiosos prefabricados que tengamos. Cuando Jesús habla, nos libera de los prejuicios atados a esquemas territoriales, donde se pretende encadenar la vida de Dios a un estilo y método. Pero así los pobres y extranjeros, como la viuda de Sarepta y Naamán el sirio, fueron quienes recibieron la visita y el favor de Dios porque se abrieron a esa posibilidad y Él es fiel respondiendo con pasión a favor de ellos, los más débiles de la tierra. Porque Él se jugó por los más pequeños sufrió un atentado, fue traicionado y atacado por los cercanos, por los suyos, y posteriormente las autoridades religiosas y civiles lograron que se lo maten. Atención: así como Elías y Eliseo, profetas más antiguos e importantes de Israel, llevaron la buena noticia a extranjeros, Jesús manifiesta que la salvación está destinada a toda persona que la acepta y no sólo para los israelitas. Es decir, la misericordia de Dios está ofrecida a toda persona que decida tenerle a Jesús en su vida y sea su Rey. Es notable observar cómo Él también es rechazado por los suyos, así como todos los profetas. Su actitud invita a seguir siendo fieles a la misión que nos da Dios en la vida, aunque existan conflictos, adversidades y ataques de toda laya. No importa si los ataques provienen de cerca, de personas que comen en nuestra mesa, o de lejos, de personas desconocidas, o de situaciones que van más allá de nuestras fuerzas (ejemplo, Covid-19, o desequilibrios de la naturaleza, o algún otro tema

injusto como la guerra), siempre nuestro sí al Señor debe ser lo primero.

Encontramos que la historia se repite: Así como los profetas no fueron escuchados y han sido rechazados por los suyos, también ahora con Jesús, quien abre la hermosa posibilidad de que los gentiles (los paganos) pudieran recibir la Buena Noticia de su Amor. Recordemos que el único milagro es la Presencia de Jesús en y entre nosotros, Él está vivo y operando en cada corazón que le abre para que su Misericordia sea la principal protagonista.

Jesús nos habla con su Palabra viva y eficaz en cada situación de la historia. Qué maravilloso para nosotros, seres de barro, con tantas limitaciones y debilidades, con “antecedentes no tan hermosos que digamos” delante de Dios, y saber que vino y viene por cada uno de nosotros trayéndonos la alegría de la salvación. Si somos discípulos del Señor, ¿estamos dispuestos a afrontar también el rechazo y desprecio por personas cercanas, por los nuestros? ¿Qué reacción tendríamos en tal situación? ¿Venganza, perdón, amor, odio, misericordia? Nuestra respuesta indicaría si estamos realmente en condiciones de ser discípulos misioneros de nuestro tiempo. A veces nuestra reacción es la desesperanza ante una situación que nos supera; San Pío de Pietrelcina decía: “Por muy altas que sean las olas, el Señor es más alto. Espera… la calma volverá”.

CÓMO SOLICITAR LA RELIQUIA EN PEREGRINACIÓN

Anuncios

¿Quieres unirte a Unpasoaldia, portal web católico, y hacer que contenido católico llegue a más personas? ¡¡¡Te estamos esperando!!!

Únete a nosotros con:

* tus escritos, audios, videos o noticias de contenido católico,
* tus ideas, homilías u otros recursos religiosos, o
* alguna otra forma de aporte.
Escribiéndonos a: contactounpasoaldia@gmail.com

Si quieres Donar para que sigamos creando y creciendo. Abundantes Gracias y Bendiciones

https://www.paypal.com/donate/?hosted_button_id=STYYR9CCBWKUC

DESCARGA, IMPRIME Y COMPARTE

¡Viva María!

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s