ORACIONES AL DIVINO NIÑO

En el barrio “20 de Julio” de Bogotá (Colombia) se encuentra un gran santuario en honor al Divino Niño Jesús, devoción que se ha expandido por muchos países del mundo. En la actualidad no existe lugar donde su imagen no esté expuesta en parroquias, capillas, iglesias o casas. Esta advocación está unida a la labor pastoral del P. Juan del Rizzo, salesiano italiano y misionero en Colombia.

Anuncios
Aciprensa

Todo lo que quieres pedir pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado si te conviene conseguirlo».

Divino Niño Jesús, dueño de mi corazón y mi vida,  mi tierno y adorado Niño,  llego hasta Ti lleno de esperanza,  llego a Ti suplicando tu misericordia,  quiero pedirte los abundantes bienes  que derramas sobre tus fieles devotos, los que tus bracitos abiertos  reparten con amor y generosidad. 

Oh Niño amado, bendito Salvador,  quédate siempre conmigo para separarme del mal y hacerme semejante a Ti, haciendo que crezca en sabiduría y gracia delante de Dios y de los hombres. 

¡Oh dulce y pequeño Niño Jesús, yo te amaré siempre con toda mi alma!

Divino Niño Jesús, bendícenos

Divino Niño Jesús, escúchanos

Divino Niño Jesús, ayúdanos.

Niño amable de mi vida, consuelo del cristiano, la gracia que necesito tanto y que me causa desesperación y agobio, que hace que sienta intranquilidad en mi vida pongo en tus benditas manos:

(pedir con mucha fe lo que se desea conseguir).

Padrenuestro que estas en los cielos…

Tú que sabes mis pesares pues todo te lo confío, concede la paz a los angustiados y dale alivio al corazón mío.

Dios te salve María llena eres de gracia…

Y aunque tu amor no merezco, no recurriré a ti en vano, pues eres hijo de Dios y auxilio de los cristianos.

Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo…

Acuérdate oh Niño Santo amado, que jamás se oyó decir, que alguno haya implorado ante Ti sin tu auxilio recibir, por ello, con sencillez y confianza, humilde y arrepentido, lleno de amor y esperanza,  sabiendo los milagros que obras  y lo rápido que concedes remedio, con ilusión este favor yo te pido:

(repetir lo que se quiere obtener).

Divino Niño Jesús, bendícenos,

Divino Niño Jesús, escúchanos,

Divino Niño Jesús, consuélanos,

Divino Niño Jesús, ayúdanos,

Divino Niño Jesús, protégenos,

Divino Niño Jesús defiéndenos,

Divino Niño Jesús, en ti confiamos. 

Así sea.

Rezar el Credo, Padrenuestro, Avemaría y Gloria.  Hacer la oración y los rezos tres días seguidos.

Anuncios

3 oraciones cortas al Divino Niño Jesús

Tengo mil dificultades: ayúdame.
De los enemigos del alma: sálvame.
En mis desaciertos: ilumíname.
Ante mis dudas y penas: confórtame.
En mis soledades: acompáñame.
En mis enfermedades: fortaléceme.
Cuando me desprecien: anímame.
En las tentaciones: defiéndeme.
En las horas difíciles: consuélame.
Con tu corazón paternal: ámame.
Con tu inmenso poder: protégeme.
Y en tus brazos al expirar: recíbeme.

Amén. 


¡Bendíceme Divino Niño Jesús! Y ruega por mí sin cesar,
aleja de mí el pecado hoy y en todo momento, si tropiezo, tiende tu mano hacia mí. 

Si cien veces caigo, cien veces levántame, si yo te olvido, tú no te olvides de mí. 
Si me dejas Divino Niño, ¿Que será de mí? En los peligros del mundo, asísteme.

Quiero siempre vivir y morir bajo tu mano, quiero que mi vida te haga sonreír,
mírame con compasión, ¡No me dejes Jesús mío! y, al final, recíbeme y llévame junto a Ti Divino Niño Jesús, que tu bendición nos acompañe siempre.  

Amén.


Divino Niño Jesús Dios de mi corazón y modelo de mi conducta,
estate siempre conmigo para separarme del mal y hacerme semejante a Ti,
haciendo que crezca en sabiduría y gracia delante de Dios y de los hombres. 

¡Oh dulce y pequeño Niño Jesús, yo te amaré siempre con todo mi corazón!
Divino Niño Jesús, Bendícenos Divino Niño Jesús, escúchanos Divino Niño Jesús, Óyenos.  

Amén.

Anuncios

Oración al Niño Jesús para los tiempos más Difíciles

La Oración al Divino Niño Jesús que se reza cuando se presentan situaciones o tiempos difíciles consiste en la siguiente:

«Divino Niño Jesús tengo mil dificultades: ayúdame. De los enemigos del alma: sálvame, en mis desaciertos: ilumíname en mis dudas y penas: confórtame en mis soledades: acompáñame en mis enfermedades: fortaléceme. Cuando me desprecien: anímame en las tentaciones: defiéndeme en las horas difíciles: consuélame con tu corazón paternal: ámame con tu inmenso poder: protégeme y en tus brazos al expirar: recíbeme. Amén».

«¡Bendíceme Divino Niño Jesús! Y ruega por mi sin cesar, aleja de mí el pecado hoy y en todo momento, si tropiezo, tiende tú mano hacia mí. Si cien veces caigo, cien veces levántame, si yo te olvido, tú no te olvides de mí. Si me dejas Divino Niño, ¿Que será de mí? En los peligros del mundo, asísteme».

Oración al Divino Niño Jesús

Divino Niño Jesús Dios de mi corazón y modelo de mi conducta, estate siempre conmigo para separarme del mal y hacerme semejante a Ti, haciendo que crezca en sabiduría y gracia delante de Dios y de los hombres.  ¡Oh dulce y pequeño Niño Jesús, yo te amaré siempre con todo mi corazón! Divino Niño Jesús, Bendícenos Divino Niño Jesús, escúchanos Divino Niño Jesús, Óyenos.  Amén.

Anuncios

Un minuto con el Divino Niño Jesús

¡Bendíceme Divino Niño Jesús! Y ruega por mi sin cesar, aleja de mí el pecado hoy y en todo momento, si tropiezo, tiende tú mano hacia mí. Si cien veces caigo, cien veces levántame, si yo te olvido, tú no te olvides de mí. Si me dejas Divino Niño, ¿Que será de mí? En los peligros del mundo, asísteme.

Quiero siempre vivir y morir bajo tu mano, quiero que mi vida te haga sonreír, mírame con compasión, ¡No me dejes Jesús mío! y, al final, recíbeme y llévame junto a Ti Divino Niño Jesús, que tu bendición nos acompañe siempre.  Amén.

Anuncios

Oración al Divino Niño pidiendo sanación

¡Oh niño adorado!, dígnate a escuchar, el ruego de tu fiel devoto, que con mucha convicción acude a ti, para suplicarte desde lo más profundo de mi ser, por la salud de (aquí se dice el nombre de la persona) que se encuentra enfermo(a), más bien sé que con tu intervención divina se puede recuperar. Divino niño, misericordioso, te imploro que le des la sanidad a (.) que quites toda dolencia, todo quebranto, todo malestar y le des la sanidad que tanto anhela y necesita, te lo pido por el poder de tu palabra que dice que nos librarás de la aflicción y sanarás toda dolencia. Niño santo, todopoderoso, devuélvele la tranquilidad a (.) sana su cuerpo quebrantado, dale nuevas fuerzas que le permitan levantarse y realizar sus tareas cotidianas. Divino niño piadoso, también te pido por todas aquellas personas que esta hospitalizadas, por la que estando en su casa, están en una dura condición a causa de su enfermedad, ten misericordia de ellos y hazles levantar, te lo pido en el nombre de tu hijo amado. Amén.

Anuncios

Oración al Divino Niño pidiendo sanación

¡Oh niño adorado!, dígnate a escuchar, el ruego de tu fiel devoto, que con mucha convicción acude a ti, para suplicarte desde lo más profundo de mi ser, por la salud de (aquí se dice el nombre de la persona) que se encuentra enfermo(a), más bien sé que con tu intervención divina se puede recuperar. Divino niño, misericordioso, te imploro que le des la sanidad a (.) que quites toda dolencia, todo quebranto, todo malestar y le des la sanidad que tanto anhela y necesita, te lo pido por el poder de tu palabra que dice que nos librarás de la aflicción y sanarás toda dolencia. Niño santo, todopoderoso, devuélvele la tranquilidad a (.) sana su cuerpo quebrantado, dale nuevas fuerzas que le permitan levantarse y realizar sus tareas cotidianas. Divino niño piadoso, también te pido por todas aquellas personas que esta hospitalizadas, por la que estando en su casa, están en una dura condición a causa de su enfermedad, ten misericordia de ellos y hazles levantar, te lo pido en el nombre de tu hijo amado. Amén.

Anuncios

Oración al Niño Jesús para verse libre de peligros.



Señor Dios, rey Omnipotente: en tus manos están puestas todas las cosas. Si quieres salvar a tu pueblo nadie puede resistir a tu voluntad. Tú hiciste el cielo y la Tierra y todo cuanto en ellos se contiene. Tú eres el dueño de todas las cosas. ¿Quién podrá pues resistir a tu Majestad? Señor Dios de nuestros padres: ten misericordia de tu pueblo porque los enemigos del alma quieren perdernos y las dificultades que se nos presentan son muy grandes, tú has dicho: «Pedid y se os dará. El que pide recibe. Pero pedid con fe». Escucha pues nuestras oraciones. Perdona nuestras culpas. Aleja de nosotros los castigos que merecemos y haz que nuestro llanto se convierta en alegría, para que viviendo alabemos tu Santo Nombre y continuemos alabándolo eternamente en el cielo. Amén.

Anuncios

Novena recomendada por el Padre Juan.



Jesús mío, mi amor, mi hermoso Niño, te amo tanto… Tú lo sabes, pero yo quiero amarte más: haz que te ame hasta donde no pueda amarte más una criatura, que te ame, hasta morir…

Ven a mí, Niño mío; ven a mis brazos, ven a mi pecho, reclínate sobre mi corazón un instante siquiera, embriágame con tu amor, Pero si tanta dicha no merezco, déjame al menos que te adore, que doblegue mi frente sobre el césped que huellas con tus plantas, cuando andas en el pastoreo de tu rebaño.

Pastorcillo de mi alma, pastorcito mío, mira esta ovejita tuya cómo ansiosa te busca, cómo anhela por ti. Quisiera morar contigo para siempre y seguirte a donde quiera que fueras para ser en todo momento iluminada con la lumbre de tus bellísimos ojos y recreada con la sin par hermosura de tu rostro y regalada con la miel dulcísima que destila de tus labios. Quisiera ser apacentada de tu propia mano y que nunca más quitaras tu mano de ella. Más, quisiera Jesús mío: quisiera posar mis labios sobre la nívea blancura de tus pies.

Si, amor, mío, no quieras impedirme tanto bien; déjame que me anonade a tus plantas y me abrace con tus pies y los riegue con las lágrimas salidas de mi pecho amante, encendidas en el sagrado fuego de tu amor; déjame besarte y después… no quiero más, muérame luego. Si, muérame amándote, muérame por tu amor, muérame por ti, niño mío que eres sumo bien, mi dicha, mi hermosura, la dulzura de mi alma, la alegría de mi pecho, la paz de mi corazón, el encanto de mi vida. Ah, morir enfermo de amor y de amor por ti, luz mía, que dicha para mi alma, qué consuelo, qué felicidad.

Todo tuyo es mi ser, pues de la nada lo creaste, y me lo diste y otra vez vino a ser tuyo cuando me redimiste y con el precio de tu sangre me compraste; y otras tantas veces, hasta hoy he sido tuyo, cuantos son los instantes que he vivido pues esta vida que tengo, tú mismo a cada instante me la otorgas, la conservas y la guardas.

Por eso, Jesús mío, a ti quiero tornarme, de quien tantos bienes en uno he recibido. Tú, pues serás, de hoy más mi dueño único. Tú el único amado de mi alma, porque sólo tú eres mi padre y mi hermano y mi amigo; y solo tú eres mi rey, y creador y redentor, y tú solo mi Dios y mi soberano Señor.

Dulce Jesús mío Divino Niño de mi alma: dime una vez más que sí me amas y dame en prenda de amor, de amor eterno, tu santa bendición. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Rezar tres padrenuestros y una salve, ofrecer, confesarse y comulgar todos los días de la novena o al menos el último día. No se deje de rezar la novena hasta haber conseguido la gracia. Se suplica rezar un padrenuestro según la intención del Papa, uno según la intención del Obispo y uno según la intención del Párroco.

Anuncios

Novena de los tres padrenuestros.

Oh Jesús: a tu corazón de Amigo yo vengo a confiar (nombre de persona o necesidad).
Me entrego a tu poder…
Confío en tu sabiduría…
Me abandono a tu misericordia…

Hijo de Dios, Tú bien puedes socorrerme… Padrenuestro…
Redentor mío: Tú sabes cuánto lo necesito… Padrenuestro…
Descanso en la ternura de tu amor…
Padrenuestro…

Oh Jesús: tu Redención todo lo merece.
Tu mediación todo lo alcanza.
Tu amor de Padre, todo lo compadece.
Divino Niño Jesús, en ti confío (cinco veces).

Oh Jesús. Tú dijiste: «Si quieres agradarme confía en mí: si quieres agradarme más, confía más.
Si quieres agradarme inmensamente,
confía inmensamente en mí.
Te pido que aumentes mi confianza.
Yo quiero confiar inmensamente en Ti.
En Ti Señor espero. Y no dejaré de amarte eternamente.

Divino Niño Jesús: Líbranos de todo mal. Amén.

Anuncios

Consagración del hogar

Divino Niño Jesús que bendices y proteges las casas donde está expuesta y es honrada tu Sagrada Imagen: Te elegimos hoy y para siempre por Señor y Dueño de nuestra casa, y te pedimos que te dignes demostrar en ella tu poderoso auxilio, preservándola de las enfermedades, del fuego, del rayo, de las inundaciones, de los terremotos, de los ladrones, de las discordias, y de los peligros de la guerra.

Bendice y protege a las personas que aquí habitan y concédeles la paz, una gran fe, verdadero amor a Dios y al prójimo, paciencia en las penas, esperanza en la vida eterna, facilidades de trabajo, empleo y estudio, y la gracia de evitar los malos ejemplos, el vicio, el pecado, la condenación eterna y todas las demás desgracias y accidentes. Amén.

Anuncios

Para todos los días

Acuérdate oh Dulcísimo Niño Jesús que has dicho:

«Todos los que quieran pedir, pídanlo por los méritos de mi infancia y nada les será negado. Si quieren agradarme confíen en Mí. Si quieren agradarme más, confíen más. Si quieren agradarme inmensamente, confíen inmensamente en Mí. Según sea la fe de ustedes, así serán las cosas que les sucederán. Nada es imposible para quien tiene fe».

Nosotros queremos confiar inmensamente en Ti.

Por los méritos de tu infancia ayúdanos a llevar una vida santa, perdona nuestras culpas, líbranos de los castigos que merecemos por nuestros pecados, y de todos los peligros para el alma y el cuerpo; concédenos aquellos favores que más estamos necesitando, y después de una vida llena de paz, de alegría y de buenas obras, llévanos a la gloria del paraíso, donde con el Padre y el Espíritu Santo, vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Jesús, José y María, bendigan nuestros hogares.
Jesús, José y María, líbrennos de todo mal.
Jesús, José y María, salven nuestra almas.

Amén. aleluya.

Anuncios

Oración Al Divino Niño Jesús Por Los Enfermos

Mi dulce y adorado Divino Niño Jesús, a ti acudo lleno de humildad este día, con toda la fe de mi corazón, y llenos de tu amor y colmada nuestra alma de esperanza, para que entres en nuestro hogar y lo hagas tu eterna morada.

Con confianza ciega pedimos tu protección y tu bendición en este momento de angustia, en el cual (diga el nombre del enfermo).

Quien es un amado miembro de mi amada familia, quien ha visto su salud disminuida, y que por los meritos de tu bendita y tierna infancia, suplicamos su sanación.

Entrégale tu gracia y cúbrelo con tu manto, mi amado y bendito Divino Niño Jesús, que en tu nombre y de tus tiernas manos obtenga de nuevo su salud, amado y bendito niño.

Tú que eres dueño, de la gloria y misericordia divina así como de nuestra alma y nuestra vida, míralo con bondad, misericordia y piedad, para que lleno de tu gracia y de tu amor (diga el nombre del enfermo) recupere pronto su salud.

Mi amado niño no permitas que el dolor y el sufrimiento se apoderen de él, aleja todos sus males, y hazlo salvo de sus pecados, evita que siga padeciendo e intercede por el ante tu padre para que obtenga la gracia divina.

Y lo ayude a curar su enfermedad. Te lo encomendamos en cuerpo y alma ya que su cuerpo está lleno de dolor y sufrimiento y su alma de aflicción,

Y aunque esta desanimado y abatido, te tiene en su corazón, no lo desampares mi niño amado bendito, dale tu gracia divina y tu humilde bendición. Amen

Anuncios

ALABANZA AL NIÑO JESÚS

Niño lindo y amoroso 

de belleza sin igual, 

eres bello, primoroso 

y yo te vengo a adorar. 

El candor de tu mirada 

inunda con puro amor, 

me reboza la esperanza 

y aleja todo temor. 

Niño Pastorcito mío 

de sonrisa angelical, 

solo en Ti yo confío 

para librarme del mal. 

Déjame besarte todo 

y ofrecerte lo que soy, 

alma y vida yo te entrego 

a ti mi Rey y Señor. 

Divino Niño Jesús, 

dulce, tierno e inocente, 

te pido que ahora y siempre, 

me confortes con Tu amor.

Anuncios

MI BUEN NIÑO JESÚS EN TI CONFÍO

Postrado ante tus pies, humildemente,

Vengo a pedirte dulce Jesús mío,

Poderte repetir constantemente:

Mi buen Niño Jesús, en ti confío.

Si la confianza es prueba de ternura,

Esta prueba de amor darte yo ansío,

Aun cuando este sumido en amargura,

Mi buen Niño Jesús, en ti confío.

En las horas más tristes de mi vida,

Cuando todos me dejen, ¡Oh Dios mío!,

Y el alma este por penas combatida,

Mi buen Niño Jesús, en ti confío.

Aunque sienta venir la desconfianza,

Y aunque todos me miren con desvío,

No será confundida mi esperanza:

Mi buen Niño Jesús, en ti confío.

Si contraje contigo santa alianza

Y te di todo mi amor y mi albedrío,

¿Cómo ha de ser frustrada mi esperanza?

Mi buen Niño Jesús, en ti confío.

Y siento una confianza de tal suerte,

Que sin temor a nada Jesús mío,

Espero repetir hasta la muerte:

Mi buen Niño Jesús, en ti confío.

Anuncios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s