Evangelio de hoy lunes, 13 de diciembre de 2021

«¿Con qué autoridad haces esto? ¿Y quién te ha dado tal autoridad?»

Texto del Evangelio (Mt 21,23-27): 

En aquel tiempo, Jesús entró en el templo. Mientras enseñaba se le acercaron los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo diciendo: «¿Con qué autoridad haces esto? ¿Y quién te ha dado tal autoridad?». Jesús les respondió: «También yo os voy a preguntar una cosa; si me contestáis a ella, yo os diré a mi vez con qué autoridad hago esto. El bautismo de Juan, ¿de dónde era?, ¿del cielo o de los hombres?». Ellos discurrían entre sí: «Si decimos: ‘Del cielo’, nos dirá: ‘Entonces, ¿por qué no le creísteis?’. Y si decimos: ‘De los hombres’, tenemos miedo a la gente, pues todos tienen a Juan por profeta». Respondieron, pues, a Jesús: «No sabemos». Y Él les replicó asimismo: «Tampoco yo os digo con qué autoridad hago esto».

Con qué autoridad haces esto? ¿Y quién te ha dado tal autoridad? | Hijas de  María Auxiliadora – Salesianas Antillas

https://www.ciudadredonda.org/

¿Con qué autoridad haces esto?

El evangelio de hoy presenta a Jesús debatiendo, una vez más, con los sumos sacerdotes y ancianos del pueblo. En esta ocasión, son ellos quienes inician la conversación con una pregunta que, bajo apariencias de adulación, escondía veneno. Le interrogan acerca del origen de la insólita autoridad con la que actuaba Jesús. Porque su fuerza seductora le hacía tan atractivo e irresistible ante el pueblo, tan increíblemente “divino”, que se convertía en serio competidor de la religión oficial, la que ellos representaban. Era la suya una pregunta hecha con malicia, sin interés alguno por abrirse a la verdad escondida en la persona del Maestro, en sus obras y en su mensaje.

Bajo su pregunta, estas autoridades religiosas escondían una baza sibilina: arrancar de labios de Jesús una clara y concluyente confesión acerca de sus pretensiones. Hurgaban en su conciencia para ponerle contra las cuerdas. Le solicitaban subrepticiamente una legitimación verbal de su creciente mesianismo. Lo que pedían era, ni más ni menos, una declaración formal de ese profetismo suyo, que le hacía acreditarse como representante directo de Dios. Les serviría de convincente acusación. En el fondo de esa larga polémica, cada vez más cruda e insostenible, Jesús mostró, siempre y sin ningún tipo de concesiones, su referencia, directa y sin igual, a la autoridad de Dios. Y eso, además de insólito y atrevido, era sumamente peligroso.

Hábilmente Jesús, sin sentirse obligado a responder a la pregunta, pasa al contraataque con otra pregunta acerca de lo que ellos pensaban sobre Juan Bautista. Estos grupos dirigentes jamás reconocieron al Bautista su rango de profeta acreditado, pero tampoco quisieron enfrentarse con el pueblo que lo adoraba. La brillantez dialéctica de la pregunta del Señor les hunde en un silencio tenso. Se sienten descubiertos. Jesús desenmascara su actitud retorcida y su patraña. Y así, con magistral elegancia diplomática, les despide sin entrar en el juego fatuo que le han tendido.

El pasaje nos alecciona sobre el diálogo. Éste sólo es posible y auténtico si por ambas partes se da limpieza de intención y búsqueda honesta de la verdad. No todos están dispuestos a abrirse cabalmente a la verdad. Porque, como dijo en una ocasión O. Wilde, “la verdad es una cosa muy dolorosa de oír y de manifestar”. Jesús se vuelve hermético ante quien, al dirigirse a él, va buscando con mente obtusa, bajos intereses ajenos a la verdad. Con Él no se juega. Muchas veces los únicos que se atreven a buscar la verdad son los que no tienen nada que perder. Tal vez por eso, los más “buenos” no son siempre los más sinceros.

https://evangeli.net/evangelio/dia/VI_1213a

«¿Con qué autoridad haces esto? ¿Y quién te ha dado tal autoridad?»

Rev. D. Melcior QUEROL i Solà (Ribes de Freser, Girona, España)

Hoy, el Evangelio nos invita a contemplar dos aspectos de la personalidad de Jesús: la astucia y la autoridad. Fijémonos, primero, en la astucia: Él conoce profundamente el corazón del hombre, conoce el interior de cada persona que se le acerca. Y, cuando los sumos sacerdotes y los notables del pueblo se dirigen a Él para preguntarle, con malicia: «Con qué autoridad haces esto?» (Mt 21,23), Jesús, que conoce su falsedad, les responde con otra pregunta: «El bautismo de Juan, ¿de dónde era?, ¿del cielo o de los hombres?» (Mt 21,25). Ellos no saben qué contestarle, ya que si dicen que venía de Dios, entrarían en contradicción con ellos mismos por no haberle creído, y si dicen que venía de los hombres se pondrían en contra del pueblo, que lo tenía por profeta. Se encuentran en un callejón sin salida. Astutamente, Jesús con una simple pregunta ha denunciado su hipocresía; les ha dado la verdad. Y la verdad siempre es incómoda, te hace tambalear.

También nosotros estamos llamados a tener la astucia de Jesús, para hacer tambalear a la mentira. Tantas veces los hijos de las tinieblas usan toda su astucia para conseguir más dinero, más poder y más prestigio; mientras que los hijos de la luz parece que tengamos la astucia y la imaginación un poco adormecidas. Del mismo modo que un hombre del mundo utiliza la imaginación al servicio de sus intereses, los cristianos hemos de emplear nuestros talentos al servicio de Dios y del Evangelio. Por ejemplo: cuando uno se encuentra ante una persona que habla mal de la Iglesia (cosa que pasa con frecuencia), ¿con qué astucia sabemos responder a la crítica negativa? O bien, en un ambiente de trabajo, con un compañero que sólo vive para él mismo y “pasa de todos”, ¿con qué astucia sabremos devolver bien por mal? Si le amamos, como Jesús, nuestra presencia le será muy “incómoda”.

Jesús ejercía su autoridad gracias al profundo conocimiento que tenía de las personas y de las situaciones. También nosotros estamos llamados a tener esta autoridad. Es un don que nos viene de lo alto. Cuanto más nos ejerzamos en poner las cosas en su sitio —las pequeñas cosas de cada día—, mejor sabremos orientar a las personas y las situaciones, gracias a las inspiraciones del Espíritu Santo.

Pensamientos para el Evangelio de hoy

«Los príncipes de los sacerdotes y escribas temían al pueblo, a la verdad: la prueba de la huida es el temor del corazón»

(San Agustín)

«¡Jamás condenar! Si tú tienes ganas de condenar, condénate a ti mismo. Pido al Señor la gracia de que nuestro corazón sea luminoso con la Verdad, grande con la gente, misericordioso»

(Francisco)

«La misma Palabra de Dios, que resonó en el Sinaí para dar a Moisés la Ley escrita, es la que en Él se hace oír de nuevo en el Monte de las Bienaventuranzas. Esa palabra no revoca la Ley sino que la perfecciona aportando de modo divino su interpretación definitiva (…)»

(Catecismo de la Iglesia Católica, nº 581)

Santa Lucia, Mártir

13 de Diciembre: Santa Lucía, virgen y mártir

«Las prudentes, en cambio, junto con sus lámparas tomaron aceite en las alcuzas»

Rev. D. Antoni CAROL i Hostench (Sant Cugat del Vallès, Barcelona, España)

Hoy conmemoramos a santa Lucía, virgen y mártir. La parábola evangélica que hoy leemos refleja lo que es la vida de los hombres en la tierra. Ahora, en el tiempo, todos tenemos la antorcha de la vida, que supuestamente ha de dar luz, es decir, fructificar. ¡Esto es lo más sensato! A la vez, todos deseamos la eternidad: de hecho, todas las vírgenes de la parábola querían ir a recibir al esposo. Pero, para entrar en la Vida, la fe ha de iluminar la vida, como el aceite hace funcionar la lámpara.

Lucía —nombre que significa “luz para el mundo”— fue educada en la fe cristiana y se comprometió virginalmente con Dios. Por defender su amor virginal hacia Jesucristo fue martirizada el año 304. Era la época de la tercera gran persecución contra los cristianos, emprendida por el emperador Diocleciano. Este emperador, ya retirado poco después, fue testigo de la paz para los cristianos que Constantino otorgaba por medio del Edicto de Milán el año 313.

Así son las cosas: Lucía, una simple chica virgen, y Diocleciano, todo un emperador, fueron contemporáneos. Lucía será siempre recordada con gozo en todo el mundo y por mucha gente: incluso, su nombre está incluido entre los santos mencionados en la Plegaria Eucarística I (el “Canon Romano”) de la misa. Por el contrario, la memoria de Diocleciano no llega más allá de los libros de historia de la Iglesia que relatan las persecuciones del Imperio Romano contra los cristianos. ¡Triste y pobre memoria!

El recuerdo de los santos —especialmente, de los mártires— no se pierde ni se desgasta con el paso de los siglos. Esto es lo que queda: la santidad. El resto de cosas pasa… Con palabras de san Ambrosio, «Cristo te deseó, Cristo te eligió (…). Retenlo, pídele que no se vaya. La palabra de Dios no es entendida por el tedio ni retenida por la dejadez. A Cristo lo estrechamos contra nosotros con los lazos de la caridad, con las riendas del entendimiento; lo retenemos con el amor de nuestra alma». El entendimiento de la fe y los vínculos de la caridad: eso es lo que queda inmortalizado por siempre…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s